Jandro y varios jugadores del Cádiz CF ante la Balona
Jandro y varios jugadores del Cádiz CF ante la Balona

Cádiz CF

Las razones de la ruleta rusa del Cádiz CF

Ausencia de competitividad, bajo nivel de jugadores, debilidad atrás e inexistente oficio; algunas explicaciones del bajón del equipo cadista

Por  14:10 h.

Perdidos y sin rumbo. ¿Cómo es posible que el Cádiz CF sea capaz de sumar cuatro victorias consecutivas, con gotas de un juego brillante, a caer derrotado de forma estrepitosa con dos rivales de la zona baja? Increíble.

Este Cádiz CF es capaz de lo mejor (Melilla, Linares, Murcia) y lo peor (Betis B y Balona dos veces, UCAM, San Roque de Lepe en Carranza…etc). Pensar en partidos buenos y completos del conjunto cadista es difícil, encontrar los malos es relativamente fácil, son demasiados.

Y así pensar que esta temporada se va a conseguir el ascenso parece una auténtica quimera. Sobre todo por la ausencia de fiabilidad, algo clave para equipos que en el momento decisivo tienen que dar el do de pecho y no cometer los errores que este equipo está cometiendo. Pero, insistimos en la pregunta: ¿Qué ha pasado para ver dos caras del Cádiz CF tan opuestas en menos de dos semanas?

1. La primera explicación sería sencilla a la vez que sorprendente: el mejor jugador amarillo está lesionado. Desde que Salvi se rompiera ante el Linares, el equipo ha perdido y su juego se ha desvanecido. Aún así que todo un Cádiz CF dependa de un solo jugador parece sonrojante a la vez que inaudito, más aún cuando se trata de un futbolista de banda.

2. Otra respuesta podría ser la falta de gol en los últimos dos choques. Aunque se han marcado tres tantos, las ocasiones erradas han sido más de la cuenta sobre todo ante el Betis B, en el que el Cádiz CF tuvo hasta tres lanzamientos a la madera. Frente a la Balona no se tuvieron tantas pero si más de una llegada que no generó peligro.

3. Alarmante debilidad defensiva. “No puede ser que un gol nos haga tanto daño”. Palabras de Claudio tras la derrota en La Línea y no le falta razón. El equipo se ha puesto por delante en muchos partidos y ha sufrido una enormidad cuando ha encajado un tanto. El primero en Sevilla mata al equipo y tras el empate de la Balona, los amarillos desaparecen. A ello hay que añadir que se está fallando atrás de forma preocupante con errores individuales desastrosos.

4. No hay centro del campo. Y por ende el equipo está partido y con transiciones muy lentas. Los rivales se plantan en la frontal del área de Cifuentes sin dificultad, o llegan a línea de fondo por banda rápidamente. Por contra, al Cádiz CF le cuesta mover la pelota en la mitad del campo. David Sánchez se ha esfumado, Nana no era para tanto y Abel Gómez aparece y desaparece.

5. Veteranía sí, oficio ninguno. Ni dos minutos le duró la ventaja al Cádiz CF en La Línea. El equipo no supo parar le partido, como en tantos otros donde perdió la ventaja. En Sevilla, un conjunto de juveniles hizo con los amarillos lo que les dio la gana. El club ha vendido una moto de la experiencia que no se está viendo por ningún sitio.

6. Capacidad física. Ya se puso en solfa que un conjunto tan veterano podía sufrir en el apartado físico, y así está siendo. El equipo no termina entero los partidos y ante dos rivales que si algo tienen es velocidad, los de Claudio las han pasado canutas.

7. Nivel pésimo de muchos jugadores. Juanjo, Andrés, Pavez, Aridane, Servando, David, Abel, Nana, Carlos Calvo, Jandro, Machado y Despotovic. Poquitos se salvan de una lista que parece interminable. Los nuevos no han mejorado a los que se han ido, y los que ya estaban van a peor. Solo el ataque con Güiza, Lolo Plá, Álvaro García y Salvi  se salva de la quema.

8. Pérdida de competitividad. El equipo ha dejado de ser combativo y por tanto competitivo. No se puede perder dos semanas seguidas ante rivales de abajo y no reaccionar. Un conjunto que quiere ascender debe reponerse ante la adversidad y el Cádiz CF ha sido incapaz al menos de sacar un punto de estas dos jornadas.

9. La historia se repite. Tres victorias consecutivas nada más comenzar 2016, derrota ante el Granada B y casi destitución de Claudio. Ahora caso parecido, cuatro victorias seguidas y dos derrotas después.

10. Claudio Barragán. Por más que el técnico haya mirado tanto a los jugadores en las dos últimas derrotas, él tiene gran parte de culpa al ser el director de la nave. Bien es cierto que no se ha ganado más por errores de sus jugadores que los suyos propios, pero él ha dado el visto bueno a las llegadas y salidas del mercado invernal, y ante la Balona se equivoca con los cambios, cosa que él mismo reconoce.