Dani Romera, delantero del Cádiz, celebrando un gol.
Dani Romera, delantero del Cádiz, celebrando un gol.

Cádiz CF

La baja de Romera ‘mata’ el plan B de Cervera

La entrada del almeriense revolucionó al equipo Cádiz CF ante el Nàstic en Tarragona

Por  17:21 h.

El Cádiz CF lleva varios partidos naufragando en su juego, controlando muy poco la pelota y lo que sucede en el campo. La racha de tres choques sin ganar no es casual. Cervera y los propios jugadores andaban advirtiendo que no estaban jugando bien antes de los pinchazos. En las victorias en Carranza ante Granada y Córdoba el equipo no desplegó su mejor juego y, si la cosa no cambiaba, los resultados iban a volverse adversos. Y así ha sido.

No hay que dramatizar. El equipo amarillo no ha pasado del cielo a los infiernos. Sigue siendo un bloque sólido y, salvo ante el Alcorcón y ante el Lorca, no ha sido claramente superado por ningún rival en lo que llevamos de temporada. El problema es que la solidez que exhibió en diciembre, basada en la seguridad atrás y la eficacia arriba, ha desaparecido.

No tiene sentido seguir lamentando la baja de José Mari, pero está claro que su ausencia ha marcado un antes y un después en el juego del equipo. La medular es la línea del equipo más criticada en las últimas fechas. No es que los de Cervera se caractericen por la posesión de balón, pero durante la racha de triunfos en la mayoría de los partidos tenían fases en las que dominaban a sus rivales. Eso no ha pasado en los últimos encuentros. No ha sucedido salvo en la recta final del choque ante el Nàstic del pasado sábado.

Romera, un plan B efectivo

La entrada de Dani Romera por Eugeni en el minuto 53 del partido en el Nou Estadi le dio otro aire el Cádiz CF. El equipo recuperó sensaciones, dominó a su rival y creo un par de ocasiones claras.

La escuadra amarilla pasó de un media punta pasivo, más centrocampista en el campo, a uno activo, más delantero, con más energía, que supo como conectar la medular con Carrillo y los extremos.

La pena es que ese plan B de Cervera no podrá ser utilizado este sábado ante el Real Oviedo. Dani Romera se ha lesionado y será baja ante los de Anquela. Ni Barral ni Jona son delanteros con características parecidas a las del almeriense para poder hacer ese trabajo físico y táctico en la media punta, por lo que el mister amarillo tendrá que idear un nuevo plan alternativo.

La vuelta de Garrido

Aunque la baja de Romera haya podido trastocar algo los planes de Cervera para el choque del sábado, el técnico oriundo de Malabo recupera a su pieza más importante de la medular, Garrido. Tras el descafeinado choque de Eugeni en la media punta, el entrenador podría optar por recuperar su centro del campo habitual (Garrido, Abdullah y Álex) o decidir cargarse a Abdullah para introducir más músculo con Fausto Tienza.

La otra posibilidad es cambiar de esquema y colocar a un segundo delantero. No parece que Barral esté en los planes del técnico para salir de inicio, pero una delantera formada por Carrillo y Jona podría funcionar. Son jugadores diferentes que podrían complementarse. Eso sí, seguro que no al mismo nivel que con Romera, mucho más adaptable a la media punta.

Podrían formar, en todo caso, una pareja parecida a la que el año pasado formaron durante muchas jornadas Rubén Cruz y Alfredo Ortuño, en la que Carrillo podría hacer el trabajo sucio que entonces hacía el utrerano y Jona intentar marcar los goles que entonces enchufaba el de Yecla.

Son muchas las variantes de las que dispone en su actual plantilla Álvaro Cervera tras el mercado de invierno para intentar darle otro aire al equipo en un partido tan importante como el de Carranza ante el Real Oviedo. Seguro que elige la más acertada. Cervera no es de los que se equivocan en las grandes citas.