Mere ya está preparado para una nueva temporada al frente del Cádiz CF B.
Mere ya está preparado para una nueva temporada al frente del Cádiz CF B.

CÁDIZ CF

Mere: «Fui contratado para subir al Cádiz CF B a Tercera»

A un paso de lograr el objetivo, el entrenador del filial cadista se muestra prudente en 'Deportes Cope Cádiz': «Podemos meternos en problemas si creemos que está hecho»

Por  15:00 h.

El Cádiz CF B se ha ganado ser protagonista esta semana. Y por derecho propio. El contundente 3-0 conseguido ante el Salerm Puente Genil deja al filial cadistas a las puertas de la vuelta a Tercera dos años después. Reto casi conseguido, aunque aún queda sellarlo, con 18 puntos en juego y 10 de ventaja sobre el Ciudad de Lucena, tercer clasificado.

Clave en este excelente papel del Cádiz CF B es Baldomero Hermoso Herrera ‘Mere’, su entrenador, que atendía a ‘Deportes Cope Cádiz’ este martes haciendo gala de su habitual prudencia y paciencia. «Todavía quedan 18 puntos en juego y en el fútbol puede pasar de todo. Hemos tenido una trayectoria muy buena y muy regular a lo largo de la temporada, pero nunca se sabe cuándo va a llegar el mal momento. Nunca se está casi ascendido, hay que estar ascendido. Por lo tanto, y como todavía queda, hay que seguir en la misma línea que hasta ahora para conseguir el objetivo».

Sin levantar los pies del suelo, el míster portuense del Cádiz CF B analizaba la situación de su equipo y apuntaba: «El del pasado domingo fue un partido muy importante. Perderlo suponía que el Puente Genil se colocara a un punto. En caso de victoria, como así sucedió, nos íbamos a siete puntos más el ‘goal average’ a nuestro favor, una diferencia muy clara. Y lo logramos». Eso sí, Mere recalcaba que no fue nada sencillo: «Era un encuentro complicado por el nivel del adversario y porque antes sufrimos dos derrotas injustas ante Xerez DFC y Ciudad de Lucena que nos llevaron a esa situación más comprometida. Afortunadamente, el equipo dio la mejor versión y amarramos tres puntos que pueden ser cruciales».

Más allá de eso, Mere repetía: «No hacemos cuentas. No pienso en eso. Esta semana descansamos y desconectamos, y la semana que viene nos centramos en el partido de Rota. Entiendo que podemos pisar el charco y meternos en problemas si levantamos la cabeza y miramos hacia arriba. Vamos a ir pasito a pasito. Así lo hicimos durante el año y nos ha ido bien».

«Estoy cada día más contento de la decisión que tomé»

Ahora el ascenso a Tercera es casi un hecho, pero en su día la decisión pudo ser arriesgada para Mere, que en siempre había cumplido en Tercera e incluso había ascendido al Algeciras a Segunda B, categoría en la que dirigió a los albirrojos. «El principal motivo por el que fuimos contratados fue subir al Cádiz CF B a Tercera División. A nivel personal también me apetecía contribuir a la formación de futbolistas jóvenes y estamos en el camino de poder cumplir los dos. Además del ascenso, le hemos enseñado cosas a estos jugadores de cara al futuro», señalaba.

E insistía: «Empiezo a ver el fútbol de forma distinta. Me atraen más los proyectos que me estimulen a la hora de entrenar que la categoría en la que se esté. A todos nos gusta estar en la máxima categoría posible, con buenos contratos, pero entiendo que a nivel deportivo me convenía esto. Estoy cada día que pasa más contento de la decisión que tomé, aunque me haya privado de entrenar en Segunda B o en algún buen equipo de Tercera. Esto es un paso más para mi formación y para la mejora de mi cuerpo técnico».

Sobre la posibilidad de que algunos de sus actuales discípulos diesen el salto al primer equipo del Cádiz CF, Mere aseguraba: «No tenemos varitas mágicas y es difícil pronosticar el rendimiento. He entrenado en Segunda B y Tercera a jugadores con mucho potencial que luego han llegado arriba. Eso lo veo en este equipo y me ilusiona porque hay cosas de jugadores que me gustan. Ahora bien, es algo que no podemos controlar a medio y largo plazo. Hay gente joven, gente criada en la cantera y que puede ser futbolista el día de mañana. Ya dependerá del futuro. El salto es grande y el que quiera estar en el primer equipo tiene que derribar la puerta del filial y demostrarlo, como dijo Juan Carlos Cordero».

Y apostillaba: «Ascender es fundamental para que la distancia entre el filial y el primer equipo se haga menor».