Javier Manzano, junto a Álvaro Cervera en Jumilla.
Javier Manzano, junto a Álvaro Cervera en Jumilla.

Cádiz CF

La resaca de Claudio, se come el efecto Cervera

El Cádiz sigue sin reaccionar, cometiendo errores, aunque encara dos jornadas liberado, para mejorar y alimentar la fe para para la fase de ascenso

Por  12:59 h.

Nada de nada, absolutamente nada. El Cádiz CF de Álvaro Cervera es idéntico al de Claudio Barragán. Mismos errores, misma dinámica y similares resultados. El tópico de ‘a entrenador nuevo, victoria segura’ ha sido destrozado en la parroquia amarilla, porque el cambio en el banquillo cadista no ha supuesto ni un ápice de reacción en el equipo.

El efecto Cervera se ha esfumado por la resaca dejada por Claudio Barragán, un equipo que sigue totalmente perdido y que no juega a nada.

Diez motivos para intentar entender el porqué de un Cádiz que sigue dando tumbos y que, a pesar de todo, se ha clasificado para el ‘play off’ gracias a La Hoya Lorca. Esto, sin duda, es la mejor noticia de la jornada y puede suponer un alivio importante en los dos partidos restantes que deben atisbar las ideas de Cervera en el campo.

1. El equipo no sabe cómo ganar

Decía Álvaro Cervera que lo más importante de la visita a Jumilla era conseguir los tres puntos por encima incluso de lo que podía suponer en la clasificación. No se cumplió, seis semanas sin conocer el triunfo son muchísimas para un aspirante al ascenso. Los jugadores daban ayer hasta por bueno el punto.

2. Falta de ideas en el medio

Cervera cambiaba una de las piezas en el centro del campo en Jumilla. Daba entrada como se preveía a Isaac Nana por Abel Gómez. El cambio no fue a mejor ya que el ghanés no se impuso ni siquiera en el poderío físico que se le presupone y perdió una cantidad enorme de balones. El equipo estaba por momentos roto y metía miedo arriba a base de arreones muy puntuales.

3. Incertidumbre en la defensa

El Cádiz de Cervera sigue dando muchas facilidades a los rivales en la zaga. El Jumilla creó peligro en balones parados ejecutados por Perona en los que en más de una ocasión algún rival remataba solo. Curiosamente, la primera idea del técnico era cerrar la defensa, y aunque ayer consiguió dejar la portería a cero, el equipo sigue siendo muy endeble atrás. 

4. Bloqueo mental

Hay jugadores que son una sombra de lo que eran hasta hace poco, mientras que otros siguen sin dar luz a este equipo. Lolo Plá se ha disuelto con la mala racha del equipo, Álvaro García va por el mismo camino, aunque sigue dando algo diferente cada vez que toca la pelota. David Sánchez no se impone en la medular y no crea peligro a balón parado, su especialidad.

5. Escasez de ocasiones

Este Cádiz crea menos ocasiones que el de Claudio. En Jumilla no hubo más de dos tiros a puerta en todo el partido y creó poco peligro en el área. Problema enorme para un conjunto que para marcar necesita tener al menos tres claras.

6. La esperanza de Carlos Calvo

El madrileño volvía a ser titular tras muchas semanas fuera del equipo. Y aunque no era el mejor partido para sus características, no se le vio mal del todo, teniendo la pelota e intentando encarar cada vez que podía. Hay que darle minutos, hay que darle partidos para que vaya a más. Tiene síntomas de jugador importante pero entrando y saliendo del equipo es imposible que coja una mínima regularidad.

7. Dani Güiza, tocado y enfadado

No está al 100% el delantero jerezano y eso se nota. El ariete no jugó ante el Mérida aunque si lo hizo frente al Jumilla. Es indiscutible que se entrega en el campo pero su físico, como toda la temporada, le merma. Tocado en el cuerpo y en la mente, pues se notó a leguas que no le gustó nada ser sustituido al comienzo de la segunda parte. Su cara, el reflejo de un enfado importante con Cervera. Esté como esté, sigue siendo el jugador franquicia del Cádiz.

8. A la espera de Salvi

Un mes sin jugar es mucho para un futbolista eléctrico, de sensaciones y rapidez como el sanluqueño Salvi. Está jugando poco a poco y ayer en Jumilla se le vio algo cuando pudo entrar en juego. Es importante que recupere la chispa que tenía antes de la lesión, su participación se antoja clave en el ‘play off’.

9. Partido para reivindicarse

El choque frente al UCAM deja de tener tintes de final para los amarillos. Clasificados ya para la fase de ascenso, los de Cervera deben afrontar el duelo para reivindicarse ante el líder y mejor conjunto del grupo. Esa liberación debe ser clave para ver la mejor versión amarilla.

10. Dos jornadas para la fe con Cervera

Gracias a La Hoya Lorca, los jugadores pueden respirar tranquilos. Se han quitado la losa de la clasificación, y aunque jugarán el ‘play off’ muy lejos del primer objetivo, el campeonato, estos dos últimos partidos deben servir para mejorar, progresar y que se vean cosas del estilo del nuevo entrenador. Dos jornadas para alimentar la fe, y sobre todo volver a ganar de cara una fase de acenso que está a la vuelta de la esquina.