Claudio, en un entrenamiento en El Rosal.
Claudio, en un entrenamiento en El Rosal.

Cádiz CF

Las opciones cortejan a Claudio

El técnico del Cádiz CF medita la inclusión del 4-3-3 en sus alineaciones

Por  21:20 h.

Afortunadamente, el Cádiz CF está cambiando su panorama. Más que por la distancia que le sigue sacando el líder Murcia (cinco puntos), por el nivel de juego y la buena racha de resultados obtenidas desde que el equipo ha vuelto de las vacaciones de Navidad, la mejor desde el comienzo de la temporada. Tres victorias consecutivas ha hecho posible que el Cádiz CF sea en estos momentos el segundo clasificado.

El caso es que no es casual que esta buena dinámica de resultados haya llegado justo cuando ha abierto el mercado invernal con el que el Cádiz CF está transformando notablemente su plantilla. A Jorge Cordero, idolatrado por muchos pese al poco éxito obtenido, se le está corrigiendo ahora una serie de jugadores con los que contó para hacer de este Cádiz CF un equipo similar al que terminó liderando con facilidad el grupo IV la temporada pasada.

Dicho eso, a Claudio se le está juntando ahora varias buenas noticias. La primera, por encima de todas, no es más que la constatación de que los jugadores veteranos que han llegado recientemente están aportando, precisamente, lo que tienen que aportar. Experiencia, calidad y empaque para el equipo.

De la misma forma, la llegada de David Sánchez a una posición en la que ya estaba Abel Gómez ha abierto una serie de posibilidades que si aún Claudio no ha explorado, seguramente será porque ahora mismo los resultados están llegando y no es momento de cambiar nada. Más allá de sus ya clásicos retoques en las alineaciones.

¿Un 4-3-3?

Desde hace varios años, el sistema con el que prácticamente todos los entrenadores que han pasado por el banquillo del Cádiz CF han jugado no es otro que con el 4-2-3-1, a excepción el año pasado de algunas jornadas en las que Claudio –y antes Antonio Calderón hasta que se dio cuenta– empeñaba en atascar su juego con el 4-4-2 para que Jona y Airam sonriesen en detrimento del juego. ¡Ay, como duele aún esa alineación ante el Oviedo en Carranza en el que se pudo apuntalar el ascenso y se fue para siempre!

Salvada esa excepción, Claudio ha vuelto mayoritariamente este año al 4-2-3-1 con Güiza como referente. No obstante, el hecho de que Lolo Plá se encuentre en un excepcional estado de forma le ha vuelto a hacer cambiar el dibujo de su equipo para llevarlo a un 4-4-2 en el que el delantero emeritense juega algo más retrasado para dotar de equilibrio a un centro del campo que ha perdido al bregador Garrido en beneficio del fútbol que aporta David Sánchez.

Precisamente, la figura de Garrido, defenestrada en las últimas jornadas por Claudio, podría renacer en el caso de que el entrenador valenciano no diese en lo que queda de mercado invernal con un jugador de sus características. De momento, lo más parecido sería el central Migue Gozález, aunque si no sale el vasco, el trivote entre el ex del Barakaldo como escoba, junto a Abel y David Sánchez sería una opción muy válida. Arriba, Jandro, Güiza y Lolo Plá o Salvi apuntalarían un once temible.