La concejal de Deportes del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay.
La concejal de Deportes del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay.

Cádiz CF Virgili

Romay responsabiliza al Cádiz CF Virgili del cierre del Centro Histórico

La edil de Deportes piensa que la demanda popular considera justa la medida

Por  13:39 h.

La concejal de Deportes del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay, ha querido mostrar su versión acerca de la decisión de Instituto Municipal del Deporte (IMD) de cerrar las puertas del Pabellón Centro Histórico a los aficionados del Cádiz CF Virgili para los partidos de dicho equipo después de que en un encuentro celebrado en enero se tirasen bengalas al campo y el árbitro tuviera que detener el choque hasta esperar que abandonasen las gradas todo el público.

Desde su cuenta de Facebook, la edil gaditana recordó que «los órganos competentes de la Federación Andaluza sancionaron al club» por dichos incidentes. Ante esto, Romay sostiene que «el IMD no podía ponerse de perfil ante estos graves hechos» y entiende «que la demanda de la ciudadanía no es que pasemos de puntillas por cualquier altercado público, sino que tomemos dentro de nuestras competencias la decisión más justa y razonable para todos».

Romay cree que cerrar el Centro Histórico es lo más oportuno para que no se repitan los mismos hechos y apunta que dicha decisión se llevó al Consejo Rector del IMD –órgano donde están representados los distintos partidos políticos del Pleno- varias propuestas, y que la que resultó aprobada fue sancionar de manera cautelar al club con jugar a puerta cerrada sus encuentros como local mientras se redacta y completa el expediente administrativo por los técnicos municipales. En virtud de este expediente el Consejo Rector del IMD tomará una decisión definitiva».

Asimismo, Romay publicó que «para completar el expediente administrativo los técnicos han intentado contactar dos veces con representantes del Cádiz Virgili sin éxito, aunque confiamos que en breve podamos incluir el punto de vista del club en el expediente».

Un punto que niega el presidente del club panadero, Pablo Isorna, que critica que representantes del Ayuntamiento no se hayan sentado con él desde el pasado mes de agosto. Además, la versión del mandatario amarillo ha sido siempre que el club es amateur, y que la entrada es libre, por lo que no se le pueden pedir muchas explicaciones.

Romay sigue señalando al club, y aporta que «por ley, el responsable del control de la seguridad en los partidos que dispute un club en una pista pública es el propio club organizador. Por tanto, es el club el que debe garantizar la seguridad y el que tiene la responsabilidad absoluta de los altercados que se produzcan durante la disputa de sus partidos. El Ayuntamiento ha cumplido su parte ofreciendo la cesión de pistas municipales a todos los clubes de la ciudad por oferta pública».

Por último, Romay finaliza mandando un consejo a todos los clubes gaditanos que juegan en canchas públicas. «Cuidemos y respetemos todos lo que es de todos. Hay que defender lo público, hay que cuidarlo, mimarlo, valorarlo. Velaremos por el todo, como siempre hacemos. El Cádiz Virgili es un club privado, las pistas son municipales. El Cádiz Virgili es un club privado, pero las pistas en las que disputa sus partidos son públicos. ¿No prefiere una mayoría de gaditanos y gaditanas que no se enciendan bengalas en un recinto cerrado, que no se inunde de humo una pista municipal, que no se ponga en riesgo lo que es de todos? Respetemos lo público y seamos consecuentes», acaba su carta.