El Getafe salió goleado de Carranza y ahora no parece el mismo.
El Getafe salió goleado de Carranza y ahora no parece el mismo.

Cádiz CF

Getafe y Rayo sufren el síndrome del recién caído

Los clubes madrileños no terminan de adaptarse a la categoría tras su reciente descenso

Por  15:39 h.

La goleada encajada por el Getafe en Carranza ha sacudido las estructuras del club madrileño. Los de Juan Eduardo Esnáider, que fue el primer en abroncar a los suyos nada más acabar el partido ante el Cádiz CF, quieren levantar cabeza esta jornada pero no se olvida el severo correctivo sufrido ante el conjunto gaditano. Las cosas andan tan calentitas que esta semana están pasando por sala de prensa jugadores y técnicos para relajar un poco el asunto y volver a la senda de la tranquilidad que solo dan las victorias.

El primero en salir a la palestra fue Toni Muñoz, director deportivo del Getafe, que confía en que el equipo madrileño consiga este fin de semana la primera victoria de la temporada y cambie la dinámica con la que ha arrancado el presente curso, en el que han vuelto a la categoría de plata del fútbol español tras su descenso.

“Hay que cambiar el chip. Ahora somos un rival a batir para cualquier equipo. Venimos de Primera, la motivación es distinta para el rival que para nosotros. La motivación nuestra tiene que ser igual o mayor. Tenemos un objetivo muy bonito por lograr y en esa situación tenemos que estar todos”, dijo.

“Las derrotas duelen en todos los sitios. Vamos con el objetivo de ganar. La gente tiene que estar concienciada de que tenemos que dar el cien por cien, no nos vale con decir que somos el Getafe y salir al campo. Tenemos que poner mucho más. Ya tenemos un bagaje para saber lo que es esto y hay que ganar el domingo”, comentó también.

Toni habló durante la presentación de los jugadores Kike Sola, Francisco Portillo y Kadir. Además profundizó en la nueva situación del equipo: “La idea, el concepto, el juego, la intensidad son completamente diferentes. Cuanto antes asimilemos todos que estamos en Segunda y sepamos cómo se juega, con qué intensidad, con qué juego, con qué idea y con qué criterio será mejor”.

“Hemos hecho una plantilla muy competitiva, muy exigente para que el entrenador tuviera muchos problemas para hacer la alineación. Es una competición muy larga, muy bonita y que cada partido exige el máximo”, apuntó.

Y en Vallecas casi llegan a las manos

La situación por la que pasa el Getafe es idéntica a la que está atravesando el Rayo Vallecano, que eso sí, pudo conseguir el pasado domingo su primera victoria de Liga ante el Mallorca en Vallecas (1-0). En el club de la barriada vallecana cerca han estado de llegar a las manos incluso. Fue con ocasión de un entrenamiento celebrado en Almería, donde perdieron en Liga (3-0) pero ganaron en Copa (0-2).

Los de Sandoval, aprovechando que el calendario le hacía jugar dos veces seguidas en el mismo estadio, el de Juegos Mediterráneos de Almería, se quedaron cuatro días de manera consecutiva en un hotel almeriense, donde también entrenaron. Fue al día siguiente de caer en Liga cuando se produjo un incidente contado en exclusiva por la Cadena Ser. El equipo volvía a los entrenamientos como colista, con solo un punto sumado de nueve posibles. La tensión estalló entre el entrenador y delantero venezolano Miku, que ya en verano había transmitido al club sus ganas de salir tras el descenso.

Nada más comenzar la sesión, José Ramón Sandoval se dirigió hacia el jugador y, según algunos medios, le llegó a agredir teniendo que ser separado por los futbolistas, entre ellos, el capitán Trashorras, al que también le recriminó que la temporada pasada habían descendido por su culpa y que dejase de defender tanto a Miku y obrara como capitán.

Una vez salido a la luz este incidente, Sandoval asumió la culpa, pidió perdón a los jugadores, aunque negó en todo momento que agresdiese a Miku, al que no convocó el pasado domingo pese a que sí habido un acercamiento en pos de la concordia del grupo.

El jugador sudamericano vio el encuentro ante el Mallorca desde el túnel de vestuarios y estuvo en todo momento con sus compañeros en los vestuarios. Por su lado, Trashorras, del que también se dice que les soltó a sus compañeros “a ver si os creéis que habéis ganado la Champions”, justo después de que ganasen 0-2 al Almería en Copa y nada más entrar en el vestuario, fue clave en la victoria ante el Mallorca al dar el pase de gol a Álex Moreno.

Pero como goles son amores, parece que las aguas en Vallecas han vuelto a su cauce. Distinto será como esta jornada vuelvan las derrotas.