Ortuño y Ricardo Ibáñez, delanteros que marcaron en las tres primeras jornadas de Liga
Ortuño y Ricardo Ibáñez, delanteros que marcaron en las tres primeras jornadas de Liga

Cádiz CF

Ortuño, tres goles para rememorar a Ibáñez

Hacía cuarenta años que un jugador amarillo no marcaba en las tres primeras jornadas de Liga

Por  13:07 h.

Alfredo Ortuño marca la diferencia en el ataque del Cádiz CF. Sus goles están siendo el pilar fundamental del equipo amarillo en este arranque de competición.

Ver puerta de manera consecutiva en las tres primeras jornadas de Liga, algo que no sucedía desde hace 40 años en el Cádiz CF. De hecho, el último jugador amarillo en conseguirlo en Segunda División fue Ibáñez en la temporada 76/77, aunque en aquella ocasión éste anotara cuatro tantos en tres partidos, uno más que Ortuño.

El que fuera centrocampista vasco del Cádiz en la década de los setenta marcó en las tres jornadas iniciales de una temporada que acabaría con el ascenso amarillo a Primera ante el Terrasa. Ricardo Ibáñez anotó un doblete ante el Córdoba en el estreno liguero, para posteriormente ver puerta ante Deportivo, Oviedo y Levante de manera consecutiva, según los números de Cadistas 1910. 

De esta forma Ortuño ya es el quinto jugador de la historia del Cádiz CF que marca en los tres primeros partidos de la competición. Una lista en la que además de Ibáñez, también están Díaz (39/40), ‘Pollito’ Roldán (40/41) y Antonio (59/60), según Cádiz Stats.

Y es que además de ser el máximo goleador del Cádiz CF hasta el momento, Ortuño da mucho juego en el equipo de Cervera. El delantero asiste, como hizo ayer en el tanto de Salvi y en otra jugada en la que dejó franca para Álvaro, aunque éste la mandó al lateral de la red.

Sin duda, el delantero amarillo está siendo de lo mejor del inicio cadista. Sus tres goles no deben pasar desapercibido a pesar del arbitraje sufrido ante el Mirandés, algo que lo ha eclipsado todoo por desgracia.

Ricardo Ibáñez, un inicio que provocó el interés del FC Barcelona

Alfredo Ortuño ha igualado una marca de hace justo 40 años. En el arranque de la 76-77, un mítico Ricardo Ibáñez anotaba no sólo en tres sino en hasta cuatro jornadas consecutivas, incluso un doblete ante el Córdoba. Retirado de los focos, alejado del mundo del fútbol del que dice estar desencantado, el centrocampista vasco siempre recuerda la anécdota de esos días.

“Marqué tantos goles que hasta me llamó un periodista de Barcelona diciéndome que se había interesado por mí el Barça. Le dije que no era lo que buscaban, que no era un delantero centro sino que había sido casualidad que anotara tantos goles de forma consecutiva”. El mérito es doble pues no era un ariete sino un mediocentro con vocación ofensiva que, eso sí, aseguraba un buen puñado de tantos por temporada. “Me gustaba llegar a puerta”, y disfrutaba con la compañía en la medular de Carvallo y Eloy y más tarde de Ortega.

Ahora se ha desentendido de este deporte. Apenas lo sigue por la televisión y hace muchos años que no aparece por Carranza. Tiene una visión más humana de un juego que se ha convertido en un negocio. “No entiendo que a los que se han partido la cara por ascender al Cádiz CF ahora los hayan echado. A gente como a David Sánchez. Hay que ser más persona. Todos no se pueden quedar porque si no baja otra vez el equipo, pero no está bien despedir a tantos”.

Jubilado, se decanta por el tenis para mantenerse en forma junto a su hijo, con quien fue campeón de España en un torneo de padres e hijos. Incluso no suele hablar con la prensa, se siente incómodo en un mundo que ha cambiado a demasiada velocidad, que ha involucionado a sus ojos. Pero no puede esconder aquellas tardes de gloria y ese estreno liguero que llamó la atención del Barcelona por un futbolista de Segunda División.