Dani Güiza en un lance del partido ante el Villanovense
Dani Güiza en un lance del partido ante el Villanovense

Cádiz CF

Kike y Salvi, los cicerones de Dani Güiza fuera y dentro del campo

Los jugadores sanluqueños están siendo una gran ayuda para el delantero a la espera de "darle esos pases que él necesita en el campo"

Por  16:47 h.

Sanlúcar de Barrameda tiene actualmente dos embajadores en la plantilla del Cádiz CF. Kike Márquez y Salvi, los ‘zipi y zape’ del equipo amarillo, llevan a gala su procedencia y el arte futbolístico de la cuna de jugadores como Nolito y Jurado.

Dos futbolistas amarillos al que se podría añadir el jerezano Dani Güiza ya que actualmente reside en la localidad del Bajo Guadalquivir. De hecho, ello hace que tanto el delantero como Kike y Salvi convivan mucho tiempo juntos, yendo y viniendo a El Rosal todos los días.

Circunstancia que ha permitido la ayuda de los futbolistas sanluqueños al delantero cadista. “Somos los tres prácticamente de Sanlúcar, se lo hemos puesto en bandeja pero él también lo hace fácil. Es un tío que se deja querer y se ha integrado fácil en el grupo”, reconoce el propio Kike Márquez.

La asignatura pendiente es encontrar a Güiza en el terreno de juego, y es que el ariete se mostraba enfadado el domingo tras varios desmarques que no encontraron el pase de sus compañeros.

“Tiene un abanico de movimientos que otros no tenemos, quizás todavía no estamos acostumbrados. Él lo hace sencillo. Quizás la gente esperaba que llevara 5 goles a estas alturas pero eso no le preocupa ni a Güiza ni a nadie. Ha marcado uno pero ha dado cuatro asistencias“, apunta Márquez.

Kike destaca que Güiza “hace jugar a la gente pero también quiere meter y si se enfada es porque no le da igual esto. Necesita el balón en los pies y si no lo tiene se desespera. Yo lo entiendo perfectamente, con el tiempo llegarán los goles y los pases que él necesita”, concluye.