Salvi celebra el gol ante el Oviedo.
Salvi celebra el gol ante el Oviedo.

CÁDIZ CF

Los jugadores del Cádiz CF, uno a uno: Eddy por Salvi, el cambio desafortunado

La lesión del sanluqueño a la media hora pasa factura a un Cádiz CF que pierde velocidad y sufre la remontada del Oviedo

Por  21:52 h.

Álvaro Cervera repitió el once de la victoria en Soria ante el Numancia  y todo parecía ir sobre ruedas. El Cádiz CF completó una primera media hora sensacional en el Carlos Tartiere, con gol de Salvi incluido. Poca posesión pero las ideas muy claras, con contragolpes de vértigo. Pero la lesión de Salvi trastocó los planes y Cervera, que también es humano, se equivocó. Eddy entró en el césped y el equipo se desconfiguró.

El Real Oviedo remontó y el Cádiz CF fue incapaz de hacerle daño a un rival bien pertrechado atrás. Ni siquiera con las entradas de Aketxe y Aitor, otras veces revulsivos. Al final, los puntos se quedaron en la capital del Principado y el equipo cadista pasa a ser quinto.

Cifuentes (2): Poco pudo hacer en los goles del Oviedo. No tuvo culpa en ninguno. Los testarazos de Linares y Christian Fernández iban junto al poste y las estiradas del portero fueron insuficientes. Antes también recibió un gol de cabeza de Susaeta, pero la jugada había sido anulada. Por lo demás, atento y seguro en las llegadas de los locales al área. No hizo ninguna intervención de especial mérito.

Carpio (2): Sufrió con las internadas de Christian Fernández y con los centros de Saúl Berjón. De hecho, por su banda llegó el gol del empate al filo del descanso tras un envío medido del propio Berjón que remató Linares al fondo de las mallas con la cabeza. Vio una tarjeta amarilla en la recta final.

Aridane (2): Imperial en el centro de la zaga hasta que llegó el gol del empate. Linares supo buscar su sitio para rematar el cuero al fondo de la red. En el segundo gol local, obra de Christian Fernández de cabeza, estuvo muy cerca de interceptar el centro de Susaeta. Por lo demás, el grancanario había estado atento en la anticipación, rápido en el cruce y activo a la hora de despejar el esférico.

Sankaré (2): Linares ganó la partida a la zaga en el gol del empate. Salvo esa acción, el africano estuvo rápido a la hora de salir al cruce, como en un disparo de Toché que llevaba marchamo de gol con 0-0. También en la llegada de David Rocha cuando pudo colocar el 3-1 en la recta final. Errático en algunas entregas, mostró su firmeza en muchas ocasiones y dio la talla ante un goleador como Toché.

Brian (2): No sufrió en exceso en la primera parte porque entraron más por la banda de Carpio. sin embargo, por su banda llegó el 2-1 tras un medido centro de Susaeta que culminó Christian Fernández con un perfecto testarazo. Pudo hacer más en esa jugada para evitar el centro. Probó su disparo de larga distancia al final, aunque se estrelló con el muro carbayón. Sustituido por Aitor en el 80′.

José Mari (3): Completó una primera media hora sensacional, pero sufrió mucho más tras el primer cambio. Bien en el repliegue y a la hora de tapar huecos. También buscó la rapidez de las bandas con pases en profundidad. Ocupó mucho campo y recuperó balones, además de realizar notables cambios de orientación. También probó fortuna desde media distancia. Nunca se escondió pero cuando el Oviedo se pudo por delante fue mucho más difícil. Vio una amarilla y no jugará ante el Rayo.

Abdullah (2): El mago de las filigranas. Sufrió un pisotón de Erice, al que dejó sentado en una jugada de altísima calidad. Pese a la intriga inicial, ese percance no pasó a mayores. En la segunda parte retrasó su posición y se colocó por detrás del doble pivote (José Mari-Eddy) para dar salida al juego cadista.

Salvi (3): Fue el autor del 0-1. El sanluqueño estaba en el sitio oportuno para remachar un balón suelto tras disparo de Álvaro y así anotar su sexto gol de la temporada. Pero el infortunio se interpuso en su camino pocos minutos después porque tuvo que abandonar el césped por lesión. Fue sustituido por Eddy en el minuto 30. Llevaba varias semanas a buen ritmo tras recuperar la titularidad.

Jesús Imaz (2): De más a menos, como el resto del equipo. Partícipe en la jugada del gol al entrar por la banda izquierda y asistir a Álvaro que, aunque no anotó, dio lugar al gol de Salvi. Fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos. Dejó su sitio a Aketxe en el 65′.

Álvaro García (3): Fue uno de los que más notó el cambio de Salvi. Empezó muy entonado, en su línea, y avisó con un disparo desde la frontal a los cuatro minutos que se marchó desviado. Diez minutos después entró como un avión por la izquierda tras un pase de Ortuño, aunque su intento se marchó alto. Pudo marcar el 0-1 en la jugada que acabó en el gol de Salvi, pero su disparo lo sacó la zaga. Ocupó el puesto de Salvi en la derecha tras la lesión del sanluqueño. Se reactivó tras el descanso al volver a la banda izquierda y tiró de empuje en la recta final. Sin espacios y con el Oviedo compacto era muy difícil para él. 

Ortuño (2): Muy activo y con intensidad en la primera media hora. Otro ejemplo más de lo vivido en el césped del Tartiere. Ayer intercambió los papeles con Álvaro y se convirtió en asistente. Al veloz extremo utrerano le puso un buen balón en una gran jugada a los 15 minutos. Inició la jugada del gol al abrir a banda para Imaz. El final ya lo conocen. Peleó todos los balones hasta la extenuación. Sin embargo, apenas remató a puerta. Tuvo su primera ocasión a la hora de partido con un remate de cabeza tras centro de Álvaro que atajó Juan Carlos. También tuvo la última ocasión con un centro lateral en el 90′. No tiene el idilio con el gol que tenía antaño.

Eddy (0): Entró por el lesionado Salvi a la media hora y su cambió trastocó al Cádiz CF. El equipo fue un antes y un después desde su entrada. Cervera se equivocó. Es cierto que estuvo implicado y rápido en algunos balones divididos, y que provocó la amarilla de Erice justo antes del intermedio. Sin embargo, parece que no está hecho para este equipo. 

Aketxe (1): Entró en el 65′ en lugar de Jesús Imaz. Pasó desapercibido. Sacó algún que otro córner pero sin fortuna. Nada destacable.

Aitor (s. c.): Apenas tuvo diez minutos para hacer alguna de las suyas, pero el Oviedo estaba bien encerrado. Entró como revulsivo pero esta vez le faltó tiempo. Otra vez será.