Rafael Fernández Bernal, propietario de Puerto y Bahía, que colabora con el Cádiz CF.
Rafael Fernández Bernal, propietario de Puerto y Bahía, que colabora con el Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Rafael Fernández Bernal: El pacificador

El empresario gaditano, propietario de Puerto y Bahía SL, compra el 21% de las acciones de Puig y González con el fin de ser el puente entre Vizcaíno y Pina

Por  17:54 h.

Rafael Fernández Bernal. El protagonista del día es una persona que huye del protagonismo. Así de paradójico. Empresario gaditano, propietario de Puerto y Bahía SL, sociedad encargada de suministros navales industriales que continúa ampliando su negocio también con el comercio exterior. Gaditano y cadista. Además, colabora activamente con el equipo de sus amores a través de un patrocinio en la camiseta amarilla, encima del dorsal, por lo que su cariño lo complementa con dinero, que es lo que necesita el club.

Y es quien ha dado un paso clave para entrar en la cruenta batalla por el poder en el Cádiz CF. Hoy martes ha acordado la compra del paquete accionarial de chico Puig y Federico González (cerca del 21% de las acciones de la entidad). A falta de corroborarlo con la firma delante de un notario y de que se produzca la transacción, Rafael Fernández es el segundo máximo accionista del club solo por detrás de Locos por el Balón (49,5%). Y pieza decisiva si esta mercantil se liquida y se reparten las acciones (24,75% para cada uno) entre Quique Pina y Manolo Vizcaíno.

Para que se produzca la disolución de Locos por el Balón habrá que esperar años por la saturación del Juzgado de lo Mercantil. Y Vizcaíno se mantendrá como administrador único hasta que él quiera o la empresa desaparezca. Esta tercera pata, de momento, ejerce un poder más simbólico que real. Sin embargo, Rafael Fernández desea que con este paso las otras dos patas de la mesa, Quique Pina y Manuel Vizcaíno, acerquen posturas. Por el bien del Cádiz CF, eso dicen.

Fernández no quiere hacer declaraciones por ahora, y la intención es ofrecer una rueda de prensa para aclarar los malentendidos que se puedan generar ante tantas voces interesadas. Porque él llega como ‘El pacificador’. Ese es deseo: conciliar a sevillano y murciano para que ambos vuelvan a unir sus caminos por el bien del club.

Mantiene una buena relación con el presidente del Cádiz CF. Fue a la primera persona a la que telefoneó para indicarle que había comprado las acciones de Puig y González. En cambio, Vizcaíno entiende que Rafael Fernández es un tentáculo más de Pina para hacerse con las riendas, que hay un pacto para unir fuerzas y dejarle fuera. Otro movimiento más en esta partida de ajedrez.

Pero el dueño de Puerto y Bahía SL se desmarca de ello. Ha crecido viendo al Cádiz CF, de la mano de su padre. Ha disfrutado con Mágico González, con Migueli, y ahora que se lo puede permitir económicamente quiere ayudar en la medida de lo posible para que la entidad enderece el rumbo. Además, es bueno para sus intereses comerciales por motivos publicitarios. Es inexperto, no está acostumbrado a lidiar en un mundo lleno de tiburones. Y con esa loable ingenuidad quiere que todos olviden sus intereses personales por un objetivo común: el Cádiz CF por encima de todo. Y con ello piensa convencer a Manuel Vizcaíno de que reconsidere su postura.

El tiempo aclarará sus intenciones. De momento, Vizcaíno ha respondido con la convocatoria de una Junta General de Accionistas (entre el 28 y el 29 de diciembre) en la que propondrá una ampliación de capital, por lo que las acciones de Rafael Fernández valdrán aún menos. El presidente también quiere jugar sus cartas porque son sus adversarios los que están marcando los tiempos. Una partida a la que acaba de llegar Rafael Fernández Bernal: El pacificador.