Antonio Calderón, durante el partido en Carranza ante La Hota Lorca de la pasada campaña.
Antonio Calderón, durante el partido en Carranza ante La Hota Lorca de la pasada campaña.

Cádiz CF

La Hoya Lorca no aprovechó el curso pasado un Carranza enrarecido

Calderón y los suyos superaron el clima de una afición que ya entonces puso al entrenador en el disparadero

Por  12:13 h.

Cierto es que apenas se llevaban seis jornadas de Liga, tan cierto como que a Antonio Calderón ya le estaban moviendo la silla. El Cádiz, el Cádiz CF de Antonio Calderón, iba clasificado en duodécima posición a cinco puntos del líder, el UCAM Murcia. Un equipo universitario, el murciano, que precisamente le acababa de endosar un 1-0 en la jornada anterior dejando el Cádiz CF una de las peores imágenes que se dieron bajo el mandato del entrenador gaditano.

Las cosas comenzaron de forma muy irregular para aquel Cádiz CF, que empezó la Liga ganando en casa al Betis B, luego empataría en Jaén. El ambiente de Carranza estaba tranquilo hasta que llegó la tercera jornada. Llegaba a Carranza La Roda, equipo humilde con el que el Cádiz CF apenas pudo pasar del empate sin goles. Primeros pitos en una hinchada que poco antes del verano anterior había llevado en volandas al equipo comandado por Calderón y que cayó a las primeras de cambio del ‘play off’ en Hospitalet.

Cuarta jornada. Empate ‘in extremis’ (con gol de Airam) en Marbella. Partido televisado, pobre imagen y Carranza, otra vez, con la mosca detrás de la oreja. Más se enrarecería aún el ambiente de Carranza la siguiente jornada, la quinta, coincidiendo con el partido ante el Granada B que el filial nazarí acabó empatando en el descuento. Más pitos. Calderón acababa de acceder al patíbulo de un banquillo en el que nunca llegó a estar tranquilo en aquella temporada, la 2014/15, la pasada.

Nueva salida y más curvas. Otro partido televisado y otra pésima imagen, si cabe peor. Primera derrota en Liga y con Airam sacando córners. Las críticas se multiplican con esa derrota ante el UCAM Murcia, que comenzaría su escalada en el liderato (del que le sacó más tarde el Cádiz CF de Claudio) y Carranza espera su equipo, y sobre todo a su entrenador, con la escopeta cargada.

Era la séptima jornada y el ambiente de Carranza puede asimilarse mucho al que le esperará a Claudio este sábado ante La Hoya Lorca, mismo rival que llegó en aquella jornada en Carranza. Para colmo llegaba La Hoya Lorca, que en la tabla estaba un puesto por encima del Cádiz CF (undécimo) y con un punto más. Hugo Rodríguez era su estrella en ese momento, pero lo cierto es que el brócoli mecánico no estaba para mucho más. De hecho, pronto el Cádiz CF dio buena cuenta de él con un 2-0 con goles de Jona (en el 42′) y Juan Villar (en el 52′). Dos goles que tranquilizaron a una afición que durante la primera mitad no dudó, parte de ella, en pedir la dimisión de Calderón.

En aquella ocasión, La Hoya Lorca, pese a llegar por delante del Cádiz CF, no ofreció apenas resistencia. Esta sábado todo parece distinto a pesar de que los murcianos están por detrás del Cádiz CF pero en mucho mejor momento que el curso pasado. La Hoya Lorca es sexta, a siete puntos del Cádiz CF, pero con un equipo que aspira a no pasar los malos momentos que pasó el año pasado, en el que casi pierde la categoría.

La trayectoria hasta la destitución de Calderón

Aquella victoria, Antonio Calderón pudo con un ambiente que se fue volviendo más hostil jornadas después. Tras ganar a La Hoya Lorca, el Cádiz CF empató en Melilla (1-1) y volvió a Carranza para ganar, remontando y de milagro con un gol de Migue García, al Cacereño. Precisamente, en un partido en el que el segundo de Calderón, Chico, se enfrentó a un aficionado de tribuna que no paró de criticar la labor del entrenador gaditano durante todo el partido. A esa victoria le siguió otra, contundente y seria, en la ciudad deportiva del Sevilla ante el filial hispalense. Y una tercera, en Carranza, ante el San Roque de Lepe por 4-0.

Tras esas tres victorias consecutivas, parecía Calderón haber recuperado la armonía, pero nada más lejos de la realidad. En la jornada 12 el Cádiz CF empata en los Juegos Mediterráneos ante el Almería B (1-1) mientras el UCAM seguía primero con cinco puntos de ventaja, la verdadera losa de Calderón más allá del juego del equipo. Llega la décimo-tercera jornada y, con ella, la condena de Calderón en Carranza, donde juega un señor partido su equipo pero no pasa del empate a uno con El Palo tras un choque en el que Jona falla tela de oportunidades claras. La próxima salida es a La Línea, donde Calderón comenzó el curso anterior su gran remontada. Pues bien, esta vez los balonos son los que remontan al Cádiz CF tras un gol de Kike Márquez y aquel 23 de noviembre de 2014 figurará en la historia del Cádiz CF como el último partido de Calderón como entrenador del Cádiz CF, en su segunda etapa en el cargo. La derrota ante la Balona dejaba al Cádiz CF quinto, fuera de los ‘play off’ y a ocho puntos del líder, el UCAM.