Gastón del Castillo no estuvo fino ante el Huesca.
Gastón del Castillo no estuvo fino ante el Huesca.

CÁDIZ CF

Gastón pierde el crédito en media hora

Toda la ilusión cadista por ver al hermano de Agüero se convierte en decepción; Cervera saca la cara por él

Por  10:00 h.

El fútbol es pasional, y al sur del sur, en Cádiz, todo se multiplica, se eleva a la máxima potencia. La hinchada cadista ardía en deseos por ver jugar a Gastón del Castillo, el hermano de Sergio ‘Kun’ Agüero, y hasta los más críticos atacaban a Cervera por no darle la oportunidad. Sólo había actuado unos minutos en Copa, en los que acabó fundido pese al poco tiempo del que dispuso, y todos confiaban en verlo de nuevo en la competición doméstica.

Nada más iluminarse el dorsal 30 en la pizarra electrónica, Carranza prorrumpió en aplausos. El ‘Kuncito’ saltaba el verde con media hora por delante para demostrar todo su potencial. Y lo que suele pasar. Del todo a la nada. El argentino confirmó las sensaciones de quienes confían en la dirección de Álvaro Cervera: físicamente está muy lejos del nivel que exige la Segunda División española y sin gasolina no hay manera de lucir la supuesta calidad, el desborde o la técnica. Se le ven buenas maneras, chispa más que velocidad, descaro, pero si no las piernas no van la cabeza falla y hay que ser un prodigio técnico para sobreponerse a ello.

El resultado deja a un Gastón totalmente desfondado al poco de salir y malogrando varias oportunidades de contragolpe, sin llegar bien a la presión y fastidiando la actuación defensiva del bloque. De los elogios a las críticas. Ahora defenestrado por muchos que consideran que no da el nivel.

Álvaro Cervera tenía que dar la cara por Del Castillo al término del encuentro:Gastón es un buen jugador, tiene cosas de muy buen futbolista pero cuando lo sacamos le cuesta mucho más que durante los entrenamientos. Lo achaco al ritmo, pero creedme que las cosas que hace es de buen futbolista pero eso en los partidos no lo traslada. Pero tengo confianza en él”. Ni es tan bueno ni es tan malo. Ni es Agüero ni un futbolista de Regional. Le falta adaptarse al ritmo de Segunda, pues el fútbol argentino es mucho más lento.

No es el primero ni será el último. La mayoría de jugadores que cruzan el charco con esa edad, sólo 20 años, tardan mucho en ponerse al nivel de la categoría. El problema es que tiempo, lo que se dice tiempo, no sobra en este deporte.