Nono, el día de su debut en Primera con el Betis, el 5 de mayo de 2012, precisamente ante el Sporting de Gijón.
Nono, el día de su debut en Primera con el Betis, el 5 de mayo de 2012, precisamente ante el Sporting de Gijón.

Cádiz CF

Nono se aleja del Cádiz CF y se acerca al Sporting de Gijón

El centrocampista portuense tiene la opción de volver a jugar en Primera, tras desvincularse del Betis el pasado 17 de julio

Por  18:49 h.

Las opciones de que el portuense José Antonio Delgado ‘Nono’ recale este verano en el Cádiz CF se alejan con el paso de los días. El centrocampista formado en la cantera del Betis baraja varias ofertas interesantes de Segunda división, y hoy se ha conocido también el interés del Sporting de Gijón por hacerse con sus servicios. Casualidades de la vida, Nono podría acabar jugando en el conjunto de El Molinón, donde se produjo su debut en Primera con el Betis un 5 de mayo de 2012, cuando sólo contaba con 19 años.

Nono ya había reconocido abiertamente el pasado mes de abril que tenía mucho interés por jugar en el Cádiz CF, equipo al que ha seguido desde niño, siempre que alcanzase el ascenso a Segunda. De haberlo logrado, es más que probable que el centrocampista hubiera acabado este verano vistiendo de amarillo, pero al quedarse en Segunda B, se lo ha tenido que pensar y mucho. Máxime cuando ha estado barajando varias ofertas de equipos de la categoría de plata como el Valladolid, la Ponferradina o el Oviedo y también del extranjero. Económicamente, la opción de jugar en el Cádiz no habría sido la principal barrera, pero a sus 22 años entiende que puede ser un riesgo para su caché bajar hasta la división de bronce.

El portuense parece que se va a quedar con las ganas de jugar en el conjunto de su tierra. Es algo que desea y así manifestó este verano el jugador. También su padre y representante, que dejó claro que la del Cádiz CF era la única oferta que no desestimaba.

Ahora el Sporting de Gijón se cruza en su camino y la posibilidad de volver a jugar en Primera, donde ya disputó 39 partidos con el Betis. El conjunto asturiano quiere apostar por un jugador que a sus 22 años ya tiene una amplia trayectoria en la máxima categoría pero que la pasada campaña pasó por un mal momento deportivo y personal.

Nono apenas contó para Julio Velázquez en la primera vuelta del campeonato hasta que llegó de nuevo Pepe Mel, que había sido su gran valedor en el pasado. El entrenador madrileño trató de recuperarlo pero el portuense no terminaba de levantar cabeza, marcado por el famoso penalti que falló en la eliminatoria de Europa League frente al Sevilla y que dejó fuera de la competición continental al conjunto verdiblanco ante el eterno rival en la anterior campaña, que además acabó con el descenso a Segunda.

Las críticas ya nunca le abandonaron y Nono no supo gestionar esa situación adversa, por lo que en febrero se aceleraron los trámites para que el jugador saliera en calidad de cedido a la Bundesliga 2 alemana, donde ni siquiera llegó a debutar con el Sandhausen. El portuense necesitaba limpiar su cabeza lejos de casa, pero nunca encontró la confianza de los técnicos germanos.

Entonces llegó el verano y regresó a Sevilla, pues tenía un año de contrato, aunque ya Eduardo Macià le había comunicado que no entraba en los planes para el retorno a Primera. Su salida fue rápida y el pasado 17 de julio quedaba rescindido su contrato sin que el club le pusiera traba alguna, no como le sucede a su paisano y amigo Álvaro Vadillo. El de Puerto Real tiene también un año, entrena al margen del grupo y no cuenta para Mel, pero no lo quieren dejar salir por menos de dos millones de euros.

Ahora se le presenta una segunda oportunidad para triunfar en la élite. El conjunto gijonés tiene que lidiar con las restricciones que le ha impuesto la LFP por el retraso en los pagos a sus jugadores, y sufre limitaciones para poder fichar. Hace unos días saldó sus cuentas pendientes con Hacienda y eso le ha dado algo de margen de maniobra, pero lo cierto es que el cuadro que entrena Abelardo no ha podido trabajar en el capítulo de las incorporaciones y ahora tiene que acelerar sus pasos para poder rearmar el equipo y poder competir en Primera con ciertas garantías.

A los asturianos solamente les dejan incorporar a futbolistas del filial, que su ficha sea por los 129.000 euros que establece el mínimo salarial de los jugadores de Primera o bien que se invierta el 25% de los sueldos que queden liberados de las bajas que se produzcan en su plantilla. Así las cosas, han de hilar muy fino; Nono es un talento al que le queda mucho por dar pero su bajón del curso pasado lo sitúa en una situación complicada y el Sporting ofrece el escaparate deportivo de la máxima categoría pero no puede hacer grandes desembolsos. Sus destinos parecen cruzados. El del Cádiz se aleja por momentos, si bien aún no hay nada cerrado por lo que no se puede descartar al cien por cien la posibilidad de que termine de amarillo.