El Mérida sigue al frente de la clasificación del Grupo IV de Segunda B
El Mérida sigue al frente de la clasificación del Grupo IV de Segunda B

Cádiz CF

¿Qué pasa en el Mérida?

El club extremeño solo tiene tres años de vida y ya mira de reojo la Segunda División A

Por  17:40 h.

¿Qué pasa en Mérida? ¿Qué está pasando con el equipo de fútbol de esa localidad extremeña? ¿Cómo que un recién ascendido de Tercera a Segunda B vuelve a colocarse líder de un grupo donde también se encuentran los también históricos Cádiz CF, Real Murcia, Recreativo de Huelva, Real Jaén…? ¿Habrá resucitado de entre los muertos? ¿Es el mismo que pisó allá por los medias de los 90 la Liga de las Estrellas con Sergio Kresic o Jorge D’Alessandro como entrenadores? ¿Qué queda de ese Mérida? ¿Qué ha ocurrido con su afición? ¿Sigue quedando vida futbolística en Mérida? Parece que sí. Y van en serio.

Mucho ha llovido desde que el nombre del Mérida Club Polideportivo entró en los hogares de las familias españolas de mediados de los 90. Entonces, el equipo extremeño se convirtió en un club ascensor y disfrutó durante dos años, salteados, la gloria de la Primera División. Era la 94/95 y el Mérida CP ascendía a Primera con judadores como Sinval, Kike Martín o David Pirri, entre otros. A las órdenes del balcánico Sergio Kresic comenzaron una temporada en Primera que acabaron descendiendo con Jorge D’Alessandro, el mismo entrenador que logró, la campaña siguiente, volver a colocar al Mérida CP entre los mejores clubes de España. Aquel Mérida CP vuelve a bajar a Segunda y ya con Paco Herrera (hoy técnico de Las Palmas) acaba en mitad de la tabla en Segunda A, misma categoría donde en la 99/00 se queda a un gol del ascenso sino llega a ser porque en el último suspiro de un partido jugado en el Romano Fouto el Toledo empata (1-1) al Mérida CF privándole del ascenso a Primera y, de forma indirecta, empujándolo al precipicio de su fin. Aquel mismo verano, el de 2000, el Mérida CP desciende por impago a Segunda B y del descenso a la desaparición.

Nuevo Mérida UD

Pero no desaparece el fútbol emeritense. De hecho, otra directiva se hace con la plaza en Tercera División del filial Mérida Promesas y el nuevo club pasa a llamarse Mérida Unión Deportiva comenzando en Tercera en la 2000/01 una nueva aventura con un futuro incierto pero lleno de problemas. Desde el año de su fundación hasta 2013, el Mérida UD pasa por diversos problemas de toda índole y, con alguna breve incursión en Segunda B, la tónica habitual del equipo extremeño fue competir en una Tercera División más que deficitaria. De hecho, el último descenso a Tercera se debe a problemas de impago a los jugadores y la posterior denuncia de la AFE. El Mérida UD sigue penando en Tercera hasta su desaparición definitiva por deudas no afrontables y echa el cierre definitivo en verano de 2013.

La creación del Mérida AD actual

De reciente creación, pero con las ideas claras. Así este nuevo Mérida Asociación Deportiva, gestionado y financiado desde Madrid por el grupo Abeto, una empresa dedicada a la limpieza, jardinería y mantenimiento de centros públicos. Como el anterior, y gracias a personas vinculadas a la anterior directiva del desaparecido Mérida UD, el nuevo Mérida AD comienza su andadura en Tercera después de hacer un desembolso de cerca de 6.000 euros para comprar una plaza en el grupo extremeño. Hasta el momento, todo indica que el Grupo Abeto es una empresa fiable y que tiene al día a los jugadores, que se dedican a su deporte sin sobresaltos que siempre suelen derivar en malos resultados.

Desde el principio el objetivo es claro: ascender a Segunda B. Y en la 2013/14 a punto está de conseguirlo siendo Bernardo Plaza el entrenador. Los emeritenses llegan a la última ronda del ‘play off’ de ascenso pero mueren en la orilla ante el Langreo. Tocaba afrontar un año más en Tercera. Para el nuevo proyecto se ficha a un viejo y breve conocido de la afición del Cádiz CF, el amigo y ayudante de Antonio Calderón en su primera etapa como entrenador del Cádiz CF en Segunda A. Ángel Alcázar se hace con un equipo hecho única y exclusivamente para ascender a Segunda B. y cumple. Jugadores de la talla del ex del Cádiz CF Mansilla, Troteiro (ex del Lucena, Extremadura, Linares, Burgos o Doxa Katakopias de Chipre), el mítico delantero Jesús Perera o el central Paco Borrego llegan para dar al equipo un plus que sin duda consiguen. Los de Alcázar no tienen problemas para ser campeones de su grupo y ascienden en el ‘play off’ de campeones a la primera ante el Laredo, rival del Cádiz CF en la próximo eliminatoria de Copa del Rey.

El ambicioso proyecto en Tercera del Mérida AD se fija en Ángel Alcázar, un experto entrenador en Extremadura pues en su haber cuenta con los ascensos a Segunda B con el Cacereño y el Sporting Villanueva Promesas. La confianza en el técnico de Herrera del Duque es total y junto al director deportivo Valentín Germán hacen una plantilla que, bajo la premisa de la permanencia, no huye de ningún reto apasionante. Así, revolucionan la plantilla y hacen un bloque distinto para dar un nivel mayor acorde a la nueva categoría. Llegan jugadores como el central Zamora (ex del Cacereño y Guadalajara), el mediocentro Héctor Taranilla (Atlético Astorga) o el delantero Pedro Conde (Melilla). En definitiva una serie de fichajes, cerca de ocho, con los que reforzar la columna vertebral de un equipo que tiene en su solidez defensiva su razón de ser. Los problemas, al contrario que el año pasado, se centran en el ataque, donde la rodilla renqueante de Perera le hace ‘descansar’ en el banquillo más de lo deseado. Eso sí, su sustituto, Pedro Conde, ya lleva los mismos goles que hizo el curso pasado en Melilla, tres.

La dinámica del grupo de Ángel Alcázar está siendo tan buena que nadie lamenta la ausencia de su estrella, Troiteiro, al que el entrenador que jugó en el Rayo Vallecano como jugador le niega protagonismo al no verlo todo lo implicado que debiera en las tareas defensivas de un Mérida AD que tiene en el correr su primera clave para llegar al éxito. El inicio de la campaña del Mérida AD es de récord, tanto que ha sido el mejor comienzo de la historia en Segunda B de todos los Mérida existentes previamente. Ahí están sus números, líderes con cuatro victorias, dos empates y ninguna derrota.

En cuanto a la afición, también se ha sumado a la fiesta. Y en eso tiene buena parte de culpa la nueva directiva, que a través de las redes sociales y el boca a boca en la ciudad, además del ascenso, ha conseguido que el estadio Romano haya pasado de tener tan solo 400 socios hace cinco años a tener 2.500 hace tres, 3.000 hace dos y 3.500 en la actualidad, congregándose cada quince días en el estadio emeritense cerca de los 4.000 espectadores. Algo ha cambiado en Mérida.