Álvaro Cervera da instrucciones desde el banquillo
Álvaro Cervera da instrucciones desde el banquillo

CÁDIZ

Cinco pasos más y objetivo cumplido

El Cádiz CF necesita cinco victorias para llegar a los 51 puntos, registro con el que nadie (salvo causas secundarias) ha descendido a Segunda B en la última década

Por  18:39 h.

Tan lejos y a la vez tan cerca. Cierto es que queda toda una vida de aquí al final de la temporada regular, pero también lo es que algo más de la mitad del camino está recorrido y con una nota realmente positiva. La de un notable alto rozando el sobresaliente.

Con el ansiado regreso del Cádiz CF a la categoría de plata después de más de un lustro de sinsabores de bronce, el objetivo era claro y evidente: la permanencia y no cometer los errores de antaño. Aquel ‘subidón’ en el Rico Pérez tenía que servir para cerrar un círculo maligno del que únicamente se libraron Javi Gracia y aquellos jugadores que regresaron a Segunda por la vía rápida.

Seguir en la Liga de Fútbol Profesional (LFP) era la misión en junio y, salvo novedad, sigue siendo el objetivo ahora. Así lo dictan el club, Cervera y los jugadores. Al menos de cara a la galería, sin desviar la atención.

La realidad, con las estadísticas en la mano, es bien distinta. 13 son los puntos que actualmente tiene de ventaja el Cádiz CF (tercero junto al Getafe, que es el cuarto clasificado) sobre UCAM y Mirandés, escuadras que se encuentran en el pozo de la tabla con 23 puntos al inicio de la segunda vuelta liguera.

Los 36 puntos del Cádiz CF son una tabla de salvación a estas alturas del campeonato. No hay más que mirar al desarrollo de la última década en la categoría de plata para saber que 50 puntos es la máxima puntuación con la que se ha descendido a Segunda B. Y restando a partir de ahí. Es decir, ganando cinco encuentros de los 20 restantes, el equipo gaditano certificará una temporada más su presencia en LaLiga 123. Un registro nada espectacular para un equipo que en una vuelta (sin contar la última victoria ante el Almería) ha ganado nueve encuentros y ha firmado las tablas en otros seis. O lo que es lo mismo, 33 puntos.

51, número mágico

Si hay un número mágico en esta última década es el 51. Con esos puntos está garantizada la permanencia en la categoría de plata. Con 50 es mejor no confiarse en una Liga tan inesperada. De hecho, el Cádiz CF de Gracia y Espárrago descendió en 2010 con 50 puntos, los mismos que llevaron al hoyo al Real Murcia ese mismo año. Pero no fueron los únicos, ya que el Racing de Ferrol (2007/2008) sufrió el mismo destino el y Mirandés tenía todas las papeletas en la temporada 2013/2014 de no ser por la caída administrativa del Real Murcia.

Otro ejemplo más. Con 49 puntos también mordió el polvo el Cádiz CF del famoso penalti de Alicante. Una cifra que hubiese sido suficiente en el resto de temporadas de la última década.

Si hubo un ejercicio en el que salvarse estuvo a precio de ganga, ese curso fue el 2008/2009. 43 puntos llevaron al Deportivo Alavés al pozo como último equipo que delimitaba la zona de caída.

Los 44 puntos del Racing de Santander (2014/2015), los 46 del Salamanca (2010-2011) y los 47 de Real Murcia (2012/2013) y Ponferradina (2015/2016) completan una lista de la que se salvó el Sabadell (2011/2012) porque el Villarreal descendió desde Primera y arrastró a su filial a la división de bronce pese a quedar duodécimo con 52 puntos. Un hecho que no sucederá ahora porque el único filial de Segunda (Sevilla Atlético) es consciente que el Sevilla (aspirante al título en Primera) no le jugará ninguna mala pasada.

Soñar es posible

La segunda parte de la historia sería pensar en cotas mayores, algo que aún no confirman en Carranza. Paso a paso, partido a partido, minuto a minuto. La línea a seguir es clara. Con más de una vuelta celebrada y con el equipo situado en la tercera posición de la clasificación, el cadismo sueña con con poner la guinda del pastel. Pero, ¿cuántos puntos más se necesitarían para acceder al ‘play off’ de ascenso a la máxima categoría del balompié nacional?

En función de los resultados de los últimos años, alrededor de 30 puntos más serían necesarios. En otras palabras, ganar al menos 10 partidos más de los 20 restantes. La mitad.

Desde que se instauró el nuevo formato de ‘play off’ en la temporada 2010/2011, 71 puntos fue la máxima puntuación para acabar sexto clasificado. Lo consiguió el Córdoba y no fue suficiente al final para dar el salto de categoría.
Ahora bien, también con diez puntos menos (61) pudieron acceder a las eliminatorias el propio Córdoba y el Zaragoza. Los blanquiverdes, eso sí, lo hicieron como séptimos al ser el Barça B tercero en la temporada 2013/2014. Paradójicamente, ese año sí subió de categoría el equipo andaluz en el famoso encuentro de Las Palmas ante un equipo que había acabado sexto con 63 puntos. El Zaragoza, por su parte, cosechó esa puntuación un año después.

Entre ambos registros, el Celta estrenó el formato en el campeonato 2010/2011 con 67 puntos como sexto clasificado, Las Palmas consiguió 66 puntos al año siguiente y, finalmente, Osasuna hizo 64 puntos hace apenas unos meses y subió a Primera División cuando prácticamente nadie lo esperaba durante el desarrollo de la Liga regular.

Tan lejos y a la vez tan cerca de un Cádiz CF que no se despista en un largo y exigente camino que ya tiene fijada su próxima estación: las islas Baleares. Allí espera un Mallorca más recuperado. Ahora con Olaizola en el banquillo bermellón.