Álvaro García se ha hecho grande en el Cádiz.
Álvaro García se ha hecho grande en el Cádiz.

CÁDIZ CF

Alvarito, de Utrera a Cádiz sin pasar por Heliópolis ni Nervión

El eléctrico extremo cadista señala: «El de Sevilla será un desplazamiento espectacular por el apoyo de la afición, algo que nunca antes había vivido»

Por  16:00 h.

Nacido en Utrera el 27 de octubre de 1992, Álvaro García vive actualmente una temporada de ensueño. Con su velocidad por el extremo izquierdo del ataque cadista se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del equipo de Álvaro Cervera. Sin lugar a dudas, su visita al Sánchez Pizjuán será especial el próximo sábado para un jugador hispalense que nunca llegó a jugar en Sevilla ni Betis.

«Será un encuentro muy especial. Mi familia estará en el Sánchez Pizjuán y es algo que da más aliento aún. Lo celebraré si marco, aunque tengo mucha familia sevillista. Eso sí, todos mis familiares irán con el Cádiz CF este fin de semana», señala Alvarito durante su presencia en el gaditano Hotel Las Cortes con motivo de las tertulias de ‘Deportes Cope Cádiz’.

Un desplazamiento único al que ya han confirmado su asistencia más de mil cadistas. Y no acabará ahí la marea amarilla este sábado. «Será un desplazamiento espectacular, algo que nunca antes había vivido. Es flipante y no nos lo creemos», apunta. Pero también señala: «Es un gran escenario para dejar nuestro sello. Da responsabilidad y el apoyo de la afición nos vendrá muy bien porque si ganamos allí daremos un paso importante. Por lo tanto, hay que ir a ganar y si los demás pierden, mejor, aunque no creo que el Sevilla Atlético baje el pistón porque lo tenga todo atado. Es más, yo creo que ellos se van a motivar más al ver a tantos seguidores del Cádiz CF. Es de los mejores filiales de España».

Allí se verá las caras con el lateral izquierdo sevillista José Joaquín Matos, otro de los jóvenes valores formados en Utrera. al igual que el cadista Rubén Cruz o Luis Pérez, jugador del Elche. A todos los conoce muy bien el gallego Manolo Gavín, su descubridor: «Alvarito era cada año mejor, pero los caminos del fútbol son diferentes. No se fue a Sevilla o Betis, pero ha acabado triunfando en el Cádiz CF. Y eso que se enfadó conmigo en su momento por no dejarle salir. A fin de cuentas, es un orgullo ver que triunfan. Tengo confianza en ver cómo llegan al ‘play off’ de ascenso. A Valladolid espero que lleguen con los deberes hechos».

Aitor, un relevo de garantías

Ahora es cuando ha alcanzado su mejor momento, aunque su progresión no ha parado aún. «Al principio me costó entrar en el once. Con Claudio era más revulsivo, hasta que la temporada pasada en Murcia me gané el puesto cuando ganamos 1-2», destaca el utrerano. Y aprovecha para mandar un mensaje de ánimo a su compañero Aitor, el gran damnificado por la titularidad de Alvarito. «Lo está haciendo muy bien, marcando muchos goles. Tiene que seguir trabajando y su recompensa llegará. Entiendo que sea difícil para él, pero le recomiendo que siga al pie del cañón, que no se canse».

Al fin y al cabo, él también ha evolucionado. Su salto ha sido meteórico. «Tengo ahora mucha más confianza que cuando llegué. Cervera me la ha dado y eso hace que aumentes el nivel», asegura. Y reconoce que está «más cómodo en la izquierda como extremo que en la derecha como interior. Pero juego en el sitio que sea. Hasta de lateral o de mediapunta. La cualidad está en intentar adaptarte a cada posición».

También tiene palabras elogio para Aketxe y Rubén Cruz. Sobre el jugador cedido por el Athletic apunta: «Ager tiene un don en la pierna izquierda. Es muy importante contar con jugadores así a balón parado. Entrenando las mete desde cualquier sitio y ante el Córdoba no tenía dudas de su gol». Sobre su paisano añade: «Rubén es un jugador de equipo que ofrece mucho a los compañeros. Su presencia en el terreno de juego siempre se agradece».

Para rematar la faena, Álvaro García recordó su antológico gol en El Sardinero. Hace casi un año de una gesta que fue clave para certificar dos semanas después la vuelta a Segunda. «Llevo tiempo sin ver el gol del Sardinero, pero lo he visto muchísimas veces. Salió una jugada perfecta. Era consciente del gol que marqué, pero viendo ‘Twitter’ y las reacciones me aseguré que así era. Eso sí, no lo celebré en su momento porque el Racing me trató muy bien cuando jugué allí».