Kike Márquez habla con Claudio en un partido
Kike Márquez habla con Claudio en un partido

Cádiz CF

Kike Márquez, el señalado de Claudio en San Mamés

Titular indiscutible y uno de los mejores del ‘play off’, el técnico valenciano lo cambió a la media hora “porque no me estaba gustando lo que veía de él”

Por  10:14 h.

Para muchos, el sanluqueño Kike Márquez estaba siendo sin lugar a dudas el mejor jugador amarillo en este ‘play off’ de ascenso. Su descaro y calidad estaban siendo patentes en cada partido de este tramo final de temporada con ocasiones de gol y jugadas ofensivas protagonizadas por el jugador de Sanlúcar.

Sin embargo, todo cambió en San Mamés en la derrota del conjunto amarillo. Ya con el 2-0 en contra en el marcador y llegando a la media hora de partido, Claudio Barragán decidía sustituir al futbolista de El Palmar por Migue García. Márquez corría rápidamente a la banda sin pensarlo para dejar de actuar en el encuentro y que su compañero le relevara en el mismo.

Finalmente, Migue tampoco aportó en cambiar el resultado aunque si es cierto que Kike Márquez falló en parte en el primer tanto encajado por los amarillos al no taponar el disparo de un rival en posición franca que finalmente Aulestia no acertó en despejar.

El caso es que dicho cambio dejó claro que Claudio señaló al futbolista sanluqueño. No fue ningún otro jugador, fue Kike Márquez el que dejó de jugar a la media hora tras unos minutos de desastre amarillo. “No me gustaba lo que estaba viendo de él”, apuntaba al finalizar el choque el propio Claudio Barragán, aunque dejaba entrever que si hubiese sido posible habría cambiado a 8 jugadores antes del descanso. “Prefiero no decirlo”, reconocía evidenciando lo evidente.

Un cambio, el de Kike, que afectó en demasía al jugador ya que incluso minutos más tarde de la finalización del encuentro se le veía llorando de forma desconsolada camino del Aeropuerto de Bilbao.

Ahora toca la tarea de recuperarlo moralmente ya que seguro Claudio lo podría necesitar para la final de este domingo. Aunque no es menos cierto que su titularidad está más en duda que nunca.