Imagen del cartel anunciador del derbi con Güiza celebrando su gol ante el Cartagena.
Imagen del cartel anunciador del derbi con Güiza celebrando su gol ante el Cartagena.

Cádiz CF

Güiza, de no grato a imagen del Cádiz CF para vender el derbi

El jerezano se ha ganado el protagonismo de todos y el cariño de su club

Por  21:17 h.

El fichaje estrella de la Segunda División B del pasado verano llegó al Cádiz CF, a su nuevo estadio, vilependiado, insultado, con las puertas cerradas para no dejar a las masas que deseaba su muerte con todo tipo de cánticos ofensivos hacia la figura de la nueva estrella cadista. Muchos han optado ya por la sensatez y su indignación la han preferido convertir en indiferencia. Otros, muchos ya, prefieren liarse una manta a la cabeza, olvidarse del pasado, perdonar como buen cristiano y sentarse en su asiento de Carranza a disfrutar con dada control, finta o disparo del que fuera campeón de Europa en Austria con Luis Aragonés al aparato.

La grada es la grada y siempre, como el cliente, lleva razón. La afición es intocable y como ya dijo el presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, es normal que la gente no olvide. Lo que está más que claro es que Dani Gúiza en el club es tratado como lo que es, una estrella en un club de Segunda División B que tiene que agarrarse a un clavo ardiendo para tratar por todos los medios de meterse de una vez por todas en el fútbol profesional. Y Güiza sabe de eso un rato. Tanto o más que de la noche, pero en sus últimos coletazos, los suyos, los que más le conocen. aseguran que está ilusionado como el chaval que fue y que empezó pegando patadas a las piedras en su barrio jerezano de El Chicle.

No ha pasado mucho tiempo de esos gritos de ‘Güiza, muérete’ o esos otros que mandaban por tabaco a alguien que se declaró anticadista hace ya mucho tiempo. Pues bien, sin tiempo para olvidar los insultos y los pitos, que aún suenan y sonarán en el templo de los cadistas cada vez que Güiza toque la bola, desde su club, el Cádiz CF, todo mimo que se le dé es poco. Sin ir más lejos, para este partido, el del derbi de mañana ante el Algeciras, la imagen del delantero internacional jerezano celebrando su primer gol oficial con el Cádiz CF ante el Cartagena es la imagen de la cartelería elegida para vender el partido al exterior. El cariño que se ha ganado y que se le tiene a Gúiza, tanto dentro del vestuario como en los despachos, está fuera de toda duda. Y esta imagen del jugador, en la cuarta jornada, vendiendo el partido de la jornada es señal inequívoca que desde dentro de la institución se está haciendo todo lo posible para que Güiza entre cada vez más por los ojos del cadismo.

Homenaje a Benaocaz

Además de la imagen de Dani Güiza, el partido sirve de homenaje a la preciosa localidad gaditana de Benaocaz, otro de los municipios que forma parte de la llamada Comarca de los Pueblos Blancos.

Miguel Cuesta, consejero externo de la entidad cadista, visitó el pasado viernes el ayuntamiento de Benaocaz y fue recibido por Antonio Venegas Caro, alcalde la localidad.

En el cartel, que además de la información propia del encuentro, predomina una fotografía del jugador Dani Güiza. El delantero está celebrando su primer gol con la camiseta amarilla, el que logró contra el Cartagena en el anterior encuentro en el Carranza.

La parte baja del mismo se ilustra con una panorámica de la localidad de Benaocaz y se acompaña una leyenda en la que se destaca que está “declarada conjunto histórico. La mejor manera de conocerla es pasear por las estrechas y laberínticas calles del barrio Nazarí…”.

Los encantos de Benaocaz son numerosos, ya que es una localidad de fundación árabe, aunque posee también restos prehistóricos que destacan su importante enclave estratégico.