José Mari volvió a ser titular en Liga,
José Mari volvió a ser titular en Liga,

Cádiz CF

José Mari resiste y convence

El mediocentro roteño volvió a ser utilizado por Cervera pese a los riesgos de perderlo por lesión que el propio entrenador está dispuesto a asumir

Por  8:00 h.

Ya es una realidad. Se ha hecho esperar, pero ha llegado. Y a tiempo. Pese a que las primeras siete jornadas pasaron con él en la grada. Llevaba cuatro meses sin jugar y eso se debe notar en las piernas de un profesional acostumbrado a jugar al más alto nivel. Aparecen los miedos, los temores, las dudas. Y esas fueron las que tuvo desde su llegada a un equipo, el Cádiz CF, que idolatra desde pequeño pese a que era un desconocido para muchos aficionados que ahora ven en él al sostén que este equipo necesita en el centro del campo.

José Mari ha llegado. Fue la única buena noticia que dejó la goleada en Vallecas. El roteño salió desde el banquillo con el encuentro finiquitado y aquellos minutos fueron de la basura para todos menos para él.  En total, sumó veinte ante el cuadro vallecano. Sus primeros con la elástica amarilla en mitad de la zozobra gaditana.

Cervera sabía lo que hacía. Era el momento oportuno para darle luz verde a un jugador que estaba como loco de utilizarlo pero que no podía hacerlo sin su permiso. «Nos dice que se encuentra bien, pero que teme romperse en una arrancada», decía Cervera a la prensa cuando se le preguntaba por el debut de su jugador en las primeras seis jornadas. Había que esperar. Y no se equivocaba.

El caso es que llegó el encuentro ante el Girona y Cervera lo necesitaba para cambiar el panorama cuanto antes tras las dos derrotas ante Oviedo y Rayo. Y el panorama, pese a que no se pudo ganar, cambió. José Mari compartió la medular con el francés Abdullah y el equipo agradó a la parroquia local, que se fue para casa contando las virtudes encontradas en el mediocentro con pasado mañico en Primera División

Los 90 minutos ante el conjunto catalán, sumados a los 20 que jugó en Vallecas, no fueron suficiente para que Cervera lo reservase en Copa ante el Córdoba. Sin Garrido, José Mari volvía a ser crucial en el equilibrio del equipo. Por eso se decidió sacarlo ante el Córdoba y, también por eso, lo sacó en el segundo tiempo para no terminar de exprimirlo a sabiendas de que le esperaban otros 90 minutos en Tenerife.

El propio Cervera vino a decirlo en la previa del partido ante el conjunto chicharrero. «Lo que estamos haciendo con él es una salvajada. Llevaba cuatro meses sin jugar y le estamos metiendo partidos enteros a riesgo de perderlo por una lesión. No deberíamos hacerlo pero es un jugador excepcional», comentó el entrenador del Cádiz CF dejando pocas dudas de que se trata, hoy por hoy, del jugador más determinante para que el engranaje amarillo pueda funcionar.

Y es verdad. José Mari, desde que se ha impuesto en el centro del campo del Cádiz CF, le ha venido a dar al equipo otro aire, más oxígeno, también más repliegue, y por supuesto, más orden.No se trata de un organizador, pero sus galones le hacen ‘comerse’ en esa función al siempre inestable Abdullah, que ha variado su papel y ya trabaja más como un obrero que como un arquitecto. El roteño ha pisado otra categoría superior y eso se nota. Y el Cádiz CF, con él en el campo, también es más Cádiz CF.