Juan Carlos Cordero, director deportivo del Cádiz CF.
Juan Carlos Cordero, director deportivo del Cádiz CF.

CÁDIZ CF

La búsqueda del gol, el gran reto de Cordero en el mercado

La delantera es la prioridad del secretario técnico del Cádiz CF, que, aunque apuesta por la continuidad en el plantel, tendrá que reforzar otros puestos

Por  10:29 h.

El Cádiz CF del futuro va tomando forma. Juan Carlos Cordero dejó claro esta semana en El Timón de Roche, durante la tertulia de ‘Deportes COPE Cádiz’ a la que acudió junto al presidente cadista Manuel Vizcaíno, que la configuración de la plantilla de la temporada venidera ya estaba en marcha. Y lo hace sin tiempo para la relajación, tan sólo días después de la eliminación ante el Tenerife en el ‘play off’ de ascenso a Primera.

A fin de cuentas, se trata de un proceso llevado a cabo durante la temporada que en las próximas semanas verá la luz. Y es que, mientras el equipo se jugaba el futuro sobre el césped, los despachos ya trabajaban a pleno rendimiento. La exigencia marca la pauta.

«La semana que viene tomaremos decisiones sobre renovaciones, cesiones, altas y bajas, ahora estamos en proceso de estudio», apuntaba Cordero. Y así será. No cabe la menor de las dudas. Sobre todo con la amplia agenda que dispone el director deportivo de la entidad del Ramón de Carranza.

Será el momento de conocer las líneas maestras de Cordero que, eso sí, ha dejado bien claro que hasta el último día del mercado todo es posible. Desde altas hasta bajas pasando por cesiones. El último mercado de invierno es el mejor ejemplo de todo ello.

Cerrado y bien atado el tema técnico, con Álvaro Cervera respaldado por Juan Carlos Cordero tras su magnífica actuación, la pregunta es clara: ¿qué puestos necesita reforzar el Cádiz CF de cara a la próxima temporada para volver a ser fuerte en Segunda División?

Evidentemente, por la mente del propio Cordero pasan esas respuestas, pero viendo la situación de la actual plantilla se puede hacer un ligero esbozo sobre las necesidades de la escuadra amarilla.

Nuevas caras en la zaga

Si la portería parece estar bien atada con la merecida renovación de Alberto Cifuentes (titular indiscutible esta temporada) y la teórica continuidad de Jesús Fernández (tiene contrato hasta el 30 de junio de 2018, aunque este curso apenas ha jugado) –además del canterano Álex Lázaro (hasta 2018 tiene contrato)–, evidente es que el resto de la línea defensiva necesita cambios.

Con un Carpio solvente en el lateral derecho y Brian ya en propiedad hasta 2021 para el lateral izquierdo, dos podrían ser los recambios de garantías para aportar competitividad en ambos flancos. Y es que, Iván Malón (fichado en el mercado invernal) y Luis Ruiz (pretendido por el Lugo en una posición a la que regresan canteranos cedidos como Tomás o Molina) terminan contrato (con opción de renovación) y han cumplido cuando han jugado, pero no han sido indiscutibles. Probar con dos nuevos laterales para aumentar la competencia no es descabellado.

En el centro de la zaga, el adiós de Migue (pretendido por el Elche) está prácticamente claro. Diametralmente opuesta es la situación de Aridane, con contrato hasta 2019 y clave para Cervera. Sólo una buena oferta propiciará el adiós del majorero. El club que lo quiera tendrá que rascarse el bolsillo.
Sankaré, por su parte, renovó al jugar 20 partidos y tiene contrato, pero Cordero ha avisado que tener contrato no es garantía de continuidad. En principio sigue.

En cuanto a Servando, el isleño finaliza contrato el 30 de junio de 2018, pero esta temporada no ha tenido demasiados minutos. Eso sí, su liderazgo en el vestuario es evidente.

Por lo tanto, un recambio parece obligado para el centro de la retaguardia, pero el número de cambios podría ser aún mayor. Habrá que esperar.

La importancia de la mediapunta

El mediocentro está bien cubierto con jugadores como Garrido (2019) y José Mari (2018), con la ayuda de Abdullah (2018), de innegable calidad este último pero que debe encontrar su sitio, hay buenos mimbres. Quintana vuelve tras cesión pero no ha cuajado en Segunda B.

Menos recursos hay en la mediapunta. Con Aketxe descartado tras su evidente salto a Primera, el Cádiz CF pierde protagonismo a balón parado. Ahí buscará Cordero dar un golpe de efecto. «Mi trabajo es hacer olvidar a jugadores como Aketxe», avanzó el director deportivo de la entidad gaditana.
Rubén Cruz ha actuado en esa demarcación durante buena parte de la temporada. Su despliegue físico ha sido encomiable, pero no ha estado fino a la hora del último pase ni de cara a puerta. Acaba contrato. A la espera de noticias.

Además, Abdullah no se siente especialmente cómodo en esa posición. El anárquico futbolista prefiere jugar en el mediocampo con otro pivote y un hombre por delante.

También puede actuar ahí Jesús Imaz, otro de los refuerzos invernales, pero se vio eclipsado por Aketxe y desapareció de las alineaciones de Cervera. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2018 y puede caer a banda.

Otro asunto es el caso de Eddy, muy criticado por la afición cadista. El jugador no ha encontrado su sitio en este Cádiz CF, pero siempre ha contado con la confianza de Pina y Cordero. También acaba contrato en 2018.

El que ya dijo adiós fue Gastón del Castillo. El ‘Kuncito’ no se adaptó ni al Cádiz CF ni a su filial y no continuará. Vuelve a Independiente. Nada destacable en sus escasos minutos. Ya es pasado. Como también puede ser pasado Carlos Calvo, pese a que regresa de cesión.

Las alas dan vida al Cádiz CF

Si hay algo que caracteriza a este Cádiz CF es su verticalidad y rapidez por los extremos. Ni que decir tiene que Álvaro García es fundamental en el esquema y que tiene contrato hasta el 30 de junio de 2020. El Cádiz CF quiere contar con él porque es un filón para la banda izquierda, de manera que el utrerano sólo se irá si aparece una gran oferta por él. Su cláusula es de 6 millones de euros, pero por un poco menos se estudiaría la operación desde las oficinas de Carranza.

La gran temporada de Alvarito hace que suene como posible incorporación de equipos de Primera como Betis y Deportivo. Ahora bien, no lo tendrán fácil los interesados para negociar con el club cadista. Es una prioridad.

Su relevo natural es Aitor. El onubense llegó desde el Mérida sin hacer ruido y se ha convertido en el revulsivo de oro. Álvaro García le tapa la banda. Con contrato hasta 2019.

En la derecha ha firmado Salvi una notable temporada. El sanluqueño tiene contrato hasta 2020 y continuará. No está tan clara la permanencia de Nico. El motrileño ya es propiedad del Cádiz CF hasta 2019, pero quién sabe si otro jugador de banda podría cerrarle las puertas. Este curso apenas ha sido decisivo.

El gol es una prioridad

La delantera es, sin lugar a dudas, la línea prioritaria para Juan Carlos Cordero en este mercado de fichajes. Así es porque Ortuño acaba su cesión y regresa a Las Palmas. El director deportivo cadista ya ha asegurado que a él y a Álvaro Cervera les gustaría contar con él. El ariete tampoco vería con malos ojos su continuidad en un club en el que es querido, pero el club grancanario querrá hacer caja.

Por lo pronto, el ‘killer’cadista quiere convencer a De Zerbi en la pretemporada granacanaria, pero no le faltarán novias este verano. Sin ir más lejos, ya se rumorea sobre el supuesto interés del Tenerife. Puede ser el ‘culebrón’ del verano.

Gorka Santamaría, que no ha tenido peso en el equipo, también acaba su cesión y vuelve al Athletic. No regresará.

Por último, Dani Güiza. El jerezano tiene contrato hasta el 30 de junio de 2018, pero su continuidad no parece clara. Este curso apenas ha participado y su demarcación es clave. Cerca de cumplir 37 años, su salida parece cada vez más cercana.

De esta forma, Cordero tendrá que tirar de agenda. Es ahí donde se consiguen éxitos y habrá que gastarse el dinero en jugadores de garantías. Dos o tres atacantes serán necesarios.