Álvaro Cervera, en una conversación con todos sus jugadores.
Álvaro Cervera, en una conversación con todos sus jugadores.

CÁDIZ CF

«Me quedo con Cervera porque nos ha enseñado a competir»

Garrido, que es fundamental en el esquema del actual míster amarillo, ha coincidido desde su llegada en 2014 con los cuatro últimos entrenadores del Cádiz CF

Por  7:30 h.

Raúl Agné, Antonio Calderón, Claudio Barragán y, por último, Álvaro Cervera. Ellos han sido los cuatro últimos entrenadores del Cádiz CF y con todos ha coincidido Jon Ander Garrido.

A los tres primeros los tuvo el mediocentro vizcaíno del Cádiz CF en su etapa inicial en Segunda B, antes de marcharse al Racing de Ferrol como cedido. A su vuelta de A Malata, ya con el Cádiz CF en la categoría de plata, se puso a las órdenes de Álvaro Cervera, que llegó justo después de la marcha de Garrido a Galicia.

Sin un mal gesto para ninguno de los cuatro, Jon Ander Garrido no lo duda a la hora de quedarse con uno. «Pueden pensar que es por hacer la pelota, pero no es así. Me quedo con Álvaro Cervera como entrenador. Es el entrenador que nos ha enseñado a competir y ganar, aunque no puedo decir nada malo de los demás, ya que me han tratado bien y he jugado muchos partidos con todos», señala.

Y va más allá: «Álvaro Cervera es una persona muy clara, que te dice lo que sea a la cara, guste o no. Él no pretende aparentar nada de cara a la galería y todo lo que hace es por y para ganar. No se centra en lo que puedan decir él, tiene las ideas muy claras y busca lo mejor para conseguir los objetivos del equipo». Además apostilla: «Siempre suele acertar y es un entrenador ganador».

Al mismo tiempo, Cervera ya dejó claro la semana pasada en rueda de prensa la importancia del vasco en su esquema de juego. «A Garrido no lo pondría jamás en banda, pero es pieza clave en este Cádiz CF».

El empuje de la hinchada

Esa compenetración necesaria entre entrenador y plantilla también es fundamental en el actual momento del Cádiz CF. Garrido lo recalca: «Veo al equipo con muchas ganas de conseguir algo bonito y está capacitado para ello. La gente está con mucha confianza e ilusión».

Y como no podía ser de otra manera, tal y como se pudo ver el pasado fin de semana en León, la comunión entre el equipo y la afición también da mucha fuerza para seguir dejando huella. «El apoyo de la afición es impresionante. Por norma general, el cadista es del Cádiz CF y no de otro equipo. Es algo similar a lo que sucede en Bilbao. Si eres de allí no entra en la cabeza de nadie que seas de otro equipo. En ese sentido hay semejanzas, pues ambas aficiones no fallan, vayas arriba o abajo, y apoyan a su equipo hasta el final. Todo eso lo notamos nosotros», puntualiza Garrido, al que ya no volverá a salvar lejos del césped Enrique Labrador, aquel jurídico que se encargaba de los recursos de tarjetas.