Manolo Jiménez tuvo a sus órdenes a José Mari en el Zaragoza
Manolo Jiménez tuvo a sus órdenes a José Mari en el Zaragoza

CÁDIZ CF

Manolo Jiménez sobre José Mari: «Es un jugador disciplinado que siempre suma y nunca resta»

El entrenador de Arahal hizo debutar al nuevo fichaje cadista en Primera cuando militaba en el Zaragoza hace cuatro años

Por  7:57 h.

En la tarde del pasado martes hacía oficial el Cádiz CF el fichaje de José Mari, un mediocentro con experiencia en Primera que llega para dar consistencia a la plantilla entrenada por Álvaro Cervera.

Nacido en Rota hace 28 años (a finales de este año cumple 29), el nuevo centrocampista del equipo amarillo recala en el Ramón de Carranza sin haber pasado antes por las categorías inferiores del Cádiz CF. Tal es así que Roteña y Atlético Sanluqueño fueron sus trampolines en la provincia gaditana antes de dar el salto al filial del Real Murcia y, posteriormente, al Real Jaén, ya en Segunda B. Fue entonces cuando llamó la atención de Manolo Jiménez, su gran valedor, el entrenador que le hizo debutar en 2012 con el Zaragoza en la máxima categoría. Luego llegaría la aventura en la Major League Soccer con el Colorado Rapids y su vuelta a España para ayudar al Levante de Lucas Alcaraz en Primera.

En definitiva, muchos técnicos en todos estos años. Eso sí, fue el de Arahal el que realmente apostó por él con firmeza, cuando no había dado el salto al fútbol profesional. Así lo recuerda: «Tenía conocimiento del jugador y de su capacidad. Ya me habían hablado de él y lo pude ver una vez en directo cuando jugaba en el Real Jaén. Además, el director deportivo del Zaragoza también lo había visto y pudimos analizarlo en vídeos de partidos que había jugado».

Informes favorables que, sin lugar a dudas, llevaron al roteño a La Romareda. «A priori llegaba para reforzar al filial del Zaragoza, pero en la pretemporada me lo llevé junto a otros canteranos y él se ganó mi confianza. Llegaba con ilusión y con una edad con la que podía dar el salto. Además, en la primera plantilla había cierta necesidad en su demarcación y demostró que podía tener un sitio, así que debutó y aportó su grano de arena», relata Manolo Jiménez.

Pero, ¿dónde destaca José Mari? El entrenador hispalense apunta: «Nosotros jugábamos con un 4-4-2 y con un 4-2-3-1 en repliegue, y José Mari cumplía muy bien en sus labores como mediocentro». Y es que, como señala Jiménez: «Es un jugador que no tiene velocidad para jugar por las bandas, pero que se defiende bastante bien en el doble pivote o sólo por delante de la defensa. Es aguerrido, agresivo y valiente, además de ser disciplinado y aportar entrega desde el primer minuto. Es muy solidario con el compañero».

Y añade: «Técnicamente está bien dotado, pero su singularidad es que hace las cosas sencillas, sin florituras ni grandes alardes. No se complica la vida y sabe a lo que juega. Él recibe, controla y tiene buen desplazamiento en corto y en largo».

Por si fuera poco, sus defectos intenta suplirlos con esfuerzo e inteligencia. «Aunque es un jugador de altura, no es corpulento. El juego aéreo no es su fuerte, pero si llega a los balones es por su colocación. Sabe estar sobre el terreno de juego», reseña este mito del sevillismo. Y va más allá: «Bien es cierto que no es un goleador al uso porque juega retrasado, pero ve portería con disparos desde media distancia. Tiene buen golpeo de balón».

Aunque si algo destaca el que fue su entrenador en el Zaragoza es su forma de ser. «En el vestuario es un auténtico crack. Es el tipo de futbolista que me gusta tener en mi plantilla porque siempre suma, nunca resta. José Mari nunca habla mal de nadie, se limita a escuchar y preguntar cuando tiene dudas para seguir progresando. Además, no se encasilla en algo y es polivalente, por lo que siempre está dispuesto a jugar en la posición que sea».

Ahora, desde la distancia, desea que su periplo en la Tacita de Plata sea satisfactorio. «Le deseo lo mejor porque es un chaval que se lo merece. Espero que se adapte rápido y sea importante en el equipo por su bien y por el de todos. Seguro que no tendrá problemas».

A fin de cuentas, Jiménez deja claro que, como buen andaluz, desea los mayores éxitos en la capital gaditana. «A casi todos los andaluces nos cae bien el Cádiz CF. Yo tengo buenos amigos allí, así que me alegraré de todos los éxitos por ellos».