Javi Guerra jugó en el Cádiz CF la temporada 2003-04.
Javi Guerra jugó en el Cádiz CF la temporada 2003-04.

CÁDIZ CF

Javi Guerra: «En Cádiz me faltó que me pusieran a jugar»

El delantero del Rayo Vallecano departe sobre su experiencia en el equipo amarillo antes de enfrentarse este domingo al conjunto de Cervera

Por  8:00 h.

Javi Guerra (Vélez-Málaga, 15 de marzo de 1982), referencia ofensiva del Rayo Vallecano, uno de los mejores goleadores españoles de los últimos años en Primera División, estrella de la categoría de plata. Y exfutbolista del Cádiz CF. El delantero que goleara en Valladolid, que debutara con el Valencia y que sorprendiera en Cardiff para acabar liderando al cuadro franjirrojo, tiene un pasado de amarillo aunque sea necesario echar la vista atrás hasta trece años.

En la temporada 2003-04, consumado el ascenso con el gol de Abraham Paz en Las Palmas, llegaba a Carranza de la mano de Alberto Benito este joven jugador procedente del Motril. Aparecía en la Ciudad Deportiva, en obras, junto a Alexis, que venía para reforzar al filial. Javi Guerra disputó cuatro encuentros y apenas pudo dejar notas de su calidad ni de su olfato de gol.

Más de una década después, el malagueño es un futbolista consagrado. Así se lo encontrarán los cadistas que todavía lo recuerdan pese a sus escasísimas apariciones. En exclusiva atiende a CANAL AMARILLO para hablar de su etapa en el Cádiz CF, del partido del domingo y de las opciones del Rayo Vallecano en esta apasionante temporada.

-Rayo Vallecano-Cádiz CF, un partido especial para Javi Guerra. Lástima que se lo pierda.

-Sí, es una pena. Me he lesionado en el entrenamiento de este miércoles. He notado un pinchazo y a falta de lo que digan las pruenas las sensaciones son malas. Contra el Cádiz CF ya será imposible jugar porque como mínimo es una microrrotura.

-¿Se acuerda todavía de su etapa de amarillo?

-Claro. Fueron mis inicios en el fútbol profesional. Aparecí por allí cuando el Cádiz CF comenzaba a crecer: con la remodelación de la Ciudad Deportiva del Rosal y la construcción del nuevo Estadio. Fue mi primer año en Segunda. Llegaba del Motril con mucha ilusión por jugar, buscando mi oportunidad. Me firmaron cuando el equipo estaba en Segunda B pero subieron en el ‘play off’ y se reforzó con jugadores como Oli, Armada, Mario Rosas… Lo intenté pero no me dieron la oportunidad y en diciembre me marché cedido al Varzim de Portugal.

-¿Qué recuerda de esta época en el conjunto cadista?

-Tenía mucha ilusión por hacerme un hueco, pero no se suelen dar oportunidades a los jugadores jóvenes. Aún así, estas experiencias te sirven para ver la realidad del fútbol, que no todo es tan bonito, y ayuda para crecer y madurar.

-¿Con qué se queda de todas las vivencias?

-Me quedo con la gente, con la forma de ser de los gaditanos. Esa guasa, y siempre tan abierta. Es una forma peculiar de vivir el fútbol, pues todo el mundo conoce a los jugadores del Cádiz CF y te paran y te dicen cosas. En cuanto a compañeros, mantengo algún contacto con Abraham Paz, con Mario y también con De Quintana.

-¿Y qué le faltó para triunfar de amarillo?

-Me faltó ponerme a jugar. Cuando eres joven y tienes condiciones y calidad lo que necesitas es que te den minutos. Si no, es difícil demostrar esas condiciones, que cuando te asientas entonces sí puedes enseñarlas.

-Tras su experiencia en Portugal se marcha al Valencia B, y ahí comienza a progresar a pasos agigantados.

-Elegí esa opción del filial porque estaba la posibilidad de jugar en Primera, el camino era más corto. Y salió bien. Tuve la oportunidad de debutar en la máxima categoría con un gran club y eso me abrió las puertas del fútbol profesional y la capacidad para ir labrándome un nombre en este deporte.

-Ha sido un correcaminos, ha jugado en muchísimos equipos (Alavés, Granada 74, Cardiff City, Levante, Málaga, Rayo…) pero donde ofreció el máximo rendimiento fue en Valladolid.

-En Pucela coincidieron muchas circunstancias. Era la primera vez que encontraba estabilidad, que me quedaba más de un año en un club, y eso aumentó el nivel de goles y de rendimiento. Fueron temporadas completas.

-¿En qué ha cambiado ese delantero que llegó a Cádiz CF y el que ahora es una referencia en Vallecas?

-He mejorado en todo. Pero es clave que el fútbol se entiende de otra manera con el paso de los años, con la experiencia. Cuando empiezas quieres hacer siempre la jugada del siglo, te comes mucho la cabeza si fallas un pase o haces un mal partido. Con la madurez todo eso se va superando.