Álvaro García, antes de un desplazamiento.
Álvaro García, antes de un desplazamiento.

Cádiz CF

La cláusula o la puerta

El presidente del Cádiz CF manda un claro aviso a los clubes interesados en Álvaro García

Por  16:52 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, ha sido hoy el protagonista en las tertulias que este año ha celebrado Onda Deportiva, de Onda Cero, en El Lucero del Muelle. Entre otras cuestiones, al máximo mandatario cadista se le ha preguntado por los temas que más interesan a la parroquia amarilla. Y como no, sobre la mesa ha estado las posibles ofertas que pueda recibir el club a costa de Álvaro García, que interesa a muchos clubes, entre ellos, algunos de Primera División.

En este sentido, Vizcaíno mandó un mensaje a navegante argumentando que una de las razones que han hecho del Sevilla FC uno de los clubes más importantes de España en los últimos tiempos ha sido la política de compra y venta de jugadores. “Vendíamos para crecer siempre”, avanzó Vizcaíno antes de decir que Alvarito “tiene una cláusula de rescisión y nadie puede decir nada”. Asimismo, aseguró que “en los presupuestos no está contemplado vender a ningún jugador, pero si viene una oferta fuera de mercado lo estudiaremos con la dirección deportiva”.

Sin Ortuño y Aketxe, puede ser lógico que el Cádiz CF de la próxima campaña no esté a la altura de las expectativas creadas en torno al equipo que ha acariciado la final por el ascenso a Segunda tras llegar de Segunda B. En este punto, Vizcaíno se mostró optimista y no piensa que la plantilla de Cervera pueda ser peor que la que acabó la temporada en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife. “Se puede hacer un equipo más competitivo que el año anterior sin necesidad de vender ninguno de sus jugadores”.

‘Acosado’ por las preguntas y la insistencia de la audiencia, Vizcaíno dejó una frase esperanzadora para todos aquellos que le costaría entender un Cádiz CF 2017/18 sin Álvaro García. “Descarto cualquier posibilidad que no sea que pongan sobre la mesa la cláusula del jugador”. O sea, seis millones de euros. Habrá que ver ‘cómo baila Manué’ en el caso de que llegue una cantidad ligeramente inferior.