Óscar Rubio, en un entrenamiento en El Rosal.
Óscar Rubio, en un entrenamiento en El Rosal.

Cádiz CF

Óscar Rubio, otra vez a la lucha

El jugador ilerdense trabajará duro para intentar llegar al 'play off'

Por  11:57 h.

Se confirmaron las malas sensaciones que tenía ayer lunes el jefe de los servicios médicos del club cadista, Antonio Fernández Cubero. El lateral Óscar Rubio, que abandonó en pleno calentamiento antes del choque el césped del campo lucentino el pasado sábado, se perderá seguramente los cuatro partidos que restan para finalizar la temporada regular. El defensa ilerdense se ha sometido esta tarde a unas pruebas médicas que no han hecho más que confirmar los presagios del galeno cadista, que ya apuntaba este mediodía a Canal Amarillo que era una rotura del gemelo.

Afortunadamente, y según la web oficial del equipo, el alcance de la lesión se ha quedado “en una pequeña rotura del gemelo” aunque no detalla el alcance de la misma. Eso sí, en la misma nota que ha colgado el Cádiz CF en su web oficial se da casi que por perdido lo que le resta de Liga regular al calendario aunque invita al optimismo de cara a que pueda jugar la fase de ascenso a Segunda A e incluso no se descarta que pueda disputar algún partido de lo que resta de Liga.

Textualmente, el gabinete de comunicación oficial del Cádiz CF informa de que «Óscar Rubio podría estar unas cuantas semanas de baja, aunque el plazo de recuperación puede varias en función de la rotura. En casos como el de Garrido los recuperadores y cuerpo médico cadistas consiguieron acortar los plazos, por lo que es muy posible que el defensa llegue con garantías al final del campeonato y a las eliminatorias por el ascenso».

No es la primera vez que Óscar Rubio tendrá que luchar contra una lesión para incorporarse a la competición. Como es sabido, el lateral derecho se lesionó en el partido de Copa del Rey de comienzos de temporada ante la Balona que dio el pase al Cádiz CF a la ronda que le enfrentó al Villarreal. En aquella ocasión, la lesión fue bastante más seria ya que sufrió una rotura del abductor. Entonces, trabajó a destajo en El Rosal junto al recuperador José Luis Costa y tres meses después volvió a los terrenos de juego dejando atrás la pubalgia.