Los futbolistas del Cádiz CF marcharon hacia Oviedo con la ilusión de mantener el liderato.
Los futbolistas del Cádiz CF marcharon hacia Oviedo con la ilusión de mantener el liderato.

CÁDIZ CF

Oviedo-Cádiz CF: Prueba de líder

El Cádiz CF visita uno de los feudos más duros de la categoría y plagado de bajas pero... es el Cádiz CF

Por  8:00 h.
Real Oviedo
0
Cádiz
0
Oviedo: Juan Carlos; Cotugno, Verdés, Carlos Hernández, Christian o Mossa; Folch, Rocha; Aarón, Berjón, Yeboah; Toché.
Cádiz: Cifuentes; Carpio, Servando, Kecojevic, Brian Oliván; Garrido, Abdullah, Salvi, Aitor, Nico Hidalgo; y Barral.
Árbitro: Oliver De la Fuente Ramos (Comité Castellano-Leonés).
Estadio: Carlos Tartiere (18.00 horas). Gol TV.

El Cádiz CF rinde visita a uno de los adversarios más duros de la categoría de plata, plagado de ausencias, sin su mejor futbolista y Osasuna aguardando a la vuelta de la esquina. Convertido, además, en el enemigo a batir y en feudo inhóspito para los amarillos pero… a ver, ¡este es el Cádiz CF! el líder de Segunda División. El mejor equipo hasta el momento de los 22 en liza.

Y si ha llegado hasta aquí partiendo desde las catacumbas, recorriendo un trayecto amplísimo en cuestión de meses, en pocos pasos de gigante, lo ha hecho superando obstáculos de envergadura colosal. Ahora se encuentra con su primera prueba de líder en los últimos doce años, una posición que no regentaba desde la época de Lucas Lobos y en solitario desde aquella temporada del último ascenso a Primera. Aitor García aún no cumplía las once primaveras. Por muchas bajas que hagan sudar a Cervera, no es momento de torcer la sonrisa.

También el Real Oviedo se lamenta de la mala suerte, ese azar que lanza a sus futbolistas hacia la enfermería en lugar de al terreno de juego. Y es que pese a las posiciones de ambos contendientes, que luchan por marcar distancias en la zona alta, el duelo de esta tarde se jugará en las profundidades… de los respectivos armarios.

El fondo de armario del Cádiz CF y del Oviedo

Los partidos los ganan los ‘onces’ y los campeonatos las plantillas, y las dos se han confeccionado para aguantar la maratón de 42 jornadas. Le toca a los menos habituales ganarse el pan. En el Cádiz CF, a los Nico, Abdullah y posiblemente Kecojevic. Saltan al Tartiere con una misión imposible: hacer olvidar a Alvarito, la estrella del plantel y quien refleja la filosofía cerveriana. Pero en Lugo y ante el Almería demostraron que hay otras formas, y que Salvi es capaz de erigirse en el líder en ausencia del utrerano. No hay tiempo para proferir lamentos.

El exjuventino Hidalgo se perfila como titular en relevo de Álvaro y en sus posibilidades confían enormemente tanto los rectores como los técnicos. Ha superado los problemas físicos de la campaña anterior y se maneja fresco, con soltura, a falta de acierto. Con Salvi y Aitor aseguran velocidad y movilidad en la línea de tres cuartos, eliminando referencias a la rocosa zaga ovetense.

Más dudas existen en el centro de la zaga. Al sempiterno lesionado Sankaré, inédito este curso por la intervención quirúrgica de verano, se le une Marcos Mauro, lo que frena a esa buena pareja de centrales que se había asentado en el once cadista.
Servando busca pareja y Kecojevic y Villanueva disputan el puesto. Ligera ventaja para el montenegrino por experiencia, porque Oviedo exige templanza y carácter, y porque ya ha jugado de amarillo junto al isleño mientras el venezolano lo hacía en su país. La opción conservadora es la apuesta por el eslavo.

Mantener la solvencia defensiva, la sobriedad que tiene a Cifuentes como Zamora del campeonato con un solo gol encajado, es la misión inicial de la retaguardia y de todos los compañeros. Los precedentes de cada escuadra auguran un choque muy táctico, más cerca de un partida de ajedrez que de fútbol, con dos conjuntos reduciendo el error al mínimo y hurgando en las debilidades del contrario.

Anquela empieza a dejar huella

Anquela siempre deja su impronta y comienza a construir un Oviedo fuerte en la presión, más agresivo, intenso, a cambio de perder juego asociativo y brillo. Al Cádiz CF de Cervera todos lo conocen bien: intentará renunciar al balón (aunque la confianza haya llevado a mandar con el esférico, como en Lugo) y robar rápido para salir al contragolpe con velocidad. A partir de ahí, ese margen amplísimo para la improvisación que permite este bendito deporte.

Porque Barral y Toché jugarán un papel esencial como goleadores, al igual que la calidad de Aarón y la habilidad de Salvi… factores que igualan a estos púgiles que han ido de la mano en las últimas temporadas. Y es que resulta imposible analizar un Oviedo-Cádiz CF sin ese antecedente que marca la historia reciente de las dos sociedades.

Las alegrías curan las heridas pero en Carranza se vive esta cita con bastante rivalidad (a falta de un vecino fuerte, se mira al norte) y tras la eliminación de 2015 y las dos derrotas del curso pasado asaltar el Tartiere es una cuestión de orgullo.
Aún así, las aguas ya bajan más calmadas. En Oviedo hasta contratan chirigotas para las fiestas grandes de la ciudad, en las que se encuentran inmersas. Y habrá momentos para reír, seguro, pero no será este domingo durante dos horas. Cervera no le ve la gracia a esto.