Un aficionado del Cádiz CF durante el encuentro ante el Córdoba.
Un aficionado del Cádiz CF durante el encuentro ante el Córdoba.

Cádiz CF

¿Por qué le cuesta tanto ganar al Cádiz CF?

Cinco motivos por los que el once amarillo tan solo ha ganado un partido de los últimos nueve

Por  10:00 h.

Al Cádiz CF le está costando la vida ganar un partido. Cierto es que los empates que está consiguiendo le ha hecho mantenerse en los puestos de ‘play off’ de ascenso a falta de tres jornadas para el final de Liga. De hecho, basta ver los resultados de los últimos nueve partidos del conjunto gaditano para confirmar que la victoria está muy cara en este tramo final liguero. Sola una victoria en los últimos nueve encuentros es una señal evidente de lo complicado que se le está haciendo al Cádiz CF imponer su ley.

Los de Cervera no son lo que eran. Aunque es verdad que sus rivales en la fase de ascenso también han frenado y les cuesta un mundo ganar partidos, parece evidente que el juego del equipo cadista no está siendo tan fluido como en la primera vuelta. Todo es más complicado ahora. Hasta cinco motivos se pueden encontrar para entender esta pelea con el triunfo.

1.La sequía goleadora de Ortuño

Dos goles en nueve partidos. Eso sí, un golazo que dio la vida cuando más se necesitaba en Huesca y otro que sirvió para empatar el tanto tempranero del Lugo. Ortuño marcó en Huesca su último gol con el Cádiz CF y anda metido en una crisis con el gol que le está pasando factura a un equipo que vivió en la primera vuelta de la faceta rematadora de Ortuño.

Los goles del yeclano han sido fundamentales para que ahora mismo el Cádiz CF se encuentre luchando por una plaza en el ‘play off’ y sin su aportación goleadora el deseado objetivo será más difícil de conseguir. Puede que la ausencia de Rubén Cruz en el once le haga trabajar más y no estar tan fresco como antes para dedicarse al gol. Puede que no esté tan inspirado como antes. Puede que haya perdido olfato. Puede que ya no llegue al momento exacto en el instante adecuado. Puede ocurrir muchas cosas, pero lo que es seguro es que este Cádiz CF no puede ascender sin la mejor versión de su hombre gol. Ortuño tiene que volver. Y tiene que volver ya.

2.El empate vale más y se juega menos

No es ningún secreto que muchos equipos dan por bueno un empate con tal de seguir sumando en estos momentos tan delicados de la Liga. Una prueba es ver el conformismo con el que salió el Córdoba o los minutos finales en son de paz que se suelen jugar en muchos campos de Segunda una vez que se llega al último cuarto de hora del duelo y el empate campa en el marcador.

Le ha pasado al Cádiz CF y le pasa a sus rivales. Para colmo, la alegría del comienzo del partido, la valentía con la que se busca el gol es mucho menos a medida que avanza el partido y el final se acerca. Es entonces cuando aparece el conservadurismo, el querer guardar la ropa y el no perder lo conseguido.

Aunque parezca poco, lo cierto es que un punto se valora muchísimo en estos momentos. Que se lo pregunten al Cádiz CF después de sus empates en Huesca o Zaragoza.

3.Fallos de cara a gol

La crisis goleadora por la que pasa Ortuño está coincidiendo, para colmo, por la mala racha de sus compañeros y los fallos de cara a puerta que los segundas líneas están cometiendo. Los fallos en el remate de Salvi, el dubitativo momento por el que pasa Álvaro García o las puntuales ocasiones desperdiciadas, como la de Garrido ayer, están pesando mucho en un equipo que, para más inri, se encuentra con su goleador en mitad de una depresión goleadora.

4.Errores puntuales en defensa

Otro aspecto que debe vigilar el Cádiz CF es los errores puntuales que están costando goles. Sangrante fue el gol de Ángel en Zaragoza poco antes del descanso. El fallo de concentración para defender una falta que nunca debió ser sacada con tanta libertad por el conjunto maño costó tener que remar contracorriente en la segunda parte para empatar el encuentro.

Tampoco es que se defendiera muy bien el gol que costó el empate ante el Córdoba el pasado sábado. Un saque de banda en el que el balón coge velocidad por el levante botó en el área local sin que ninguno de los defensas pudiera evitar un bote que le llegó a Alfaro, que libre de marca empalmó a la red.

Pudo ser peor hace dos semanas ante el Nàstic de Tarragona, contra el que también se empató pero contra el que se pudo perder si Emaná llega a estar más acertado en un mano a mano que tuvo en el descuento ante Cifuentes tras una pérdida de balón intolerable de Sankaré.

5.Llevar la iniciativa en Carranza cuesta

De sobra es conocido que a este Cádiz CF le cuesta el doble imponer su ley si tiene que llevar la iniciativa del partido. Para el recuerdo queda ya aquello de que Cervera no tenía plan B para cuando el equipo empezaba perdiendo. Sin embargo, el conjunto gaditano ha demostrado saber sobreponerse a esos reveses que da la competición. Pero esto no quiere decir que al Cádiz CF se le dé bien hacerlo.

El Cádiz CF no gana en Carranza desde marzo. Cuatro empates y una derrota son los números que ha conseguido en su estadio. Entre otras cosas, porque los rivales ya no le conceden al once amarillo ese papel de víctima. A los de Cervera le han tomado la matrícula desde hace tiempo y ahora todos ellos esperan al Cádiz CF en su campo, le dan el balón y esperan el fallo para sorprender a la contra. En definitiva. le están pagando como su misma medicina y eso no lo lleva bien un Cádiz CF que juega mucho más cómodo con espacios y a la contra.