El once de gala volvió a salir en Sevilla con el regreso de José Mari y Brian.
El once de gala volvió a salir en Sevilla con el regreso de José Mari y Brian.

Cádiz CF

¿Necesita refrescarse el once de gala?

Suplentes como Abdullah, Aitor, Gorka Santamaría o Servando siempre han cumplido

Por  20:29 h.

Hoy por hoy, el once de gala del Cádiz CF ya está escrito en la cabeza de la mayoría de los cadistas. Lo lleva siendo desde que se dieron las circunstancias y Cervera pudo comenzar a disponer a pleno rendimiento de Ager Aketxe, que llegó en el pasado mercado invernal pero que no fue hasta el pasado mes de abril hasta cuando no ha estado plenamente incorporado al equipo titular. También ha habido sus más y sus menos con el rendimiento de Brian Oliván, que salió del once tras un fallo en la marca en la derrota ante el Tenerife en Carranza y que el pasado sábado volvía al equipo para volver a fallar en dos jugadas que acabaron en gol para el Sevilla Atlético. Al margen de ello, Cervera y buena parte del cadismo sabe ya cuál es el once de gala. Solo hay un problema. Y gordo. Por lo que sea, el equipo no está jugando bien y avanza en su complicado y ambicioso camino hacia el ‘play off’ a un ritmo tan lento, puntito a puntito, que no daría para clasificarse de una manera segura.

Le cuesta al equipo ganar una barbaridad. Ocho empates y solo una victoria (en Alcorcón) es el bagaje de un Cádiz CF que sigue anclado en puestos de ‘play off’ pero que no consigue dar ese paso importante para llegar a la última jornada con más aire.

El once de gala parece bastante claro. Sin embargo, los resultados no le están dando brillantez alguna. Pasaron al olvido jugadores como Rubén Cruz o Jesús Imaz. El primero está a la sombra de Aketxe mientras que el segundo se encuentra en el mismo sitio por culpa de un sistema muy definido y en el que Cervera no puede encontrarle una ubicación idónea para su juego interior. Ambos parecen haberse alejado de la cabeza de un entrenador que no tendrá otra que rompérsela esta semana para hacer algo más que empatar ante un Elche al que tampoco le valdrá el punto en juego al estar jugándose la permanencia.

‘No todos pueden jugar’ es la tópica frase con la que muchos entrenadores argumentan la ausencia de este u otro jugador. Y es verdad. A los aficionados les gusta el equipo, hombre por hombre. Mueren con el equilibrio de José Mari, elogian la casta de Garrido, aplauden cada despeje de Aridane o Sankaré, ven clave la pegada de Ortuño, se vienen arriba con cada galopada por la banda de Salvi o Alvarito y andan como locos cada vez que Aketxe se dispone a botar un balón parado. Pero todo esto no quita para que se lamente la ausencia de otros. Así, son muchos los que piden mayor protagonismo de Abdullah en la creación, de Aitor en el ataque, de Servando en la defensa y hasta mayor frescura en el ataque con la entrada de Gorka Santamaría.

Decía la semana pasada el ex del Córdoba y Cádiz CF, Jorge Luque, que «aquel equipo que llegue al tramo final de la temporada con más jugadores de la plantilla implicados y con ritmo de competición» será el que se lleve el gato al agua. Y es eso, precisamente, lo que ahora circula por la cabeza de un entrenador, Cervera, que entre otras cosas tiene la virtud de haber conseguido que sean prácticamente todos los jugadores que tiene a su disposición los que podrían dar su salto al once titular sin pestañear porque todos, más allá de Güiza, Migue González o Gastón del Castillo, andan rodados de minutos.

El caso es que el Cádiz CF llega a esta ‘sprint’ final de Liga con su once de gala cargado de minutos y que cuenta con la fortuna –o buen hacer de su técnico– de poder echar mano de potenciales titulares que deben andar más frescos de ideas y de piernas.

La defensa; Servando, uno de los mejores guardianes de Cervera

Hace cosa así de un año, Álvaro Cervera le confió el lateral izquierdo con tal de que estuviese en el once al considerarlo de su guardia pretoriana junto a Migue yAridane, que fueron los centrales de aquel ‘play off’. Y desde entonces, Servando siempre le ha cumplido. Las cosas han cambiado este año y Sankaré se ha hecho con un puesto en una defensa que en las últimas semanas ha encajado varios goles tras errores de bulto en la marca. El central isleño, con muchísimos minutos menos que sus compañeros, bien podría refrescar las ideas del eje de una zaga que ha podido llegar bien cansada o bien acomodada a este final de Liga.

La medular; Sin Abdullah el equipo gana físico pero pierde creación

José Mari y Garrido son dos de los jugadores más apreciados por la afición y mejor considerados por el entrenador. En definitiva, que en circunstancias normales y sin la ‘presión’ de ganar este domingo serían titulares indiscutibles ante el Elche. No obstante, al Cádiz CF no le vale otra cosa que la victoria y la participación de Abdullah, que debe estar más fresco tras su paso a la suplencia en las últimas jornadas, se antoja necesaria para organizar un ataque cadista que sin el francés se está volviendo demasiado previsible. Hace dos jornadas, ante el Córdoba en Carranza, el juego del equipo amarillo mejoró ostensiblemente gracias a la imaginación de un Abdullah que en todo momento se muestra en contacto con el balón para mover al equipo. Junto a Garrido, jugó un gran partido en la medular y de no ser porque pidió el cambio en la segunda parte, el Cádiz CF hubiera estado más cerca de la victoria de lo que lo estuvo finalmente y tras encajar un gol mal defendido por la defensa.

Las bandas; La frescura de Aitor se hizo evidente en Sevilla

Aunque fue de los pocos partidos en que no pudo disparar a puerta, Aitor demostró estar en el Sánchez Pizjuán un escalón por encima de muchos de sus compañeros en el equipo. El onubense se muestra muy ligero de piernas, con ganas y con confianza. Armas que Cervera no debería permitirse el lujo de obviar si quiere renovar la maquinaria atacante del Cádiz CF. Aunque no es extremo puro, el de Gibraleón aporta algo distinto a un conjunto que parece no vivir tanto ya de las bandas como sí del golpeo a balón parado de Aketxe y los ‘obús’ de Aitor García. Al ser un diestro que juega mejor a pierna cambiada, su ‘rival’ en el once no es otro que el indiscutible Álvaro García aunque también podría sustituir a Salvi pese a que cuando lo ha hecho por banda derecha no ha brillado ni la mitad de lo que lo ha hecho por el carril zurdo. Ahí está el dilema.

El ataque; La sequía de Ortuño ya se ha convertido en una obsesión

Sin los goles de Ortuño, el Cádiz CF ha visto muy diezmadas sus prestaciones ofensivas. Hablar de la suplencia del pichichi amarillo da hasta miedo, pero quizás su presencia obligada esté cerrando las puertas a un Gorka Santamaría que no ha tenido malos números cuando lo suplió y que con Aketxe puede entenderse a las mil maravillas tal y como lo hicieran en el BilbaoAthetic. Con Güiza con molestias, la otra alternativa podría ser la vuelta de Rubén Cruz.