CÁDIZ CF

Garrido: «He aprendido de los errores y ahora vivo mi mejor momento»

«No me esperaba el tirón de orejas de Cordero y reconozco que fue duro para mí, pero capté el mensaje y he salido reforzado», señala el mediocentro vizcaíno del Cádiz CF

Por  7:50 h.

De prodigiosa talla y fuerza, Basajaun es en la mitología vasca el ‘Señor del Bosque’. Haciendo un símil, en el balompié su misión es la que, por antonomasia, suele llevar a cabo el mediocentro, ese jugador cuya labor es tan oscura como necesaria. Sin él, el engranaje del equipo se va al traste.

Jon Ander Garrido es el ‘Basajaun’ de este Cádiz CF. Ese futbolista que se ha convertido en un clásico en las plantillas gaditanas desde que llegara en 2014 (con una efímera etapa intermedia en el Racing de Ferrol).

Álvaro Cervera lo sabe y siempre quiere contar con él en el terreno de juego. Al fin y al cabo es su guardián invisible. Tan invisible como indispensable.

–Se ha convertido en el jugador que más tiempo lleva en las filas del Cádiz CF (con viaje de ida y vuelta a Galicia). ¿Qué ha cambiado de aquel joven centrocampista que llegó desde el Barakaldo a principios de 2014?

–Ahora soy un jugador con más experiencia, más años y más partidos, y eso te sirve para mejorar. Se trata de mejorar lo que uno sabe hacer bien y tratar de evitar lo que se hace mal. Puedo decir que me siento importante en el equipo y, al mismo tiempo, veo que el equipo y el cuerpo técnico confían en mí. Todo eso me hace jugar mejor y estar a un mayor nivel.

–¿Y en qué ha cambiado el club?

–El club también ha dado un salto considerable. Ahora es una entidad más profesional, pues cuenta con otros medios que antes no tenía a su disposición por temas de presupuesto. Este equipo, en el que muchos siguen, ha hecho mucho por la entidad. El Cádiz CF se ha profesionalizado mucho y eso es importante para todos.

–¿Cómo fue aquella llamada del Cádiz CF? Cambiaba Lasesarre por el Ramón de Carranza, el frío del norte por el calor del sur…

–El interés del Cádiz CF me cogió totalmente de imprevisto y me sorprendió. Mi representante dijo que el club estaba interesado en mí y que llegaría al Cádiz CF a través del Granada. Yo llevaba varios años en Barakaldo y me planeaba mi vida allí, trabajando por las mañanas y entrenando por las tardes. Aquel hecho me cambió literalmente la vida. Era otra historia, todo más profesional. Tocaba entrenar por la mañana, que nunca lo había hecho, te encontrabas con gente en el vestuario que vivía de esto y su intención era vivir de esto toda la vida… En fin, se puede decir que era diferente pero pude adaptarme bien.

–¿Hay mucha diferencia entre el fútbol del norte y el del sur?

–Yo no la noto en esta categoría. Evidentemente, en categorías inferiores allí se practica un fútbol muy directo, pero LaLiga 123 ya es fútbol profesional y es otra historia.

–¿Y cómo han sido todos estos años en la Tacita de Plata?

–He vivido muchas situaciones en el Cádiz CF y guardo muchos sentimientos de todos estos años. He tenido momentos muy malos, momentos muy buenos y creo que ahora estoy viviendo el mejor momento, aunque espero que sea aún mejor cuando acabe la temporada. Sería una gran señal.

–Su mejor momento es ahora, ¿pero cuándo fue el peor?

–El peor momento fue cuando me tuve que marchar del Cádiz CF. La eliminación del ‘play off’ en L’Hospitalet también fue muy dura, sobre todo por cómo se desarrolló el encuentro, pero tenía la opción de volver a intentarlo la siguiente temporada. Sin embargo, cuando me marché a Ferrol no sabía si iba a volver al Cádiz CF. Ahí lo pasé peor.

–¿Todo cambió con aquel tirón de orejas de Juan Carlos Cordero? El por entonces nuevo director deportivo del Cádiz CF fue directo y era todo o nada tras volver del Racing de Ferrol…

–No me esperaba el tirón de orejas de Cordero y no puedo negar que fue duro. En Cádiz siempre he estado a buen nivel y la afición y los periodistas lo han destacado así. Tampoco hubo un cambio radical en el césped, aunque quizás sí fuera del campo, pues con la experiencia y los años te vas cuidando más y eres más serio. Se trata de mejorar cosas con la edad, tener más experiencia y aprender de los errores.

–Desde su vuelta al Cádiz CF todo va sobre ruedas. ¿Se imagina subir a Primera?

–Sería un sueño cumplido. No hay dudas sobre eso. Y para eso trabajamos. Y yo así podría disfrutar en vivo de un ascenso, pues el anterior me pilló en Ferrol y, aunque me alegré muchísimo, no pude vivirlo en el césped.

–¿Y sería una decepción no entrar en el ‘play off’?

–Sí, una decepción sí sería, pero no sería un fracaso. Después de estar toda la temporada ahí y haber logrado la permanencia con mucho tiempo de margen, yo lo vería como una decepción. Más allá de eso, nosotros tenemos que estar contentos con la consecución de la permanencia en Segunda y ahora pelearemos hasta el final para conseguir el objetivo.

–¿Qué importancia tiene en este éxito la unión de ‘La Banda’?

–El vestuario de la temporada y el de esta campaña está muy unido. Son únicos y eso es clave en el éxito del Cádiz CF. Aquí no veo mal ambiente, los que no juegan son los que más aprietan y más contentos vienen a entrenar. Se puede decir que es un privilegio formar parte de una plantilla así.

–¿Teme a algún rival en la lucha por el ascenso a Primera?

–Para nada. Mejor nos centramos en nuestro trabajo. Todos los equipos están arriba por algo y esto va por rachas. Rayo, Zaragoza y Tenerife están fuertes ahora, pero todo puede cambiar, así que hacemos bien en centrarnos en nosotros.

–Se presenta un calendario exigente en las próximas jornadas, ¿verdad?

–Así es aunque estamos preparados para eso. Ahora llega una fase decisiva ante rivales directos y esperamos coger una buena racha de resultados para seguir ahí arriba y optar al ‘play off’ y, si es posible, al ascenso directo a Primera. Pero no podemos pasar por alto que en la segunda vuelta es más difícil ganar y sacar puntos, así que será más difícil coger la excelente racha de la primera vuelta de la competición. Cualquier equipo se juega algo y sale a morder.