Piccini peleando un balón con Salva Ruiz en el partido inaugural del Trofeo.
Piccini peleando un balón con Salva Ruiz en el partido inaugural del Trofeo.

Cádiz CF

Betis 2-1 Granada. Portillo y Rubén meten al Betis en la final

Pepe Mel y N´Diaye acabaron expulsados en un partido que acabó con mucha tensión

Por  20:28 h.

El Betis salió victorioso del duelo andaluz que inauguraba la LXI edición del Trofeo Carranza ante el Granada y se convirtió en el primer semifinalista de la jornada. Los de Pepe Mel fueron de menos a más en un encuentro donde la tensión de los minutos finales terminó siendo la gran protagonista.

La primera parte fue aquello que algunos entrenadores y comentaristas expertos en la materia llamarían un partido disputado en el medio del campo y que para el aficionado común tiene la etiqueta de tostón, como término más suave. Con este panorama, el equipo que se mostró claramente más cómodo fue el conjunto entrenado por Sandoval, que de vez en cuando le daba profundidad a su ataque, sobre todo por la banda de Foulquier, y monopolizó todas las acciones ofensivas de la primera parte.

Un tiro desde el medio del campo de Rubén Pérez en el minuto 14 arrancó el aplauso de la poca afición que en ese momento llenaba las gradas del Carranza, que no volvió a reaccionar hasta el gol de El Arabi. El delantero nazarí cabeceó un centro de Foulquier aprovechando la poca contundencia de la defensa del Betis, especialmente de Pezella, que se mostró muy nervioso cada vez que el balón merodeaba la zona en la que el argentino se movía. El Betis, que salió de inicio con Westerman y Vargas, fichados esta semana, demostró ser un equipo muy plano y que hacía honor al color de su camiseta y su escudo, muy verde, empeñados en utilizar la banda derecha con Cejudo y Piccini como principal arma de ataque. Su mayor mérito fue lograr que el gran referente del equipo verdiblanco, Rubén Castro, no tocara ningún balón en la primera parte.

Cosas de las matemáticas, el primer balón que tocó en la segunda parte acabó en gol. Cejudo, que empezó a jugar por en medio, metió un balón a Jorge Molina, este aguantó la salida de Oier y le cedió el balón con la portería vacía al delantero canario, quien todavía tuvo la sangre fría de recortar a un defensa y empujar la pelota al fondo de las mallas. El guión de partido cambió por completo, los cambios en ambos equipos fueron para mejorar. El Betis dejó a un lado la imprecisión en ataque y parecía otro equipo completamente distinto aunque en defensa, Piccini y Pezella seguía siendo las mejores armas ofensivas del Granada. Success pudo adelantar al Granada por segunda vez pero falló un mano a mano ante Adán que aguantó bien el movimiento del atacante.

Cuando los dos equipos parecían estar ya pensando en la prórroga, Portillo que había salido en la segunda parte, cazó de volea un balón en la frontal del área en un rechace de córner, la pelota votó justo delante de Oier y acabó dentro de la portería. Con el 2-1, la tensión se apoderó de los minutos finales y el árbitro terminó expulsando a N´Diaye y a Pepe Mel por protestar un gol bien anulado a Portillo.

FICHA TÉCNICA:

Real Betis: Adán; Piccini, Pezzela, Westermann, Vargas; Didier, Petros, Ceballos, Cejudo, Rubén Castro y Jorge Molina. También jugaron Francis, Varela, N Diaye, Rennella, Portillo

Granada: Oier; Foulquer, Babin, Mainz, Salva Ruiz; Rubén Pérez, Javi Márquez, Rober, Piti, Edgar y El Arabi. También jugaron Sucess, Khrin, Córdoba, Martins, Nico López, Agbo Uche

Goles: 0-1; El Arabi (27’). 1-1; Rubén Castro (54’). 1-2; Portillo (44’).

Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero. Expulsó a Ndiaye por doble amarilla