Sebastián Herrera volverá a entrenar después de cuatro años.
Sebastián Herrera volverá a entrenar después de cuatro años.

Cádiz CF

Sebastián Herrera: “Mantener la base del año pasado ha sido un acierto”

El entrenador gaditano vuelve a los banquillos para dirigir al Trebujena juvenil y analiza la situación del Cádiz CF

Por  20:35 h.

“El fútbol es vida”, reflexiona en voz alta Sebastián Herrera el día que cumple 58 años. El entrenador gaditano vuelve a los banquillos para dirigir al equipo juvenil del Trebujena, su localidad natal. “Era algo que necesitaba”. El que fuera técnico en la cantera del Cádiz CF, Xerez Deportivo, Racing Portuense y AD Tiempo Libre, entre otros, se encuentra “como un niño con zapatos nuevos” ante el proyecto que se le presenta, que ha aceptado con mucho entusiasmo. “Por la enfermedad tengo prohibido desplazarme, no puedo coger el coche, así que aunque no vaya a tener los medios ni las plantillas que he tenido en otros equipos en los que he estado, voy a poder disfrutar de algo bonito como es aportar mis conocimientos a los chavales del equipo de mi pueblo”.

Herrera es cadista desde la cuna, y como hombre de fútbol que es analiza con prudencia y claridad la actualidad y los temas candentes que interesan al cadismo. “Desde fuera las cosas se ven de otra manera”, avisa. El ‘míster’ cree que el gran acierto este verano ha sido renovar a Claudio Barragán y mantener la base de jugadores que ofrecieron un buen rendimiento el curso pasado. “Me ilusiona muchísimo que varios futbolistas que sabemos que han ofrecido un rendimiento aceptable vayan a continuar. Se va a contar con una base, y si se acierta con los futbolistas que están viniendo, que a priori llegan avalados por una trayectoria importante, creo que vamos a contar con una plantilla muy interesante”. “Las reseñar que me llegan de Claudio son magníficas. Él ha entendido desde el primer momento la idiosincrasia del Cádiz, de la ciudad, y ha sabido adaptarse a la gente que hay en el club. Es acertado tenerle. Es un entrenador con muchas ambiciones y eso es fundamental para un equipo con las urgencias del Cádiz. Claudio es un entrenador que sabe, puede y debe sacar rendimiento a la plantilla”.

Hablarle de la cantera es tocarle la fibra sensible. En este sentido, es de la opinión de que la exigencia que tiene el Cádiz de subir impide que se dé la confianza necesaria a los que vienen desde abajo. “Es una de las espinas que tengo clavada y que más me duelen. Como amante del fútbol de cantera que soy, estoy convencido de que podíamos sacar un equipo de garantías en Segunda B con gente de Cádiz. Pero aquí no se les da la oportunidad, la conexión que tiene que haber entre el primer equipo y la cantera no existe. El Cádiz está obligado a subir y no hay quien tire de ellos. No se les da los partidos que necesitan para hacerse futbolistas de la categoría”.

Las ventas de Diego González al Sevilla y Pepe Castaño al Villarreal han vuelto a destapar un debate que siempre ha estado muy vivo en Cádiz. “Al final, se van jugadores que van a jugar en la categoría y estoy convencido de que lo van a hacer muy bien, y aquí no les dejan tener su sitio”. Herrera cree la política de cantera en el Cádiz de los últimos años ha sido inexistente. “No me atrevo a utilizar la palabra engaño. Pero la realidad es que hay cantera porque tiene que haberla obligatoriamente, venden que se va a trabajar pero a la hora de la verdad no se cree en los futbolistas”. En este sentido, pone algunos ejemplos en los que la confianza en los escalafones inferiores ha terminado por dar sus frutos. “Vemos los casos de las canteras del Villarreal, Barcelona o Sevilla, por ejemplo, donde verdaderamente se cree en el futbolista y desde el primer momento se les pone los medios para que vayan progresando, aquí no sucede eso por desgracia”.

Herrera echa la vista atrás y lamenta que no se consiguiera el ascenso. “Fue un fracaso”, analiza. “No sé si se debió a una mala planificación o que a los jugadores les pesó la responsabilidad, pero la realidad es que se produjo un bajón incomprensible en el juego. Los partidos fueron malísimos y vimos un bajón físico importante. Desde fuera siempre se ve distinto, y es verdad que aunque hablemos de fiasco, lo cierto es que si contra el Oviedo no nos meten ese gol que no supimos defender, el equipo estaría ahora en Segunda. Eso quiere decir que el trabajo no fue del todo malo y que, pese a todo, la plantilla es válida, por lo que veo acertado que se haya confiado en la base para la próxima campaña”.

Falta de paciencia

Y es que el de Trebujena cree que el principal mal que se repite cada año en el Cádiz es que no se da continuidad a los proyectos que se ponen en marcha, por unas u otras razones. “Cada año cometemos un error distinto, parece que no terminamos nunca de acertar. Llevamos muchos años en los que construimos equipos nada más que para el ascenso, y así es difícil armar un grupo consolidado. Se necesitan un par de años como mínimo”.

Esas urgencias no sólo devoran a la cantera y ponen más complicadas las cosas a los futbolistas que vienen desde abajo, sino que también ha denostado a muchos entrenadores de la casa, como son los casos recientes de Antonio Calderón o Jose González. “Nadie mejor que un técnico que ha jugado aquí, ha vivido el club desde pequeño y ha triunfado en el fútbol, que sabe la manera de ser del aficionado y que está preparado, para llevar al equipo hacia el éxito. Es evidente que no es por su valía, lo que pasa es que es más fácil echar a un entrenador de aquí. Se tiene menos paciencia con ellos y se les exige más. No se confía en ellos”.

Sebastián Herrera, que las últimas cuatro temporadas ha sido trabajador del Real Madrid desempeñando la faceta de ojeador en Cádiz, seguirá colaborando con el club blanco y se hará cargo del juvenil del Trebujena como sus dos principales proyectos. “Es una droga que llevo dentro. He echado de menos entrenar y era una una necesidad vital que tenía”, finaliza.