La salida de Hugo Rodríguez del Cádiz CF ya es una realidad
La salida de Hugo Rodríguez del Cádiz CF ya es una realidad

Cádiz CF

La dirección deportiva del Cádiz CF, con muchos frentes abiertos

A menos de tres semanas para el inicio liguero, la sombra del acuerdo entre Pina y Vizcaíno planea sobre un equipo que debe aligerar el capítulo de salidas e hilar fino en el de incorporaciones para lograr el esperado salto de calidad

Por  12:21 h.

A menos de tres semanas para que comience la competición oficial, el Cádiz CF tiene todavía mucho que hacer para perfilar la que será su plantilla para afrontar la temporada en la categoría de plata. Son muchos los frentes abiertos con los que cuenta una dirección deportiva en la que Juan Carlos Cordero lleva moviendo hilos en la sombra algunas semanas.

El primero y más urgente de resolver es el capítulo de las salidas. Hasta el momento, el Cádiz CF solamente ha podido resolver la situación de Zafra, que ha rescindido su contrato para firmar por el Arcos, y Andrés Sánchez, cuyo destino será el Marbella de Gaucci y Nafti. Igualmente, Xavi Carmona también abandonará la disciplina amarilla en calidad de cedido.

Casos como los de Hugo Rodríguez y Canario, que ya saben que no se cuenta con ellos, aún no se han cerrado aunque todo apunta a que en las próximas horas su situación debe resolverse. El primero comenzó la pretemporada con el grupo el pasado 14 de julio tras su cesión en Pontevedra, y tras un par de semanas a las órdenes de Cervera, supo que no entraba en sus planes al quedarse fuera de la convocatoria para la concentración en Mijas. Su nombre se relacionó en su día con el San Fernando, aunque poco después se supo que ha estado negociando con el Mérida para incorporarse a su nuevo proyecto en la categoría de bronce. El segundo llegó tras su cesión en La Línea, siendo consciente de que, si no había contado para el equipo en Segunda B, poco o nada pintaba en el nuevo Cádiz CF de Segunda. El jugador negocia estos días la rescisión de su contrato para volver al equipo campogibraltareño, donde se ha convertido en uno de sus pilares, pero en esta ocasión con la carta de libertad bajo el brazo. Alfredo Gallardo, presidente balono, ha dejado claro al jugador que no se contempla la que sería una tercera cesión.

En este mismo capítulo de descartes quedan, a estas alturas, muchas dudas por despejarse. Son varios los casos de futbolistas que arrancaban el nuevo curso el pasado mes de julio con el cartel de prescindible, pero avanzada la pretemporada parece que la situación de alguno de ellos podría dar un vuelco importante. Kike Márquez y Garrido se incorporaban al trabajo tras regresar de su cesión en el Racing de Ferrol, y el hecho de que no hubieran contado para terminar la liga el año pasado los situaba en el disparadero. Más, teniendo en cuenta que el sanluqueño apenas había contado con oportunidades en el conjunto gallego. Además, su nombre se relacionó con un posible interés del Melilla, y teniendo en cuenta la buena relación que une al club del Álvarez Claros con el de Carranza, se especuló con su inminente salida. Pero Kike Márquez desmintió que se hubiese producido cualquier tipo de negociación con otras entidades y se puso el mono de trabajo, y a día de hoy es uno de los futbolistas que más minutos está disfrutando en la pretemporada. A Cervera le gusta su calidad y entiende que le puede sacar partido.

Garrido, por su parte, sí había tenido más protagonismo en sus meses en Ferrol, y también ha disfrutado de minutos en los dos primeros amistosos de la pretemporada. Ante Osasuna no jugó por problemas físicos, pero a día de hoy no se ha dado ningún paso que apunte a una posible salida.

Después, hay algunos casos particulares. Se ha sabido que para la delantera se está buscando a un futbolista de peso que dé un salto de calidad. Y en caso de que se produjese una incorporación, todo apuntaría a que se debería producir una salida. Ahí es donde entra en acción Despotovic. El atacante balcánico se incorporó al equipo en el mercado invernal y su complicada relación con el gol -el primero de amarillo lo marcó este sábado en el amistoso ante Osasuna- suscitó las críticas y la ironía en la grada. Pero, igualmente, en la pretemporada está siendo uno más y tampoco se han producido movimientos en relación a una posible salida. El punta, con experiencia sobrada en Segunda, quiere convencer a Cervera de que tiene cosas que aportar al equipo.

Fran Machado, por su parte, también estuvo relacionado el pasado mes con un interés del Melilla. El mediapunta igualmente ha contado para Cervera en todos los amistosos, aunque sería uno de los que se situaría en la rampa de salida en caso de que se produjesen nuevas incorporaciones arriba.

El caso es que el ritmo de movimientos en el mercado parece haberse parado y el Cádiz CF afronta ahora un periodo determinante. Esta semana se antoja clave para que se vayan cerrando cuentas pendientes y el grupo vaya tomando la forma que se quiere para el nuevo curso en Segunda. El Trofeo Carranza está a la vuelta de la esquina y se sabe que, desde siempre, la cita veraniega ha servido de presentación y de antesala al comienzo de la liga.

Más avanzado parece, en cualquier caso, el apartado de incorporaciones. Dos de los asuntos clave que era necesario resolver ya quedaron cerrados pues el Cádiz CF actuó con determinación. El primero era despejar las dudas sobre el futuro de Aridane y Álvaro García, dos futbolistas determinantes en el ascenso cuya situación contractual era complicada. El primero ya tiene firmado un contrato de tres años con el cuadro amarillo y el segundo, de cuatro años.

La portería también se antojaba necesario cerrarla cuanto antes, e igualmente se ha actuado con garantías. La continuidad de Cifuentes resultaba clave en la idea que se tenía de mantener un bloque compacto del equipo que había conseguido el ascenso sobre el terreno de juego. Pero en Segunda había que hilar fino para encontrar un competidor con nivel, que se ha encontrado en la figura de Jesús Fernández, un guardameta joven con experiencia en Primera. Por detrás, y empujando con fuerza, se encuentra el canterano Álex Lázaro, a quien se ha acertado a renovar para dos temporadas.

Otra de las premisas era la de rejuvenecer una plantilla a la que se tachó de veterana tras la ristra de incorporaciones que se produjeron en el pasado mercado invernal, que supuso incrementar la media de edad del grupo. Con los fichajes de Nico Hidalgo y Aitor García se han dado pasos importantes en esa dirección, pues se trata de dos centrocampistas a los que se les augura una gran proyección. Igualmente, en punta se ha conseguido la cesión de Gorka Santamaría, un futbolista que entra en los planes de futuro del Athletic y que aterriza en Cádiz para foguearse y dar el paso al frente que se espera de él.

Carpio, por su parte, es un futbolista contrastado que llegaba para apuntalar el lateral derecho, y que aportará experiencia y recorrido a una defensa cadista a la que le quedan un par de piezas para que se dé por cerrada.

Y es ahí donde también queda trabajo pendiente. Con la base del equipo conformada ahora hay que poner la guinda que supondría el salto de calidad necesario para competir en Segunda. Lo que pasa es que se quiere hilar fino y ese tipo de futbolistas en los que se piensa manejan varias ofertas por su caché, por lo que su fichaje siempre resulta más complicado.

Una de las urgencias es incorporar a un central que tenga tablas y que lidere la zaga. Se ha relacionado al exgranadinista Diego Mainz con el Cádiz CF por su buena relación con Quique Pina, y el propio jugador llegó a reconocer en su día que la Tacita le parecía un buen destino. Igualmente, el lateral izquierdo permanece huérfano y solamente Servando está capacitado para actuar en esa posición, aunque la suya, más bien, sea la de central.

Como se ha apuntado anteriormente, en ataque se busca a un delantero que haga competencia a los que están, y el perfil deseado es el de un futbolista de peso. Se quiere a un jugador con perfil goleador y con experiencia en Primera, tal vez parecido al que aporta el internacional Dani Güiza, por lo que es de sospechar que su llegada será de las últimas pues habrá que esperar los descartes de los equipos de la máxima categoría.

Y Cervera no vería con malos ojos la llegada de un pulmón para el centro del campo, un jugador que le diera músculo a la medular y que ejerciera de escudero a los David Sánchez, Abel Gómez o Mantecón, ya con unos años encima y muchos partidos en sus piernas.

Sobre este marañón de trabajo pendiente en la dirección deportiva planea la sombra del inminente acuerdo que ha de firmarse entre Quique Pina y Manuel Vizcaíno. La unión de ambos en pos del futuro del Cádiz CF es una realidad, y el propio empresario murciano ya ha reconocido en prensa que se volcará “en cuerpo y alma” con el equipo amarillo. Es de suponer que la resolución a todos los frentes abiertos que tiene el equipo llegará de la mano de la firma oficial de dicho acuerdo, pero el tiempo apremia y el arranque de la competición está a la vuelta de la esquina.