Los jugadores del Cádiz CF saben que se juegan mucho en el inicio de Liga
Los jugadores del Cádiz CF saben que se juegan mucho en el inicio de Liga

Cádiz CF

Pablo Molina: «Me ha encantado debutar en el templo de mi vida»

El otro canterano debutante, Quintana, dice que no puede pedir más «tras cumplir un sueño y marcando»

Por  21:06 h.

Le dices Cádiz CF y se le ilumina la cara, le brillan los ojos y no sabe si sonreír o echarse a llorar. Se llama Pablo Molina, pero lo que sale es llamarle Pablito, que para eso está empezando. Esta tarde Pablito debutó con la camiseta de sus amores en el estadio de sus sueños, el Ramón de Carranza, sagrado para él desde que abrió los ojos. A la primera pregunta de qué había sentido estrenándose de amarillo en Carranza la contestó con unos segundos de silencio, sonrió y se atrevió a hablar. «Pffffffffff… Es un sueño hecho realidad. Debutar aquí…, con mi gente en la grada. Lo he disfrutado muchísimo, también he corrido», decía sonriendo y en mitad del sueño que parece creer que está viviendo y del que no quiere despertarse. Zanjaba sus sensaciones con una frase lapidaria. «Me ha encantado debutar en el templo de mi vida».

Como no puede ser de otra manera, lamentó el resultado. «La pena ha sido la derrota». Analizó un encuentro que cree en defensa se jugó de más a menos. «En la primera parte hemos defendido mejor, creo. Estuvimos más sólidos».

Ya se sabe que muchos canteranos acuden a los tópicos, pero como futbolistas que son, también son egoístas. En cambio Pablito, no parece serlo y antepone el escudo al nombre personal. Por eso no tiene prisas en llamar a la puerta del primer equipo. En todo caso, el que debe tenerlas es su entrenador si así lo estima oportuno. «Nuestra meta es entrenar a tope para cuando el míster necesite echar mano de nosotros poder estar siempre disponibles».

Pablo Molina compartió mesa en la sala de prensa con el otro canterano que debutó en el once del Cádiz CF, Alberto Quintana, quien se estrenó a lo grande. «Debutar y hacerlo con un gol es un sueño que siempre uno tiene desde chico. Y, además, ante un equipo de Primera. Que más se puede decir», comentaba el mediocentro.

Alberto Quintana ha sido utilizado en muchos minutos de esta pretemporada por Claudio Barragán, un entrenador que está motivando con sus palabras y con sus hechos al canterano. «Que hable bien Claudio de mi siempre me motiva», dice esta enésima promesa cadista que dice sentirse más cómodo como mediocentro aunque «de pequeño jugaba de mediapunta».

A una última pregunta compartida que versaba sobre lo complicado que tendrán jugar en el primer equipo y la exigencia que tendrán este año en el filial con la obligación de ascender sí o sí a Tercera División, Quintana tomaba la palabra a la vez que Molina, con sus gestos, asentía responsabilizándose de la tarea que tienen en el filial, donde deben ser mucho más importantes que en el primer equipo. Quintana comentaba que «lo primero es el primer equipo y luego ya el filial», a lo que Pablito matizaba. «No es solo importante nuestro ascenso, también el del Balón. Aquí todos somos el mismo escudo», afirmaba con rotundidad un pequeño jugador con grandes rasgos de capitán general.