Manuel Vizcaíno y Quique Pina, ante los reporteros gráficos.
Manuel Vizcaíno y Quique Pina, ante los reporteros gráficos.

Cádiz CF

La llamada que frenó la guerra

Vizcaíno telefoneó a Pina para acercar posturas y entregarle la firma esta semana

Por  20:00 h.

La guerra interna que se cuece en el Cádiz CF desde mediados de julio parece tocar a su fin. Las circunstancias obligan. Porque aunque Manuel Vizcaíno tenga la potestad para poder firmar jugadores, lo cierto es que desde que se enfadó con su socio por un ‘échame aquí una firmita’ el Cádiz CF anda bloqueado. Que no es lo mismo que parado. Como prueba de ello, la dirección deportiva que capitanea Quique Pina y representa Juan Carlos Cordero no ha parado de mandar informes sobre jugadores al máximo mandatario del club, que era quien se tenía que encargar de negociar los contratos. Algo que, por lo que se ha podido ver, no ha terminado de realizar ya que por no firmar no ha firmado ni al brasileno nacionalizado holandés Lucas Bijker que lleva algo más de una semana entrenando a las órdenes de Álvaro Cervera. Asñi pues, el presidente del Cádiz CF y su consejero delegado volverán a verse las caras para reconducir una situación que ya alarmaba

De hecho, y mientras se aclara o no el entuerto que ha provocado la falta de la firma de Vizcaíno para que Pina pueda hacer y deshacer a su antojo en cuanto aspectos deportivos se trata, sobre la mesa del presidente del Cádiz CF hay hasta seis nombres de jugadores con los que Juan Carlos Cordero ya ha llegado a un acuerdo para pasar a formar parte de la plantilla del Cádiz CF en cuanto Vizcaíno dé la orden. Y ésta, no ha llegado aún. Pero todo indica, sino hay otra ‘espantá’ del sevillano a última hora, que llegará en cuanto comience la semana que se avecina. Por tanto, en cuanto esto ocurra los Correa, Álex Fernández, Lucas y tres más desfilarán en pocas horas por el estadio Carranza mientras posan de amarillo.

Qué ha pasado

El caso es que para que Manuel Vizcaíno haya decidido, en un principio, dar su brazo a torcer se ha tenido que dar un movimiento agresivo de Pina, que cada vez que salen a la luz sus argumentos tiemblan sus enemigos. Porque el murciano, cansado de la situación y harto de esperar lo que él entiende que le pertenece, decidió mandar un recado con el que amenazaba con retratar a su socio y dar su versión de los hechos del conflicto.

Por este motivo, Pina aseguraba a sus más allegados –para que estos lo filtrasen a los medios– que estaba preparando una rueda de prensa con la que desarmar a Vizcaíno. Además, también se sacaba a luz los acuerdos pretéritos a los que ambos se habían comprometido hace un año e incluso desde la creación de Locos por el Balón. Sin embargo, Vizcaíno se ha hecho fuerte en el club. Reforzado por un ascenso que se lo curró solito, el sevillano ha querido ensanchar sus dominios en un club al que llegó gracias a Pina, que no entiende esta reacción del que antes era su amigo.

Felizmente para el Cádiz CF, las cosas han cambiado en los últimos días y ambos socios volverán a entenderse por el bien de lo que tienen entre manos, un equipo, un negocio, un proyecto y un deseo: seguir creciendo, seguir ganando. Lógico.

Puede que las informaciones en las que Quique Pina dejaba claro que pasaría al ataque hayan hecho cambiar de opinión y decisión a Manuel Vizcaíno, que al poco de publicarse las ideas del murciano lo telefoneó para acordar un entendimiento que no se dio en Murcia cuando todo hacía pensar que así sería. Porque el sevillano, un día después de sellar el acuerdo verbal con Pina, se negó a ponerlo negro sobre blanco y en presencia de un notario.

De aquello ya ha pasado una semana y media y por lo que se ve, Vizcaíno cederá en sus pretensiones y le entregará la firma deportiva a su socio, que le permitirá seguir siendo presidente de la entidad, como mínimo, un año más.

Obviamente, la rueda de prensa en la que Pina echaría mucho más leña al fuego, de momento, ha pasado a mejor vida. El murciano, ante el cambio de actitud de su socio, ha preferido seguir anclado en el mutismo y desea creer que finalmente Vizcaíno habrá razonado ya que los acuerdos a los que llegaron hablan por sí solos.

Una vez que el traspaso de la firma pase a ser mancomunada, el consejo de administración que maneja Vizcaíno dará el visto bueno a este operación y será entonces cuando se tocarán otros temas donde, con toda seguridad, volverán a saltar chispas como puede ser el apartado de la ampliación de capital o el desenlace del ‘caso Sinergy’.