El banquillo del Cádiz CF en el Romero Cuerda con Güiza al fondo
El banquillo del Cádiz CF en el Romero Cuerda con Güiza al fondo

Cádiz CF

Güiza calentó toda la segunda parte para sentarse en el banquillo

Claudio decidió que el futbolista no jugara un solo minuto a pesar de que estuvo toda la segunda parte esperando para entrar en la banda

Por  13:20 h.

Fue una de las imágenes del partido en Villanueva de la Serena, comprobar como uno de los mejores jugadores de este Cádiz, Dani Güiza, se dedicó prácticamente toda la segunda parte del choque ante el Villanovense a calentar en la banda para finalmente no disputar un solo minuto.

En un partido donde las rotaciones, como se preveía, volvieron a aparecer en los esquemas de Claudio Barragán, el jerezano se quedó fuera del once en beneficio de un Ranko Despotovic que no olió una sola pelota en todo el partido. A pesar de ello y de que el equipo creó pocas ocasiones en el Romero Cuerda, el máximo goleador del Cádiz no entró finalmente en el choque.

Y eso que calentar, lo que se dice calentar, lo hizo a las mil maneras durante casi 45 minutos. Cuando el choque menguaba y el Villanovense había acabado de empatar, Claudio, en una muestra de psicología deportiva con sus jugadores, decidió que el futbolista ya había calentado lo suficiente para regresar al banquillo y ver sentado los últimos minutos del partido.

Sin que Güiza haya dicho esta boca es mía, seguro que al ariete no le sentó nada bien la decisión de su entrenador, más aún cuando el Cádiz no consiguió la victoria en el Romero Cuerda. El propio Claudio justificaba la decisión de no sacarlo expresando que “iba a entrar cuando quedaban cuatro minutos pero lo pensé mucho pero valoras cosas cuando vas a meter a un jugador, como la perdida de altura, la velocidad… Se te pasan muchas cosas por la cabeza cuando decides hacer un cambio”.