El roteño José Mari es uno de los gaditanos de la actual plantilla cadista.
El roteño José Mari es uno de los gaditanos de la actual plantilla cadista.

CÁDIZ CF

José Mari: «He tenido que dar muchas vueltas para jugar en el Cádiz CF y espero seguir muchos años aquí»

«Nunca he logrado un ascenso, me falta la guinda del pastel y sería fantástico lograrlo en mi casa», señala el centrocampista roteño

Por  17:11 h.

Protagonista este martes en las tertulias de ‘Deportes Cope Cádiz’ en el gaditano Hotel Las Cortes, José Mari ha repasado su experiencia en el Cádiz CF, club al que llegó el pasado verano y con el que se siente muy identificado. De hecho, no ha dudado en reconocerlo: «Estoy más feliz aquí porque estoy con mi familia y mis amigos. Es un año muy bonito y estamos disfrutando. El cadismo se lo merece».

El centrocampista roteño sabe que ser de la tierra es un arma de doble filo y así lo ha señalado desde su llegada. «Soy exigente y ambicioso, y quiero que la gente se vaya contenta. Ser de Cádiz en el Cádiz CF implica que la alegría es doble cuando se consiguen los objetivos y que los males también son dobles cuando llegan. Eso es una gran verdad», ha relatado.

Y todo esto llega con 29 años, su edad actual. «Nunca me llamaron del Cádiz CF para jugar en la cantera. He tenido que dar muchas vueltas para conseguirlo y ahora trabajaré al máximo para estar muchos años aquí», ha aseverado el mediocentro de Rota.

Por si fuera poco, los comienzo en el club de Carranza no fueron sencillos para este jugador que se había formado en clubes como Roteña o Atlético Sanluqueño. «Ha sido un inicio complicado. Fui con la verdad por delante desde que firmé, ya que vine al Cádiz CF sin hacer pretemporada y cuesta hacerse notar, ya que en este equipo hay que correr mucho», ha apuntado. Y ha ido más allá: «En Vallecas necesitaba esos minutos para coger la confianza necesaria después de un inicio duro. Me sirvieron mucho, ya que había que saber llevar la presión añadida. Venía de Primera, soy de Rota, mi fichaje sonó…».

Por si fuera poco, las lesiones también ha jugado en su contra. Pese a ello, José Mari se ha ganado la confianza de todos. «En Benalup sufrí una contractura  y decidí esperar y recuperarme bien. Luego sufrí una hernia. Finalmente, el golpe que me dieron en Getafe casi me rompe la tibia si me llega a coger apoyado. Pese a todos, las sensaciones son muy positivas y estoy bien físicamente y psicológicamente», ha señalado con firmeza.

Con Guardiola y Sergio Busquets como referentes (aunque José Mari se declara más madridista que culé), el centrocampista roteño del Cádiz CF fue catalogado en su día por Manolo Jiménez (su gran valedor) como un futbolista disciplinado, inteligente, polivalente y con buen disparo desde media distancia. Salvo esta última virtud, en Cádiz ya han podido disfrutar del resto. «No he tenido fortuna con los lanzamientos, pero es cierto que en este Cádiz CF se llega con poca fuerza después de correr tanto. Tengo esa espinita pero no hay problema si marcan los que tienen que marcar. Los dos mediocentros tenemos que dar equilibrio y consistencia y ya llegarán al remate los dos enanos de las bandas u Ortuño. O incluso Aitor las clava cuando sale. Al fin y al cabo, nosotros no necesitamos llegar demasiado», ha matizado.

Cómodo con Garrido y Abdullah

Sobre su compañero en el centro del campo, José Mari ha relatado: «Abdullah nos da cosas con el balón que Garrido y yo no damos. Somos tres mediocentros distintos pero complementarios y yo estoy muy cómodo con los dos. Lo importante es jugar. Rafi (en referencia a Abdullah) está haciendo un esfuerzo tremendo por adaptarse y ayudar en la parcela defensiva. Además, se ve más integrado, cada vez habla más gasta más bromas y al final parece de Cádiz… Todo eso se ve luego en el campo. Somos una piña».

También ha hablado sobre otros compañeros: «Álvaro García me ha sorprendido. Tiene una incidencia brutal en este equipo. Si nuestras bandas funcionan, el equipo es temible. Pero a la ‘rata’ o ‘enano’, como yo le digo, también le digo que a ver si marca algún gol». Ha apuntado entre risas. De Güiza ha asegurado:«Es un fenómeno. Tiene una humildad tremenda con todo lo que ha ganado. Lo da todo, no se queja y siempre suma. Él es un ejemplo para todos. Si él no se queja, nosotros no tenemos que hacerlo»

Ahora José Mari  sigue trabajando para lograr un ascenso que nunca pudo celebrar. Y eso que jugó en Primera con Zaragoza y Levante. «Nunca he conseguido un ascenso. Me falta la guinda del pastel y sería fantástico lograrlo en mi casa. Trabajaremos por dejar al Cádiz CF lo más arriba posible, aunque la verdadera obligación es darlo todo por el escudo que llevamos en la camiseta».