Santamaría y Migue, suplentes este año con Cervera, antes de un encuentro en Carranza.
Santamaría y Migue, suplentes este año con Cervera, antes de un encuentro en Carranza.

Cádiz CF

La reserva, una línea a reforzar

Juan Carlos Cordero busca aumentar la competencia del equipo desde el banquillo

Por  20:41 h.

No es noticia decir que en el Cádiz CF no está habiendo prisas en el mercado de fichajes. Una vez despejadas las dudas sobre quiénes son los clubes con más potencial económico, a la entidad cadista no le queda otra que esperar a que estos otros se sigan gastando lo presupuestado para que cuando vengan las grandes oportunidades (descartes de Primera) las arcas estén aún disponibles para afrontar el pago de un futbolista contrastado.

Sin duda, contar a la espalda con una plantilla que presenta garantías es un elemento fundamental para que Juan Carlos Cordero y Quique Pina puedan estar llevando a cabo una política de fichajes que tiene algo impaciente al ilusionado aficionado cadista.

A pocos días del comienzo de los entrenamientos, Cervera sigue sin tener a esos jugadores llamados a mejorar la plantilla, sin duda, una ardua tarea tras las marchas de Alfredo Ortuño y Ager Aketxe, jugadores claves en la consecución del ‘play off’ de ascenso. Tan solo la llegada del mali Moha Traoré procedente del Córdoba ha sido la única noticia confirmada que le ha llegado a un entrenador que está en permanente contacto con su dirección deportiva.

Pero ni la dirección deportiva ni el cuerpo técnico tienen demasiada prisa a juzgar por los pocos movimientos. Se da por hecho que no se revolucionará el equipo después de una temporada brillante y que solo llegarán al alrededor de siete fichajes.

Además, Cordero está trabajando en la sombra aunque sus resultados no estén cristalizando en este comienzo de verano. El director deportivo tiene varias negociaciones avanzadas y tan solo se encuentra a un paso de ejecutarlas, pero el caso es que se quiere hilar tan fino en las pocas contrataciones que se harán que no se quiere precipitar por mucho que los demás equipos estén fichando a marchas forzadas.

Y es que la situación de unos y otros no es la misma que la del Cádiz CF. Así, clubes como Alcorcón y Córdoba –que ya llevan más de diez fichajes por barba– no olvidan lo mal que lo han pasado el curso anterior y se enmiendan en arreglar las cosas cuanto antes con una limpia de un vestuario que casi les lleva a Segunda División B. Algo parecido pasa con los clubes recién descendidos, a excepción del Sporting del Gijón, que no ha fichado aún salvo a su entrenador, el ex del Valladolid Paco Herrera.

Seguros como están en el Cádiz CF del rendimiento de los que en estos momentos forman parte del patrimonio del club, Cordero trabaja en tratar de ponerle las cosas difíciles a los que se pueden considerar titulares indiscutibles así como buscar refuerzos para mejorar las demarcaciones que este año no han estado a la altura cuando le ha tocado.

Eddy y Nico

Los casos más claros y con los que se estudiará una salida beneficiosa para todos son los de Eddy Silvestre y Nico Hidalgo, dos jugadores que han tenido cantidad de oportunidades para poder sobresalir y no lo han conseguido. Ambos tienen contrato en vigor y en estos momentos suponen un pequeño problema para un entrenador que no tuvo otra que ir perdiendo la confianza en ellos de manera muy paulatina.

A Nico Hidalgo se le compró a la Juve el pasado mes de marzo para tenerlo en propiedad hasta junio de 2019. El extremo diestro es una apuesta de Pina y aunque se sigue confiando en él (de lo contrario no se le hubiera firmado) es más que probable que se le busque una cesión para contar con más minutos, clave en su desarrollo como futbolista.

Más complicado es el caso de Eddy Silvestre, un mediocentro que nunca ha estado a la altura de un equipo explosivo, correoso y pasional como el de Cervera. Al de Roquetas le queda un año de contrato y siempre ha sido de la cuerda de Pina, pero no termina de explotar en sus últimos equipos. Sin duda, Cordero busca un mediocentro de su porte pero que sume más de lo que lo ha hecho un jugador al que se le abriría las puertas del club en el más que probable caso que llegue un centrocampista de su perfil, que se está buscando.

A la marcha de Luis Ruiz, el Cádiz CF ha respondido con el retorno de Tomás Sánchez, al que el club le ha renovado dos años más. En el otro lateral, aún se está a la espera de que Cordero le traiga competencia a Iván Malón. Sin salir de la defensa, se busca también un sustituto de Migue González, que abandonó el club tras contribuir al ascenso en Alicante y cubrir una temporada en Segunda formando parte de la reserva.

La idea de Juan Carlos Cordero no es otra que aprovechar estas marchas para reforzar a la plantilla con la llegada de jugadores que le puedan discutir la titularidad a hombres como Sankaré, Salvi, José Mari, Garrido o Carpio.

Las cuentas son claras. Cordero debe traer, o al menos buscar con insistencia, a tres jugadores que vengan a cumplir el papel de Nico Hidalgo, Eddy Silvestre y Migue González. Una vez reforzada estas demarcaciones, no se puede olvidar la contratación de esas zonas del campo donde se parte el bacalao: la delantera y la mediapunta. David Barral está muy próximo a hacerse oficial. Pero con el isleño en el Cádiz CF, habría que seguir apuntalando la delantera.