Los futbolistas del Cádiz CF celebran el gol en Sevilla junto a su afición.
Los futbolistas del Cádiz CF celebran el gol en Sevilla junto a su afición.

CÁDIZ CF

Kike y Hugo, en el centro de la diana

Varios aficionados les critican durante el partido en Sevilla, lo que desemboca en intercambio de palabras tras el gol del sanluqueño

Por  16:28 h.

El nerviosismo se ha instalado en un sector importante de la afición. Este Cádiz CF no transmite, no genera buenas sensaciones, quizás también por el lastre de no haber ascendido el pasado curso. El cadismo se muestra muy crítico con el juego del conjunto gaditano, como prueban los silbidos en el Ramón de Carranza cada jornada que hay fútbol en casa.

Pitos, abucheos, broncas y gritos contra los jugadores. Entre ellos, Kike Márquez y Hugo Rodríguez son los principales señalados. Algunos los han puesto en el centro de la diana. Representan el talento, la calidad y la clase, pero por su forma de jugar más pausada muchos les acusan de falta de actitud y de compromiso. De que no trabajan y pueden dar más.

De manejarlos ya se encarga Claudio Barragán, que en muchos encuentros los ha ‘castigado’ con la grada, pese a ser indiscutibles en su nivel óptimo, para conseguir espolearlos y que den más de sí. Sin embargo, en los dos últimos choques han vuelto al once titular y de nuevo han tenido que escuchar los reproches de algunos de sus propios aficionados.

En Sevilla, seguidores amarillos les recriminaron su juego desde la grada del estadio sevillista. En el 38′, Kike y Hugo protagonizaron la jugada del primer gol. El gaditano centraba y el sanluqueño remataba de cabeza. Entonces se dirigían al sector donde se ubicaba la afición cadista. Allí se enzarzaron con algún hincha cadista, que les exigía mayor rendimiento, aunque por suerte solo quedó en un roce.

Se suma ello al acontecimiento de la pasada semana, cuando el Cádiz CF vencía a la Balona (1-0). Antes de sacar un córner, Hugo se dirigía a la afición con gestos con los que pedía más animación. Muchos seguidores, críticos con el equipo, se enfadaban con la actitud del gaditano, que horas más tarde en Twitter respondía con su versión: “En la vida me encararía con la afición de mi equipo, del que siento, del que me duele, del que he sido desde pequeño uno más como vosotros. Si me giré fue para animarnos mutuamente porque esto lo vamos a sacar entre todos, porque sin ustedes el Cádiz CF no sería nada”.

Hugo y Kike están en el punto de mira. El nivel de exigencia es mucho más alto con los jugadores de mayor calidad. En sus botas reside la oportunidad de cambiar todos esos pitos por aplausos.