José Mari, en un entrenamiento con el Cádiz CF, ha firmado por el San Fernando.
José Mari, en un entrenamiento con el Cádiz CF, ha firmado por el San Fernando.

Cádiz CF

“Lo que plantea Jose Mari es absurdo, la cláusula de rescisión indemniza al club no al jugador”

Agustín Amorós, abogado deportivo, aclara que "un futbolista no puede agarrarse a su cláusula para exigir una indemnización, no tiene sentido"

Por  18:51 h.

A vueltas con el ‘caso Jose Mari’ por el que el jugador ha pasado de pedir 6 millones de euros a 25.000 como indemnización por la rescisión de su contrato con el Cádiz CF, la realidad jurídica de todo el asunto, más allá de manipulaciones e intereses, radica en lo que la ley establece en torno a las mal llamadas ‘cláusulas de rescisión’, famosas en el fútbol y a la que el exdelantero del Cádiz B se agarra para ser indemnizado por el club.

El abogado y experto en derecho deportivo Agustín Amorós ha querido explicar la realidad del caso. Sin ser abogado de ninguna de las dos partes, club y jugador, el letrado reconoce a las primeras de cambio que lo que plantean los abogados de Jose Mari “es un absurdo jurídico porque las cláusulas de rescisión están pensadas para compensar al club si el futbolista quiere marcharse de un equipo antes de cumplir su contrato”, ha apuntado el letrado en los micrófonos de Deportes Cope Cádiz.

Al ser preguntado sobre el porqué de cantidades tan altas en el mundo del fútbol en las cláusulas de rescisión (en el caso de Jose Mari 6 millones de euros), Amorós destaca que “tienen sentido ya que las cláusulas de rescisión son cantidades que exceden las retribuciones del futbolista. Éstas contemplan los perjuicios que un club de fútbol puede sufrir al dejar de contar con un futbolista, más aún si se trata de jugadores jóvenes y en progresión”.

Jose Mari no puede invocar a su cláusula como indemnización

Asimismo, el abogado deportivo aclara que “las cláusulas de rescisión hacen referencia al valor que tiene que pagar un futbolista para liberarse de un contrato”. Y en este sentido es contundente al referirse a las intenciones del exdelantero amarillo Jose Mari: “No tiene sentido que un jugador invoque a una cláusula de rescisión como indemnización por rescindir un contrato. Es desobirtante que haya valores que excedan mucho las retribuciones de un jugador”.

Una vez explicado que además de lo surrealista de lo que pide el jugador isleño, no tiene sentido alguno que se agarre a su cláusula, Agustín Amorós explica abiertamente cual debe ser la indemnización que el Cádiz CF debe pagar el futbolista. “La ley establece como mínimo dos mensualidades de retribuciones periódicas multiplicados por el número de años que se ha prestado el servicio del club, hasta un máximo que sería las retribuciones que el jugador ha dejado de percibir. Muchas veces también se tiene en cuenta si el jugador ha sido contratado por otro club en ese periodo en el que ha dejado de cobrar y entonces se minimiza la indemnización. Todo ello lo puede estipular un juez”.

De ahí que para el letrado experto en derecho deportivo lo aconsejable para el club pero sobre todo para el propio futbolista sea llegar a un acuerdo sin pisar el juzgado. “Con una pretensión alta hay que valorar hasta que punto se quiere llegar, de ahí que no me parezca razonable lo que exige Jose Mari. Lo lógico sería por el bien de todos es que se llegara a un acuerdo de conciliación porque incluso al jugador le beneficiará y así no se le vea como conflictivo en otros clubes. Si tiene una carrera deportiva y la puede seguir desarrollando es lo mejor sin duda”, concluye.