Hugo, en El Rosal.
Hugo, en El Rosal.

Hugo cree que antes de soñar hay que trabajar

«Hay plantilla para soñar»

El jugador del Cádiz CF Hugo Rodríguez destaca la "gran competencia que tiene el equipo y el nivel mostrado en las últimas semanas"

Por  13:30 h.

Nada como sentirse importante para ser importante. Nada como abandonar el anonimato para pasar a convertirse en la llave de un nuevo triunfo de un líder que igual un día depende del portero que otro de su delantero centro o que otro de su lateral. Porque así es este Cádiz CF, que si ya en Cáceres ignoró la supuesta dependencia de sus jugadores estrellas –Jona y Airam– para golear 0-3 sin echar en falta a nadie, el pasado sábado en Lepe echó mano de dos jugadores que no suelen acaparar la atención de la prensa para aprobar el enésimo test de la temporada. Uno de ellos fue Hugo Rodríguez, el fontanero a domicilio con el que cuenta Claudio para desatascar eso partidos que se tuercen fuera de Carranza. Hugo es el guante llegado de La Hoya Lorca el pasado mercado invernal y Hugo ha conseguido construir dos victorias fuera de Carranza. Pero si el gaditano es determinante fuera del estadio gaditano, no lo es tanto en casa, donde apenas ha jugado 45 minutos sumando todas sus actuaciones, por supuesto, todas saliendo de suplente.
Pero la dinámica del grupo es tan positiva y los resultados son tan buenos que nada de lo anterior importa a nadie. El caso es que el equipo retomó la senda del triunfo en Lepe y eso es lo único que le importa a Hugo, que cree que «fue un paso importante porque veníamos de perder en casa y podían aparecer algunas dudas y no fue así». Y no lo fue porque «salimos súper metido desde el principio y sabíamos de la importancia de este partido».
Sobre el papel puede que el partido resultase fácil, pero siempre que se acaba de perder una jornada atrás, y en casa, pueden aparecer los fantasmas del vértigo. Algo que no ocurrió y razón por la que el vestuario respiró tranquilo y con satisfacción tal y como cuenta Hugo. «Acabamos muy contentos porque eran tres puntos que necesitábamos tanto en la clasificación como moralmente».

Concienciación

Durante la semana anterior al choque es cierto que tanto jugadores como entrenador recalcaron una y otra vez la idea de que el palo ante el Sevilla Atlético fue una anécdota puesto que la intensidad y las ganas fueron las mismas de siempre. Que la derrota nada había hecho cambiar el trabajo del equipo. Ni la moral, ni la confianza, ni nada parecido. Y la verdad es que desde el principio en Lepe se pudo ver al mismo Cádiz que viene asombrando desde la llegada de Claudio. «Eso fue una de nuestras máximas. Saber que lo de la semana pasada (ante el Sevilla Atlético) fue un accidente que por circunstancias se puso complicado el partido y no pudimos darle la vuelta.Por eso, sabíamos de la importancia de ganar en San Roque para afianzarnos en la primera posición y retomar la confianza en el juego».
Y repite que pese a la derrota ante el filial sevillano, nunca se dudó de lo que se estaba haciendo. «Para nada fue así porque siempre confíamos en nuestro juego y sabemos de nuestras capacidades».
Como es sabido, Hugo no forma parte del once ideal de Claudio. Aunque a decir verdad, el entrenador cadista no tiene uno muy claro ya que desde que llegó hace cuatro meses aún no ha repetido un equipo jornada tras jornada. No obstante, a nadie se le escapa que llegada la hora de la verdad, seguramente, Hugo no saldría de inicio. Y eso es algo que puede admitir hasta el mismo protagonista. «Nosotros sabemos la plantilla que tenemos y que cualquiera podemos estar a disposición del míster. Para eso entrenamos cada semana».
Y en cuanto a su suplencia, recuerda que no le coge de nuevas. «Ya dije el primer día que sabía donde venía. Conocía la dificultad que hay para jugar arriba en este equipo porque hay mucha competencia. Aquí cada uno estamos para aportar nuestro granito de arena y demostrar lo que valemos para que el míster tenga difícil elegir».
Aunque ha dado un salto de gran categoría cambiando de club, no hay que olvidar que Hugo procede de un equipo donde era indiscutible y ahora se encuetra mayoritariamente en el banquillo. Ante esto, el jugador gaditano razona con madurez su situación. «Cuanto más quieres crecer como futbolista o de categoría, el embudo para jugar se hace más pequeño porque hay más competencia y es más difícil al haber más jugadores que, por circunstancias, pueden jugar en tu demarcación.Pero para todo eso hay que estar preparado, tanto física como psicológicamente. A parte de entrenar físicamente, también hay que estar preparado psicológicamente para jugar o no, o para estar varias semanas en la grada. Hay que saber soportar estas situaciones para cuando te necesite el entrenador estar preparado y al cien por cien», argumenta con grandes dosis de experiencia para sorpresa de muchos que ven aún en él a un chaval muy verde en algunos aspectos.
Como gaditano y cadista que es, sueña con ese día que el equipo pueda lograr el ascenso. «Lo he mamado desde pequeño. Recuerdo el ascenso en Chapín porque estuve allí. Para nosotros es un sueño, pero antes nos quedan muchas batallas como la del sábado, o como la de El Palo», dice con el mismo entusiasmo que precaución.
Pero aporta palabras para que la aficin se pueda ilusionar. «No vamos a ser incrédulos ni hipócritas. Sabemos que tenemos una tran planitlla, pero aquí ha habido años con grandes plantillas y ha costado mucho conseguir el objetivo del club. Por eso, a parte de la plantilla, hay que tener humildad y correr como pequeños para ser un grande. Después, está claro, que la calidad saldrá, pero sin perder la humildad y luchando pese a que tenemos jugadores de superior categoría. Con esta plantilla se puede soñar, porque además del nivel que tiene, hay hambre de conseguir grandes cosas.