Airam controla un balón durante un entrenamiento en El Rosal
Airam controla un balón durante un entrenamiento en El Rosal

Cádiz CF

La situación de Airam, en punto muerto

El delantero canario sigue buscando acomodo en Segunda y el Cádiz no lo descarta, aunque el representante del jugador no tiene noticias del club

Por  8:27 h.

La situación del delantero canario Airam Cabrera va camino de convertirse en el culebrón del verano. El que fuera delantero del Cádiz las dos últimas temporadas sigue con su intención de buscar acomodo en Segunda división, tal y como se apuntó hace unos días, cuando desde el club se dijo en un primer momento que no seguiría de amarillo la próxima temporada.
Airam, por contra, manifestó que su salida de la entidad no había sido la más deseada, por cuanto al canario no le habían gustado las formas en las que se habían resuelto las cosas.

Sus palabras hicieron eco en el seno del club, y poco después de que Vizcaíno señalara que su futuro no seguiría en el Cádiz, fue el director deportivo, Jorge Cordero, quien comentó que el atacante no estaba descartado y que, en caso de que no se cumpliera su deseo de jugar el año que viene en Segunda, se estudiaría la posibilidad de que renovase su compromiso con el club de la Tacita de Plata.

Cordero dijo que había hablado con el jugador y ese había sido el deseo que le había expresado, por lo que la situación pasaba a situarse en un compás de espera, tensada por el hecho de que el club necesita fichar a dos delanteros tras las marchas, además de la de Airam, de Juan Villar al Valladolid y Jona al Albacete. Los días pasan y el Cádiz sigue huérfano de arietes que ofrezcan garantías, pero el ‘caso Airam’ sigue sin aclararse.

El último episodio lo protagonizó ayer su reprensentante, Eduardo Llanos, quien realizó unas declaraciones para El Desmarque en las que señalaba que desconocía el interés del Cádiz porque Airam siga entre sus filas.

«Cordero no me ha llamado y me extraña que diga que no lo descarta, porque parecía claro que allí no iba a seguir», comentaba su agente, abriendo un nuevo capítulo de una historia que, cuanto más tiempo pasa, más parece enredarse. Entre tanto, el futuro de Airam sigue en el aire.