Paco González estará al frente de El Partido de las Doce en el Gran Teatro Falla.
Paco González estará al frente de El Partido de las Doce en el Gran Teatro Falla.

CÁDIZ CF

Paco González: «La marcha de Pina le vendrá bien al Cádiz CF»

El Partido de las Doce desembarca este jueves en el Gran Teatro Falla con alineación de gala, muchas sorpresas y la presencia de su comandante, un «gaditano nacionalizado»

Por  20:10 h.

Este jueves desembarca en Cádiz el Partido de las Doce, el programa deportivo de mayor crecimiento y con más éxito de la radiodifusión española. Tomás Guasch, Joseba Larrañaga, los imitadores del Grupo Risa… y los habituales colaboradores del espacio nocturno de la Cadena Cope compartirán el Gran Teatro Falla con Manolo Vizcaíno, Dani Güiza, Andy y Lucas, José María González ‘Kichi’ y alguna que otra sorpresa más. Alineación de gala para una noche que promete.

Y al frente del equipo, el periodista Paco González, madrileño de nacimiento, asturiano de adopción “y nacionalizado gaditano“, cómo admite el mismo protagonista. Tremendamente cercano y con la sonrisa y el buen ánimo siempre a punto, se desmarca con un regate certero en una tarde de ‘Champions’ para atender la llamada de Canal Amarillo y hablar de Cádiz y del Cádiz CF. Sus palabras son de transmisión corta y consumo largo, para reflexionar.

-Se lo preguntarán en todas las entrevistas, pero casi ninguna tiene tanta verdad. Venir a Cádiz significa algo muy especial para Paco González.

-El Partido de las Doce lleva más de 50 programas y sólo he realizado un desplazamiento. Salgo poco, pero Cádiz no me lo voy a perder.

-¿Qué tiene esta provincia para haberlo seducido?

-No hace falta contárselo a un gaditano, que bien lo sabe. Pero imaginemos que hablo para un periódico sueco. Cádiz es cojonuda, maravillosa. Me enamoran sus playas, las ciudades y el interior. Y me gusta mucho la forma de ser de su gente, nada invasiva. Están a su rollo pero siempre ahí si te hacen falta o quieres echar un buen rato, de risas. Estoy nacionalizado gaditano desde que hace más de una década veraneo por la zona de Roche y Sancti Petri.

-Me ha hablado de tantas cosas… pero no del Cádiz CF. Normal. ¡Vaya ruina!

-Jajaja. No. El equipo de fútbol es otra cosa, punto y aparte.

-¿Se explica en la lejanía lo que le sucede al Cádiz CF?

-Que salir de Segunda B es un calvario. Puedes quedar primero y luego caer en la eliminatoria a cara de perro, o ser segundo a tres puntos del campeón… es muy jodida esta categoría. Yo mientras lo vea luchando entre los cuatro primeros me vale, con la esperanza de que en el ‘play off’ consigamos lo que no se pudo el curso pasado. Claro que me hubiera gustado ser campeón, pero no hay que desesperarse.

-Da la impresión de que el club está gafado.

-En la historia pasa esto, y hay finalistas de la Copa de Europa como el Leeds que están en categorías inferiores. Yo ahora mismo me fío mucho de las manos en las que está el Cádiz CF, porque Vizcaíno es una persona seria que hace las cosas serias y no ha llegado ahí para llevárselo ‘calentito’. Habrá errado en algunas decisiones, sé que el equipo no va bien pero la entidad está en buenas manos. Y lo conozco de su época en el Sevilla pero físicamente no lo he saludado nunca.

-Buen capotazo que le brinda al presidente, que no atraviesa su mejor momento.

-Lo imagino. No le he querido ni preguntar por ese divorcio a lo bestia con Quique Pina, pero me parece que la marcha de éste incluso le viene bien al Cádiz CF. Tengo una opinión maravillosa de Pina sobre lo mucho que sabe de fútbol, pero no está metido ahí por amor al Cádiz CF. Su negocio es la gestión del fútbol, que me parece bien, pero prefiero a alguien que lo lleve en cuerpo y alma.

-Una visión muy romántica del fútbol.

-No es romántica. Cuando haces algo que quieres, lo haces mejor, y más si no estás pendiente de otros clubes. Es una visión práctica. Y le viene bien al Cádiz CF.

-Se ha comentado mucho, se sospecha y se manejan teorías ‘conspiratorias’ de que usted también está en este negocio del Cádiz CF. ¿Es así?

-No, no, por favor. Yo soy socio, lo único, como me hice del Oviedo cuando estaba en Tercera, aunque lamentablemente no puedo ir nunca por mi trabajo. No tengo ninguna vinculación financiera ni económica ni monetaria. Yo es que no veo el fútbol como negocio, y si tuviera 10.000 euros no lo invertiría en eso para que el presidente se lo gaste en algo absurdo o el director deportivo en un fichaje incomprensible. Meter pasta en el fútbol puede ser interesante si mandas tú, pero si no me parece muy loco.

-¿Cuál fue su última visita a Carranza para ver un partido del Cádiz CF?

-Uff, ni me acuerdo. Los fines de semana no salgo de la radio, y hace más de 20 años que llevo trabajando en este sector.

-¿Y qué recuerdo le trae con sólo escuchar su nombre?

El cachondeo. La imagen de estos aficionados vacilando al linier, y las cosas que hacía Mágico, por más que diga mi amigo SúperPaco. También la aparición de Kiko, espectacular, y esas ligas de Irigoyen en las que se salvaba en el último momento, todo un clásico de la primavera-verano.

Este jueves volverá a sentirlos.