El Jumilla lleva diez jornadas jugando sin entrenador.
El Jumilla lleva diez jornadas jugando sin entrenador.

CÁDIZ CF

“La figura del entrenador es decisiva; lo del Jumilla es un milagro”

Perona: "Todos queremos jugar, y hay enfados, caritas... Pero el objetivo común es salvarnos, y por eso el equipo se ha unido"

Por  11:10 h.

El Jumilla se mueve en el terreno de la épica y el surrealismo. El próximo rival del Cádiz CF rubrica una de las temporadas más extrañas de su historia, pues disfruta de una categoría fuerte para su modesto nivel a la par que sufre todas las vicisitudes económicas que una plantilla puede vivir durante una campaña (impagos, promesas incumplidas, malos dirigentes, lesiones, desamparo…).

Sin duda, lo que más escandaliza del equipo murciano es que lleva diez jornadas ya jugando sin entrenador. Ese asiento en el banquillo continúa vacío. El anterior presidente Nobile Capuani despedía a Josico al considerar que su contrato era irregular, y como se mantiene el litigio el club vinícola no ha podido firmar a un nuevo míster. Así llevan dos meses y medio. Y en lugar de hundirse, el plantel ha salido a flote, ha cosechado cuatro victorias y un empate en diez encuentros y acaba de salir de la zona de descenso, teniendo a mano la permanencia.

El Cádiz CF se encontrará este domingo a un Jumilla sin técnico. Su capitán, Jorge Perona, exdelantero de Cartagena, Oviedo y Tenerife entre otros, comenta la situación en primera persona. “Debido a que el despido de Josico sigue denunciado, la Federación no permite colocar a ningún entrenador. Un colaborador nos está ayudando, Walter Chiaraluce, junto al preparador físico, y entre todos con el máximo respeto y ayudando en todo intentamos llevar la situación poniendo por encima el bien común, que es la permanencia del Jumilla”.

“Walter se encarga de que haya algo de disciplina”, destaca Perona, que pese a la crítica situación resta dramatismo en todo momento de la conversación. “La alineación en Linares la hizo él, aunque no es un dictador y se consensúa, porque sabe que el grupo de jugadores colaboramos en todo”. La autogestión de la que tanto se habló en la época del Tata Martino en el FC Barcelona por el poder de los jugadores alcanza aquí la máxima expresión.

Pero no por esto Perona resta valor a la figura de un entrenador. “Esta figura es muy importante, es clave y por eso se elogia tanto. Lo del Jumilla es un milagro. Todo es gracias a que tenemos un grupo sano, con chavales jóvenes que se dejan guiar por la experiencia de unos veteranos que piensan más en el equipo que en el beneficio propio”, resalta el ariete levantino. “Si no fuera por eso, no podríamos haber llegado hasta aquí”.

Tampoco desmonta el dicho de que el futbolista es egoísta por naturaleza y siempre quiere jugar. “Aquí también pasa. Todos queremos jugar, y hay enfados, caritas… Pero el objetivo común es salvarnos, y por eso el equipo se ha unido y está ahora muy fuerte”.

Perona recalca que “la plantilla es buena, tiene bastante nivel. No pudimos competir en igualdad de condiciones en la primera vuelta porque éramos nueve, ya que los directivos querían promocionar a unos chicos extranjeros que cuando llegaron se pudo comprobar que no tenían el nivel para jugar en Segunda B. En el mercado invernal vinieron 6-7 futbolistas al que han ayudado mucho y con ellos desde el principio el Jumilla podría estar ahora en las posiciones de La Hoya o el Cartagena”.

En Carranza dejaron muy buena impresión hasta el minuto 70, cuando encajaron el 2-0 y el equipo se hundió tanto que terminó con una manita. Somos un equipo muy diferente al de aquel día. Mantenemos la filosofía de querer el balón, pero fuimos a Cádiz en inferioridad de condiciones, muy justos físicamente, con tocados dentro del mismo once titular”. Prometen una historia diferente. “Los partidos ante San Roque y Linares eran fundamentales para salvarnos y los sacamos adelante. Si ganamos al Cádiz CF el paso al frente del Jumilla será casi definitivo”.