Ranko Despotovic salta en un entrenamiento del Cádiz CF en El Rosal.
Ranko Despotovic salta en un entrenamiento del Cádiz CF en El Rosal.

Cádiz CF

Ha llegado la hora de Ranko en el Cádiz CF

La baja de Güiza abre las puertas de la titularidad al delantero serbio de 33 años

Por  11:07 h.

Despotovic no ha aprovechado los minutos que Claudio le ha dado hasta el momento en el Cádiz CF y con la lesión del jerezano Dani Güiza se le agotarán las excusas. Así pues, y con el permiso de Claudio, que ya se sabe que nunca se sabe, ha llegado su hora.

La hora de Ranko, de Ranko Despotovic, el ariete balcánico que llegó en el mercado invernal para cubrir la baja que dejaba en la delantera el colombiano, negado con el gol, Wilson Cuero.

La lesión de Güiza, que ayer supo que estará entre dos y tres semanas de baja debido a una microrrotura fibrilar en sumuslo derecho tras lesionarse a los cinco minutos del partido ante La Hoya Lorca, abre las puertas de la titularidad a Despotovic.

Nacido en la provincia serbia de Loznica, el 21 de enero de 1983, Despotovic fue bautizado en España por el exseleccionador español Javier Clemente. El entrenador vasco también pasó por el banquillo de Serbia, donde se encaprichó por el ahora jugador del Cádiz CF. De hecho, en cuanto Clemente abandonó la antigua Yugoslavia y firmó por el Real Murcia se acordó del ariete balcánico para hacerle vestir la camiseta del club pimentonero tras un traspaso de cerca de 1,5 millones de euros. No fue el primer traspaso que se pagó por él. Un año antes, el Rapid de Bucarest pagó 1,2 millones para fichárselo al FK Vojvodina serbio.

De esos traspasos ya han pasado cerca de una década. Clemente lo hizo debutar en la selección serbia y le abrió las puertas de España, donde sin llegar a triunfar, sí que ha sabido seguir ganándose buena parte de su vida.

Su adaptación al país fue paulatina. Y puede que le ocurra lo mismo en el Cádiz CF. En el Murcia, club al que rendirá visita este domingo, marcó ocho goles jugando 35 partidos en la temporada 2008/09. El club murciano decidió cederlo la siguiente campaña al Salamanca, donde disputó 24 partidos marcando cuatro goles y comenzando de la mejor manera consiguiendo dos goles a las primeras de cambio. Fue en el club charro donde le ocurrió el incidente más grave que ha tenido en la competición española ya que estuvo cuatro partidos sancionados por empujar al árbitro a falta de un par de minutos para la finalización del encuentro. En su reaparición contra el Levante volvió a marcar. Después alternó la titularidad con la suplencia. Los últimos partidos aunque iba convocado, no jugaba ni un minuto al estar implicado su equipo –el Murcia– en la lucha por evitar un descenso del que no se escapó.

Su equipo descendió a Segunda B pero él mantuvo la categoría al firmar por el Girona de Segunda A. Pese a no empezar titular, Danko disfrutó de su mejor campaña en Montilivi al marcar 19 goles. Eso le valió al Girona para traspasarlo al Urawa Red Diamonds japonés por cerca de un millón de euros. Despotovic estuvo dos años en Japón y un tercero en Australia para defender los colores del Sydney. El serbio hizo dinero y pocos goles (siete en toda su aventura asiático-australiana) hasta que recibe la llamada del Alavés para formar parte del equipo vitoriano en la 2014/15 y marcar cuatro goles en 24 partidos.
Sin llegar a brillar, la entidad vasca no le renueva y Ranko se queda sin equipo aunque no pierde la forma física, que sí la competitiva. Y en esas se encontraba hasta que el Cádiz CF le llama para completar su delantera.

Pasado un moderado tiempo de adaptación, Despotovic se encuentra ante su gran oportunidad para ganarse no solo el respeto de la afición, sino incluso para hacerle ver a entrenador y equipo que él puede ser un sustituto fiable para la estrella del equipo, Güiza. Ya ha demostrado en este país que puede tratarse de ese delantero gol que todo equipo con aspiraciones necesita.

De momento, apenas ha demostrado más que empuje y fuerzas en los 239 minutos que ha disputado dentro de los cinco partidos que ha jugado. La paciencia tiene un límite y en su único choque como titular en Villanueva no estuvo nada afortunado de cara a gol, como tampoco lo estuvo en los cerca de 80 minutos que disputó ante La Hoya Lorca. Ha llegado la hora. El gol y el Cádiz CF le esperan. También le espera la Nueva Condomina, estadio donde pisó por primera vez el fútbol español.