Manolo Vizcaíno y Juan Carlos Cordero en Marbella
Manolo Vizcaíno y Juan Carlos Cordero en Marbella

CÁDIZ CF

Juan Carlos Cordero, la mano derecha de Pina, en el palco de Marbella

El del Granada señala que solo ha ido a ver a sus jugadores cedidos y que no es prueba de ninguna tregua

Por  21:08 h.

Sorprendía. Y mucho. En la segunda parte, Juan Carlos Cordero se sentaba en el palco del nuevo Municipal de Marbella. La mano derecha de Pina, su socio inseparable, aparecía en la órbita del Cádiz CF después de la guerra Vizcaíno-Pina que estallaba esta semana.

Hermano de Jorge, quien abandonara su cargo de director deportivo el pasado domingo, Juan Carlos aparecía por el campo malagueño después de su ausencia en los últimos encuentros del conjunto amarillo. No se sentaba al lado del presidente del Cádiz CF Manuel Vizcaíno, que ocupaba el asiento central del palco junto a su homólogo del Marbella el ruso Alexander Grinberg.

Se situaba en uno de los laterales del palco, solo, sin levantar la vista de lo que acontecía sobre el terreno de juego.

Al términar la contienda, Vizcaíno se acercaba para hablar con el cartagenero, en tono cordial pero no cercano. Amable como siempre, Cordero optaba por no hacer declaraciones a este medio, si bien aseguraba que su presencia en Marbella no era reflejo de la tregua firmada el pasado jueves por Quique Pina y el presidente del Cádiz CF.

Solo estaba para ver fútbol, en concreto para seguir las evoluciones de los tres jugadores que tiene cedidos en la entidad de Carranza: Wilson Cuero, Aridane y Álvaro García. Sin más. No quiere que le salpique esta batalla. Eso es cosa de otros.