Güiza, en el momento en el que falló la ocasión de gol ante el portero Ismael.
Güiza, en el momento en el que falló la ocasión de gol ante el portero Ismael.

Cádiz CF

Güiza genera filias y fobias en su debut exprés de amarillo

Se llevó una ovación al saltar al césped sanluqueño, tuvo una ocasión clara y su fallo provocó algún tímido silbido en la grada

Por  18:15 h.

Al mediodía era presentado en el Ramón de Carranza en una rueda de prensa que ha hecho eco en el panorama nacional, y por la noche ya disputaba sus primeros minutos. Dani Güiza es probablemente el fichaje del Cádiz CF que con mayor celeridad ha debutado ya que ni siquiera le dio tiempo de entrenarse junto al resto de sus compañeros. Lo hará a partir de mañana lunes, día en el que Claudio tiene previsto realizar una doble sesión.

Decía que firma para sudar la camiseta y ayer quiso demostrar con hechos sus palabras. Faltaban cinco minutos, tal vez diez, para que diera comienzo el partido y el chascarrillo empezaba a trasladarse desde los banquillos hasta la grada, donde a medio metro la prensa gaditana saludaba a la expedición amarilla. “Güiza lleva el 23 y va a salir unos minutos”, comentaba Salvador Chirino a los periodistas.

Durante el transcurso del partido se le vio calentando y preparándose para su momento. Antes de su salida al campo, tan solo el soberbio golazo de Kike Márquez, un hombre de la casa, despertó del sopor al público sanluqueño. Después fue su debut de amarillo. Salió en el minuto 76 en sustitución del ‘pobre’ de Weis, canterano al que Claudio había metido en el campo en el 60′, y el anuncio por megafonía desataba la ovación en la grada de El Palmar. Sanlúcar es territorio amigo para Güiza, localidad en la que reside y donde se le quiere. La palmadita en la espalda que necesitaba el campeón de Europa después de un día de estrés, de disculpas escritas en un guión predeterminado y de aguantar insultos de una parte de los que se supone que esta temporada van a ser los suyos.

Sobre el césped, terreno agreste para el fútbol de salón, al ‘Gitano de Jerez’ se le vio al tran tran. Era a lo que invitaba el partido. Con el 0-2 en el luminoso y el chavalerío de la cantera disfrutando de minutos con los mayores, no había por qué querer hacerlo todo en un cuartito de hora. Güiza se limitó a estar presente cada vez que el balón merodeaba el área contraria. A colocarse donde tenía que estar en cada momento. Y bien que sabe situarse en el campo el jerezano porque ayer no le hizo falta correr para disfrutar de una de las ocasiones más claras del partido. Corría el minuto 89 y a Güiza le llegaba un balón tan claro que parecía un caramelo. Y tan bonito quiso hacerlo que se le marchó fuera. El meta local Ismael se echó al suelo para taparle todo el hueco posible y él se sacó un recurso fantástico si le hubiera salido. Le picó la pelota por encima del cuerpo al portero pero no encontró portería. Fue lo único destacable de sus minutos en el campo y su fallo generó algún que otro tímido silbido en la grada. Después tocó hacerse alguna que otra foto con los aficionados, alguno incluso vestido de amarillo.