Álvaro Cervera en su etapa como entrenador del Tenerife
Álvaro Cervera en su etapa como entrenador del Tenerife

Cádiz CF

Guillermo García (Cope Tenerife): «Es un entrenador arisco y con un fútbol muy defensivo»

A pesar de conseguir un ascenso a Segunda con el cuadro chicharrero, en Canarias tuvo enfrentamientos con algunos jugadores y desencuentros con la prensa

Por  20:27 h.

Aunque consiguió sacar de Segunda B al CD Tenerife, no se guarda un buen recuerdo en las Islas Canarias de el entrenador del Cádiz Álvaro Cervera.

Desde tierras insulares se guarda un recuerdo más reciente de sus últimos meses como técnico chicharrero en el que con el equipo en Segunda, Cervera fue destituido por un hombre con pasado amarillo como Raúl Agné. Anteriormente a su cese, el ahora técnico amarillo había mantenido el tipo “con una temporada discreta” en la categoría de plata, tal y como apunta Guillermo García de Cope Tenerife.

El periodista recuerda que cuando Cervera llega a Tenerife “la exigencia por subir a Segunda era máxima. Aterriza aquí tras la segunda temporada consecutiva en Segunda B y había que ascender sí o sí. La campaña fue muy buena, el equipo acabó primero y en la fase de ascenso se sube ante el Hospitalet. Cosa distinta fue en Segunda División, con una primera temporada justita y una segunda en la que fue destituido”.

Respecto al fútbol que desplegó, García destaca que “en sus dos años en Segunda puso en liza un juego ultradefensivo, cosa distinta fue en Segunda B porque el Tenerife era un ‘gallito’ y vimos un fútbol algo más ofensivo, pero lo que le ha condenado en Tenerife fue su mentalidad de jugar con tres pivotes defensivos. Un segundo autobús en el centro del campo y eso le castigó en la categoría de plata. Es un entrenador amarrategui y que mira más hacia atrás”, explica el periodista tinerfeño”.

No hay mejores referencias en cuanto a la relación con la plantilla y el entorno. Respecto a lo primero, el jefe de deportes de Cope Tenerife afirma que “tuvo un grupo muy afín de jugadores, trajo jugadores que él conocía de Segunda División B. Acumuló un grupo muy cercano pero tuvo problemas con los futbolistas que no eran de su terna. Tuvo algunos enfrentamientos graves con algunos futbolistas“.

Similar situación a la que Cervera vivió con los periodistas, ya que la relación con éstos “acabó muy deteriorada, totalmente rota. Él mismo ha reconocido que sus últimos meses en Tenerife fueron los peores de su carrera, a pesar de que se crió como jugador en Canarias”.

Y es que García destaca el carácter “serio y arisco de Cervera. No es el ideal para irte de cañas, es un hombre serio, arisco, hosco. No es una persona muy expresiva”, concluye.