El equipo empezó a flaquear ante el Oviedo.
El equipo empezó a flaquear ante el Oviedo.

CÁDIZ CF

o catástrofe?

El equipo amarillo ha perdido su identidad, su fortaleza defensiva y tanto Cervera como algunos jugadores ya son claramente señalados

Por  16:14 h.

Existen motivos para confiar en la reacción del Cádiz CF, para tildar de simple accidente la debacle de Vallecas después de resbalar con el Oviedo. Pero la imagen ofrecida en el barrio obrero madrileño deja pésimas sensaciones en el cuerpo del cadista. El aficionado observa síntomas preocupantes en este inicio de temporada que le hacen temer con un fiasco en las próximas fechas, y eso enciende la alarma porque nadie quiere volver a ese lugar impronunciable.

Hay quien va más allá y piensa en el relevo en el banquillo, pero las voces más destacadas son aquellas que muestran temor, intranquilidad, nerviosismo y angustia. Dudas, muchas dudas, cimentadas en estos cinco argumentos que son los que rondan por la cabeza de los ‘críticos’.

1.- El Cádiz ha perdido su identidad

Y lo dice el propio entrenador. Álvaro Cervera se manifestaba de esta manera al término del encuentro en Vallecas. Se agradece la sinceridad pese a no ser necesaria. Este Cádiz CF dista mucho del de las primeras jornadas principalmente porque ha dejado de ser competitivo, no cuenta con la intensidad exigida para hacer frente a adversarios más poderosos.

Los jugadores se esfuerzan, corren pero mal, no llegan a las disputas y tampoco las ganan cuando lo hacen. El míster es quien mejor lo explica: “A Cualquier equipo que le falta intensidad y entrega lo paga caro. No es que los jugadores no lo intentaran, pero no fuimos el tipo de equipo que me gusta, y si bajamos un peldaño en intensidad lo pagaremos más que otros”.

Es evidente. ¿La razón? Las bajas de jugadores importantes, las dudas en la filosofía, la falta de confianza… Algunas cuestiones más fáciles de atajar que otras.

2.- Fragilidad defensiva

El Cádiz CF, como modesto de la categoría, tenía dificultades para hacer gol y generar ocasiones pero a su vez concedía muy pocas facilidades al rival. Sin hacer buen juego, frenó a Almería y Mallorca en esos metros finales. Eso ya es historia. El conjunto gaditano ha encajado cinco de los once goles en dos encuentros (y 6 en los otros 6).

Junto a la pérdida de intensidad, es lo que más le duele a Cervera, si bien todo está relacionado. Ya no es que el Rayo Vallecano le endosara tres, es que pudieron ser más porque la defensa estaba desbordada. Carpio ha sido superado con creces en los últimos duelos, al igual que Brian Olivan, y sólo Aridane mantiene el tipo aunque en Madrid estuvo muy mal. Se falla hasta en la estrategia, encajando dos goles similares de córner ante franjirrojos y carbayones.

3.- Falla el plan A y no hay alternativas

Hasta ahora, el debate se situaba en la ausencia de un plan B, en la falta de alternativas. El Cádiz CF tiene un estilo muy definido, dejando el balón en poder del rival, siendo dominado, para salir rápido al contragolpe tras robo de balón e impulsado por los dos extremos.

Ante el Oviedo, el gol asturiano obligaba a ‘hacer otra cosa’, y la impotencia por no conseguirlo activó la alerta. El problema es que empieza a fallar el plan A, al no defender bien, al no robar en medio campo y al no estar finas las alas. Ortuño ya no soluciona la papeleta como en las cuatro primeras jornadas, así que el Cádiz CF, en lugar de encontrar alternativas, ha perdido su estrategia. O los contrarios ya la conocen bien y saben como frenarla.

4.- Hay futbolistas que no son válidos

Es un problema solucionable en cierto modo en el mercado de invierno, pero a día de hoy varios jugadores no están dando el nivel exigible  para jugar en Segunda División. Los principales señalados son Eddy Silvestre, Abdullah, Mantecón y Abel (cuatro de la medular), y se le exige mucho más a Carpio, Sankaré, Nico, Rubén Cruz y a Santamaría. Casi todos recién llegados que merecen al menos el beneficio de la duda porque tendrán que acoplarse.

La cuestión es que, cuando falla el bloque, a nivel individual los jugadores amarillos parecen estar por debajo de sus competidores.

5.- Las dudas sobre Cervera

Álvaro Cervera lograba un ascenso milagroso, un éxito insospechado, un regalo millonario a una entidad en bancarrota tanto en lo económico como en lo ilusionante. Y, para sorpresa de muchos, su renovación no se activaba de forma automática y hasta se establecía un amago de debate antes de que Vizcaíno confirmara su continuidad.

Otro sería indiscutible pero para algunos, el estilo de juego mostrado en el ‘play off’, conservador por las circunstancias, obligaba al club a cambiar el banquillo y buscar a un técnico más ambicioso. Le pesa la losa de Tenerife, esa etiqueta, ese cartel que le colgaron tras el ascenso con los chicharreros y la irregular marcha en Segunda. Además, este Cádiz CF se ha acostumbrado a devorar entrenadores curso tras curso y no parece saciado si antes de Navidad no acumula otra víctima.

La filosofía de Cervera, rácana, más pendiente de no encajar que de marcar, del rival y no del propio equipo, no gusta a un sector que desde verano ya pedía aires nuevos en esa parcela.