Salvi abandonó el campo pasada la media hora.
Salvi abandonó el campo pasada la media hora.

Cádiz CF

Lo de Salvi podría quedarse en un golpe

El jugador dijo que optó por abandonar el partido ante una posible rotura tras recibir una patada

Por  20:42 h.

«Salvi sintió un pinchazo en el gemelo y pidió el cambio». Así explicaba Álvaro Cervera al término del partido del sábado ante la Cultural Leonesa las sensaciones que respiraba Salvi, que abandonó el terreno de juego pasada la media hora de partido y con el resultado de 2-0 a favor de su equipo.

Una vez oídas las palabras del entrenador amarillo, el pesimismo se hizo un hueco en el cadismo. No era para menos. Hoy por hoy, con el equipo en horas bajas, perder a Salvi Sánchez, uno de los jugadores que se encuentra en mejor forma de la plantilla cadista, significaría perder una de las armas más potentes que tiene a su disposición Cervera para intentar enderezar una nave que ha encallado desde hace algo más de un mes.

Sin embargo, lo que el sábado parecía muy negro puede que hoy cambie el panorama. Y es que una vez pasada la resaca del encuentro, Salvi explicó a los médicos del equipo que no había sentido un pinchazo con seguridad. Es cierto que pidió el cambio porque se notaba el gemelo muy cargado y una zona del mismo especialmente duro. La sensación del jugador era que debía parar antes de romperse. Es decir, no llegó a romperse. Al menos, eso piensa (o desea) él.

Como es habitual, al jugador se le practicará mañana una ecografía para conocer el alcance de la lesión. Como es sabido, para que los resultados de la prueba sean los más exactos posible hay que esperar 48 horas después de la lesión para realizarla.

Lo que hace que las expectativas no sean del todo negativas y pueda esquivarse la posible rotura fibrilar son las sensaciones del jugador al poco de entrar en el banquillo minutos después de pedir el cambio. De entrada, aseguró que no se produjo un pinchazo y que no fue en una acción en solitario sino que las molestias le comenzaron a acrecentar a raíz de un golpe con un contrario en un lance de juego.

Al parecer, Salvi fue derribado en una acción y una vez ya en el suelo recibió el impacto de una patada en la zona del gemelo. El jugador sanluqueño siguió jugando pero notaba como se le endurecía el gemelo y optó por pedir el cambio para evitar mayores y ante la posible rotura que podría sentir de seguir forzando.

Mañana se resolverá el enigma. En el caso de que no haya rotura y se quede en un golpe, Salvi podría estar en Huesca este sábado.